Agustín Iturralde
Agustín Iturralde

Más allá del Covid

La política parece estarse alineando para promover un aumento del gasto público este 2021. Las condiciones admiten una expansión focalizada y coyuntural del mismo. Este tema viene concentrando toda la atención esta semana.

Si bien esta es una discusión importante, no debemos olvidar que la pandemia solo agravó problemas ya importantes de nuestra economía y que por lo tanto estos seguirán ahí cuando termine.

No tengo dudas que es imprescindible redoblar esfuerzos para sostener a las personas y empresas en estos meses. Pero eso no puede sacarnos de los deberes de fondo, no podemos darnos el lujo de no avanzar en los problemas estructurales de nuestra economía.

El nuevo gobierno que asumió hace casi un año planteó una agenda concreta y ambiciosa de reformas vinculadas a lo económico. A un año de asumir el gobierno no está de más repasar en que están algunas de estas. A modo de repaso mencionaré tres temas: la estabilidad macro, los costos energéticos y la inserción internacional.

En primer lugar se proponía fortalecer la estabilidad macroeconómica. La trayectoria insostenible del déficit fiscal y los niveles inflacionarios relativamente altos comenzaban a hacer ruido. En este plano la pandemia no parece haber desenfocado al gobierno. Se avanzó razonablemente de acuerdo a las circunstancias. La mejora del déficit fiscal ajustado por ciclo y la desaceleración de la inflación son señales positivas. Para volver a crecer, entre otras cosas, necesitamos preservar el grado inversor y un tipo de cambio que no sea la variable de ajuste para contener el IPC.

Otro tema económico relevante de la agenda del nuevo gobierno eran los costos energéticos. Su relativa carestía representa una desventaja muy relevante para la competitividad de nuestras empresas. Necesitamos servicios públicos más eficientes y tarifas alineadas con los costos.

Parecería que hay algunas ideas e intenciones de avanzar en el mediano plazo mediante cambios en algunas regulaciones de los combustibles y la generalización de las tarifas diferenciadas en energía eléctrica. Ojalá en este segundo año podamos empezar a ver avances más sustanciales en estos temas.

El tercer tema que creo que el gobierno debe poner más foco y energía es la inserción internacional. El atraso relativo de nuestro país es enorme a esta altura. A Uruguay se le va la vida en avanzar en el acceso a mercados en plazos razonables. No hay desarrollo posible para un país de nuestras dimensiones sin una mejor inserción. Es poco lo que el gobierno tiene para mostrar hasta el momento en este tema. La visita a Brasil de nuestro Presidente es muy buena noticia porque muestra la comprensión personal del tema y su intención de liderar esta agenda. Es imperioso mostrar un camino creíble de logros concretos durante los próximos meses.

Me parece muy bien discutir cuánto gastar en el corto plazo. Para mucha gente es crítico que se continúe la flexibilización de los seguros de desempleo o que se acelere la inversión de algunas obras públicas. Eso será muy importante durante este año y el que viene.

Pero la suerte de fondo de la economía uruguaya se sigue jugando en abordar con seriedad las reformas pendientes que permitan expandir el potencial productivo de nuestro país.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados