PRIMER SEMESTRE

¿Cómo les fue a los parques eólicos donde miles de pequeños ahorristas son accionistas?

En los tres parques el viento ha sido menor al estimado en los prospectos de emisión. De todas maneras, los tres han tenido ganancias, aunque menores a las esperadas.

Molinos de viento en Tacuarembó. Foto: Leonardo Mainé
Molinos de viento en Tacuarembó. Foto: Leonardo Mainé

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Con el cambio de matriz energética, UTE comenzó a construir sus propios parques eólicos. En tres de ellos, decidió emitir en la Bolsa de Valores fideicomisos (certificados de participación de los mismos) y acciones, para que pequeños ahorristas e inversores institucionales (como las AFAP) fueran socios del ente en esos proyectos.

En la emisión del fideicomiso financiero Pampa (del parque eólico del mismo nombre en Tacuarembó), entraron unos 4.000 pequeños ahorristas. En la emisión del fideicomiso financiero Arias (del parque eólico del mismo nombre en Flores), adquirieron certificados de participación 2.718 pequeños inversores. En la salida a bolsa de Areaflin S.A. (parque eólico Valentines en Treinta y Tres) compraron acciones 10.054 pequeños ahorristas.

Así entre los tres parques, casi 17.000 pequeños ahorristas son socios de UTE. La cifra puede haber variado ya que tanto los certificados de los fideicomisos como las acciones cotizan en el mercado bursátil y por tanto pueden comprarse y venderse.

En los tres parques, el viento ha sido menor al estimado en los prospectos de emisión. De todas maneras, los tres han tenido ganancias (aunque menores a las esperadas por el factor viento) y repartido las mismas con sus accionistas o titulares de certificados de participación.

Ahora, ¿cómo les fue a los tres parques eólicos en el primer semestre del año? Los tres publicaron recientemente sus balances semestrales.

En el caso de Valentines (Areaflin S.A.) el resultado integral del período (tras impuestos) fue de una ganancia de US$ 1.920.634 cuando en el primer semestre de 2020 habían sido US$ 599.203. Es decir, la utilidad fue 260,2% superior.

Pero, al analizar el balance se advierte que “lamentablemente el viento bajó” y lo que “mejoró fue el Impuesto a la Renta de las Actividades Económicas (IRAE) que jugó a favor”, dijo a El País el presidente de la Bolsa de Valores de Montevideo (BVM), Ángel Urraburu.

En efecto, la venta de energía eléctrica a UTE cayó 6,85% en el primer semestre a un total de US$ 8.854.547. Como el contrato de compraventa de energía con UTE a 20 años tiene el precio fijo, la caída se explica por menor viento, apuntó Urraburu.

El IRAE jugó a favor porque el parque pagó US$ 1.709.091 en el primer semestre de 2020 y en enero-junio de este año recibió un crédito a favor por US$ 611.777. Eso se explica por la evolución del dólar y la inflación y que el IRAE se anticipa en base a resultados anteriores.

Pampa y Arias.

En el caso del parque eólico Pampa, ocurrió algo similar al de Valentines. Obtuvo una ganancia de US$ 2.383.949 en el primer semestre, frente a US$ 251.720 de igual lapso de 2020 (847% más). Pero, la venta de energía a UTE cayó 7,16% y totalizó US$ 14.907.014. A su vez, por IRAE pasó de pagar US$ 1.946.202 en el primer semestre de 2020 a tener un saldo a favor de US$ 779.976 en igual período de este año.

Por su parte, el parque eólico Arias también tuvo un resultado positivo. Este fideicomiso obtuvo ganancias US$ 982.357 en el primer semestre, cuando en igual período de 2020 había registrado pérdidas por US$ 233.540.

Al igual que en los otros dos parques, en Arias bajó la venta de energía a UTE. En este caso la caída fue menor, de 3,18% para un total de US$ 9.055.332. La diferencia también la marcaron los anticipos de IRAE. Mientras en el primer semestre de 2020 había pagado US$ 962.041, en igual lapso de este año tuvo un saldo a favor de US$ 466.637.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados