Alejandro Pastori
Alejandro Pastori

Mercosur, ¿patear el tablero?

Seamos realistas, por más juristas que seamos por formación, el tema de la flexibilización del Mercosur para permitir negociaciones externas individuales para sus Estados Partes, no pasa por interpretaciones favorables de las normas existentes que la estarían impidiendo, sino que está fuera del campo del derecho, que es donde están las preguntas más inquietantes.

En efecto, respecto a lo jurídico, la situación es clara. En una Unión Aduanera como el Mercosur las negociaciones con terceros se deben realizar en bloque como norma de principio, y, además, por supuesto, ser decididas por consenso. Uruguay pretende modificar este aspecto y que se extienda una excepción a esta norma básica, sabida (y respetada) por todos los socios desde los albores del proceso de integración. Y, que, si esto no sucede, procederá a negociar unilateralmente, si lo entiende conveniente.

No todos ven lo jurídico tan claro, hay que decirlo. Como la Unión Aduanera del Mercosur es imperfecta (no es completa) y además ha tenido muchos incumplimientos unilaterales, se ha dicho que se puede hacer caso omiso de la prohibición. No nos parece un argumento correcto. Ninguna de las dos cosas habilita per se a sentirse exonerado, de pasar por alto la norma general de no negociar unilateralmente con terceros, que nunca fue incumplida por nadie.

También se ha mencionado como argumento por Uruguay (hasta indirectamente en el discurso de nuestro Presidente en la Cumbre), la falta de vigencia de una norma secundaria (la famosa Decisión 32/00 del CMC) aprobada hace 21 años, que reafirmaba la prohibición de negociar unilateralmente. Este es un debate lateral que no conduce a nada ya que el hecho de que esa norma no se encuentre en vigor no modifica en nada la esencia de la situación del Uruguay, ya que como dijimos solo reafirmaba lo que ya se sabía. Esa norma podría no existir que el debate sería exactamente el mismo hoy y el Uruguay estaría también pidiendo negociaciones para habilitar acuerdos bilaterales con terceros.

No es muy fácil querer a la vez la fiesta y el viaje. Y Uruguay quiere el Mercosur pero con nuevas condiciones. Sin embargo, lo jurídico pasa a un segundo plano frente al debate de fondo.

El problema real que lleva a esta postura de Uruguay es la falta de armonía en materia económico-comercial y de política exterior entre sus principales socios. Un aspecto que impone una pesada lápida al proceso de integración y que básicamente pueden levantarla solamente Argentina y Brasil.

Si la primera entiende que no corre un riesgo importante aferrándose a la estructura originaria que se dio el Mercosur y a una política que no considera que la liberalización comercial es la base del crecimiento y el desarrollo, privilegiando al proteccionismo, sin atender los reclamos de Brasil y Uruguay referidos a la baja del Arancel Externo Común y a las negociaciones con terceros, estará facilitando que estos últimos perseveren en sus pretensiones unilaterales, que, de no consensuarse, llegarán inevitablemente a plasmarse si las consideran necesarias.

Para que esto no suceda, en algún lugar tendría que haber un punto de equilibrio entre las diferentes posiciones actualmente enfrentadas. No hay proceso de integración en el mundo que no se haya reinventado conforme a las necesidades de las partes, siempre sujeto a la lógica flexibilidad propiciada por la evolución de los acontecimientos económicos y políticos.

Frente a esta constatación, lo que preocupa es que no exista más debate público sobre si el Uruguay está preparado y tiene alternativas reales y convenientes para, llegado el caso, llevar a la práctica su deseo de negociar acuerdos con terceros Estados por fuera del Mercosur.

Parece haber muchas preguntas sobre las que no se ha profundizado públicamente lo suficiente: ¿Hay perspectivas reales de negociar acuerdos importantes con países de fuera de la región, beneficiosos para el país, al corto plazo? ¿Estos acuerdos justificarían dejar el Mercosur, llegado el caso? ¿Hay escenarios de negociación trazados para este supuesto? Porque una cosa es negociar una autorización para negociar con terceros “en el aire” y otra contando con dos o tres acuerdos en puerta con mercados relevantes de terceros países.

¿Se consideró que si se llegara a dejar el Mercosur hay que renegociar luego con los exsocios las preferencias actuales dentro del bloque, pero desde afuera, quedando como un miembro Asociado? ¿Hay estudios de impacto de este tema? Porque hay que saber que allí habrá una pérdida inevitable que afectará a nuestro mercado interno ya que difícilmente se vayan a obtener las mismas preferencias que se tenían estando dentro.

¿Hay estudios de impacto de un probable acuerdo de libre comercio con China, que es del que se habla más, como ejemplo (casi fundamento) para negociar la flexibilización o irse por cuenta propia? El Uruguay todo es apenas una ciudad mediana para lo que es el país asiático. ¿Hay además conciencia estratégica y política de elegir esta opción, además de lo simplemente comercial? Porque no existen almuerzos gratis tampoco en las relaciones internacionales y lo que se cree ganar de forma directa en un lado se puede perder de forma indirecta en otro, y me refiero con esto al nuevo mundo bipolar EE.UU.-China, que involucra bastantes más cosas que lo simplemente comercial. ¿De qué lado queremos estar? ¿Se puede estar sin optar? Cuidado con la factura…

Finalmente, ¿se tiene claro qué propuesta sería aceptable para quedarse en el Mercosur ahora que se tiró la piedra? Es imprescindible tener claras las cosas para poder negociar sabiendo dónde está nuestro punto de equilibrio, y aunque a veces el mismo surge por supuesto, de la confrontación de posiciones y las consiguientes negociaciones, ahora no es posible salir de esta situación sin una opción “de mínima” razonable y presentable a la gente, o el gobierno quedará mal parado.

Esperemos que, como en el ajedrez, se hayan previsto las jugadas propias y anticipado las ajenas. Pateando el tablero solamente, no se gana la partida.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados