Agustín Iturralde
Agustín Iturralde

Lo que no estamos midiendo

La sociedad es un sistema complejo, no podemos prever realmente todas las consecuencias de las cosas. En un sistema complejo entender las partes que lo componen no es suficiente para entender realmente al mismo.

Esta pandemia representó uno de los experimentos naturales más impresionantes de la historia, generó cambios en la conducta inéditos con algunas consecuencias que no llegamos aún a imaginar.

Las consecuencias directas del virus son las que, dentro de todo, tenemos razonablemente medidas. Todas las tardecitas miramos la cantidad de contagios, internados y fallecidos. Pero muchas otras consecuencias no las tenemos ni remotamente estimadas.

¿Cuál va a ser el impacto real de todos los días de clase que tantos jóvenes y niños perdieron en 2020 y 2021? ¿Cuánto impactará en su desempeño educativo de mediano y largo plazo? ¿Cuánto impactará en su futuro desempeño en el mercado laboral? ¿Qué pasa con la inmensa cantidad de horas frente a pantallas a las que están siendo sometidos los niños? Con los niños pequeños en su primera infancia hay otro mundo desconocido. ¿Cuáles son las consecuencias de una socialización tan limitada?

La inmensa carga adicional por el parate del sistema educativo recae en padres y madres trabajadores ¿alguien cree que esto es gratis? Es evidente que las consecuencias en el stress, salud y calidad de la convivencia familiar no está siendo nada menor.

¿Tenemos alguna idea real de los impactos en la salud de las personas por la dilación de todos los procedimientos médicos que se han postergado? Del daño psicológico del encierro se ha hablado más, pero no tenemos idea de sus consecuencias a largo plazo.

¿Cuál va a ser el impacto en la productividad de las empresas en el mediano y largo plazo luego de dosis tan largas de trabajo a distancia? Por mi experiencia me cuesta creer que se puede entrenar trabajadores o generar sinergias en un equipo tal como en la presencialidad.

Sobre las consecuencias económicas y sociales sí hay medidas. Mirando algunos indicadores tenemos una buena aproximación de lo que cuesta en empleos y pobreza la paralización económica. Es el único elemento que se ha contrapuesto seriamente en el debate sobre las medidas sanitarias.

También hay elementos positivos difíciles de ponderar en su justa medida como la reducción de la contaminación, de los accidentes de tránsito o de delitos. No tengo claro que en algún momento podamos tener una idea precisa de los costos totales de esta pandemia, y en particular los costos de haber seguido una u otra estrategia. Pero es probable que “cuando todo esto termine” la perspectiva nos dé una mejor aproximación que la que hoy tenemos. En cualquier caso encuentro imprescindible tener una mucho mayor conciencia sobre lo compleja que es la sociedad y de lo limitada de nuestra visión de lo que está pasando. En consecuencia ser un poco más humildes en nuestras consideraciones.

Quienes están haciendo las políticas (gobierno y oposición) deben tomar decisiones con esta incertidumbre, siempre se gobierna con información incompleta. De muchos otros no deja de impresionarme la contundencia de sus afirmaciones sobre los caminos a tomar, más cuando incluyen soluciones radicales para la vida social.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados