INDICADOR

El gobierno cambia un criterio del nuevo esquema de ajuste de combustibles

Emitirá un decreto que cambiará el período de tiempo que se toma para el cálculo del PPI, cuyo principal componente depende del precio internacional del petróleo, y los sobrecostos de Ancap.

Trabajadores en una estación de servicio. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)
Trabajadores en una estación de servicio. Foto: Fernando Ponzetto (Archivo)

El gobierno realizará una modificación en el cálculo del mecanismo de fijación de tarifas de combustibles que comenzó a aplicar en junio y ya le generó varios dolores de cabeza. El sistema toma como referencia el Precio de Paridad de Importación (PPI), relevado mensualmente por la Unidad Reguladora de Servicios de Energía y Agua (Ursea). En las próximas horas emitirá un decreto que cambiará el período de tiempo que se toma para el cálculo del PPI, cuyo principal componente depende del precio internacional del petróleo, y los sobrecostos de Ancap.

El PPI es un cálculo que realiza la Ursea haciendo el ejercicio teórico de cuánto saldría cada combustible si en Uruguay existiera la libre importación (y un importador le compitiera a Ancap). Además, al valor que indique el PPI se le debe sumar un “factor X” para determinar el precio al público. Ese “factor X” se explica por los sobrecostos asumidos que tiene Ancap, como el subsidio indirecto a la actividad deficitaria del pórtland, la mezcla de agrocombustibles, el subsidio indirecto al supergás y un sobrecosto estructural.

El nuevo cambio tiene como objetivo acortar la distancia temporal entre el precio promedio del petróleo considerado y la fecha de la actualización de las tarifas. Según informó La Diaria y confirmó El País con fuentes oficiales del Ministerio de Industria, Energía y Minería (MIEM), el cálculo de PPI de Ursea pasará a hacerse en base al promedio entre el 26 de un mes y el 25 del siguiente, explicaron las fuentes de la cartera.

Hasta ahora se tomaba el valor desde el día 16 de un mes al 15 del siguiente. Según explicaron las fuentes, el cambio es para que la distancia temporal sea la menor posible entre el promedio considerado y la fecha de la actualización de precios. Además, dijeron que, en una primera instancia y mientras el nuevo mecanismo se ponía en práctica, se había decidido dar un plazo mayor al regulador para el cálculo del PPI.

Ahora, bajo el entendido de que las capacidades técnicas ya fueron generadas y son suficientes, se entendió conveniente que se pueda contar con la evolución del PPI con la mayor inmediatez posible para la consideración de la actualización de tarifas por parte del Poder Ejecutivo.

“La idea es que se tome ese período para que la Ursea tenga un par de días para procesarlo y lo entregue lo más inmediatamente posible a la toma de decisiones, que no haya demasiado margen entre que se cierra el promedio que se toma como insumo para trasladarlo a las tarifas”, explicaron.

Además, desde el MIEM señalaron que el cambio de fechas era algo que estaba pensado desde un inicio porque “la idea de fondo es tratar de que esté lo más acompasado posible con la fecha de fijación de la actualización de tarifas”.

Por su parte, el presidente de Ancap, Alejandro Stipanicic, dijo a El País que el impacto de este cambio para el ente “es una mayor exposición del valor de los inventarios”.

No obstante, desde la compañía estatal se está trabajando para adoptar una nueva política de coberturas (opción de compra con un costo, para asegurar un mínimo asociado al precio del petróleo comprado) para que se suavice ese impacto en los resultados de Ancap.

En rueda de prensa tras la reunión con la Federación Rural el martes, el presidente Luis Lacalle Pou dijo que se reunió con la ministra de Economía y Finanzas, Azucena Arbeleche, y el ministro de Industria, Energía y Minería, Omar Paganini para analizar este tema. “Cuando tengamos una decisión formal la van a comunicar”, dijo.

Camión de transporte de combustible de Ancap. Foto: Estefanía Leal
Camión de transporte de combustible de Ancap. Foto: Estefanía Leal

En relación al mecanismo de fijación de tarifas de combustibles, el jerarca indicó que “la idea es que no se pregunte mes a mes qué va a pasar con los combustibles. La idea es que los uruguayos no paguen sobreprecio, que los combustibles no sean una forma de hacer caja y sean lo más parecido a lo que cuesta en el resto de la región”.

Para lograr bajar las tarifas, el presidente dijo que el gobierno buscará “trabajar sobre subsidios, sobre ineficiencias” para que “mes a mes tengan un precio lo más transparente y apropiado posible”, enfatizó.

El nuevo sistema de ajuste de los combustibles fue objeto de una polémica a inicios del mes entre el gobierno y la oposición y también fue cuestionado fuertemente por varias gremiales agropecuarias y el colectivo Un Solo Uruguay. Esto se dio, luego que el último día de julio, el gobierno incrementara 7% las naftas y casi 11% el gasoil.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados