INSERCIÓN INTERNACIONAL

La estrategia del gobierno: el rol “a lo Bélgica” y el acuerdo comercial que “debería” tener

El embajador de Uruguay en Brasil, Guillermo Valles defendió la estrategia internacional y la propuesta de flexibilizar el Mercosur

Embajador de Uruguay en Brasil, Guillermo Valles. Foto: Archivo
Embajador de Uruguay en Brasil, Guillermo Valles. Foto: Archivo

La estrategia comercial de Uruguay y el planteo oficial para lograr una mayor apertura del Mercosur -y así poder avanzar en acuerdos unilaterales con mercados fuera del bloque-, ha provocado rispideces en los últimos meses entre los socios comerciales de la región. La tensión se ha dado principalmente a ambos lados del Río de la Plata. Entre acusaciones de “lastre” e invitaciones a “bajarse del barco”, los mandatarios de ambos países han hecho públicas sus diferencias en relación a la estrategia comercial y el rol que creen que debe tener el Mercosur.

A mediados de agosto, el presidente Luis Lacalle Pou viajó a la residencia presidencial de Olivos a reunirse con Alberto Fernández, en una clara señal política de distender la relación bilateral luego de las confrontaciones que marcaron la Cumbre del Mercosur en el mes de marzo.

Además de la flexibilización del Mercosur para que los países puedan avanzar de forma unilateral en la concreción de acuerdos, otro tema en las negociaciones del bloque tienen que ver con el objetivo de reducir drásticamente el Arancel Externo Común (AEC), propuesta impulsada por Brasil, respaldada por Uruguay pero aceptada parcialmente por Argentina.

Sin embargo, según informó La Nación, el gobierno de Fernández busca ahora “seducir” a Brasil con una rebaja consensuada del AEC y que de esa forma pierda peso el planteo de Uruguay. Desde el gobierno de Lacalle Pou la lectura es totalmente opuesta. “En el último encuentro de presidentes, Brasil no objetó la posición de Uruguay, la acompañó, y al día siguiente (Jair) Bolsonaro explícitamente la respaldó. Uruguay entiende que al momento esa es la posición de Brasil”, afirmaron a La Nación fuentes cercanas al canciller uruguayo, Francisco Bustillo.

En ese contexto, el embajador de Uruguay en Brasil, Guillermo Valles, explicó la postura y la estrategia comercial del país en el marco de su comparecencia en la Comisión de Relaciones Exteriores del parlamento brasileño. En esa instancia, el diplomático afirmó que Uruguay “solamente” pide un “sinceramiento” del Mercosur dado que la flexibilidad es una cualidad que acompaña al bloque desde su creación.

Valles es un diplomático de extensa trayectoria que fue vicecanciller y director de comercio internacional de la Unctad.

A propósito de los acuerdos internacionales, “Uruguay dice simplemente que el Mercosur no debe imponer un ritmo de apertura a otros socios que no están en condiciones de progresar en esas negociaciones externas”, indicó Valles y remarcó que por lo tanto, tampoco debe ser un instrumento para “prohibir ni limitar”, especialmente a economías como la uruguaya que representan el 1% del Producto Interno Bruto (PIB) del Mercosur.

El diplomático explicó que los tiempos históricos cambiaron pero que Uruguay mantiene la misma posición con respecto a su estrategia comercial y la relación con los socios regionales.

Pese a defender los intereses del Mercosur y sus integrantes, según Valles el país “quiere ser el primero” del bloque en salir al mundo para poder cerrar acuerdos comerciales, que no solo beneficien al país en términos de lograr reducir las tarifas de exportación, sino también al mundo que demandará un 50% más de alimentos en 2050. “El Mercosur representa el 30% de las exportaciones netas de alimentos. Es una obligación moral de nuestros pueblos abastecer al mundo”, afirmó Valles.

Pasado, presente y futuro.

El embajador hizo un repaso histórico de los valores del Mercosur y el rol “protagónico” que Uruguay tuvo en la creación del bloque. “Los intereses por preservar el Mercosur estuvieron siempre, están ahora y estarán en el futuro”, afirmó Valles y remarcó que Uruguay “es un país integracionista” no solo por un mandato constitucional sino también histórico.

Asimismo, Valles explicó que el interés de Uruguay es “un interés de todos” los partidos políticos. “Las tres grandes fuerzas políticas de Uruguay mantienen exactamente la misma posición”, aseguró.

Bandera de países que integran el Mercosur. Foto: Archivo El País
Bandera de países que integran el Mercosur. Foto: Archivo El País

La única diferencia según indicó el embajador es que los tiempos cambiaron y la realidad actual demanda que Uruguay y los socios del Mercosur “tenemos que estar y formar parte” de los “clubes” mundiales en los que se debaten las normas del comercio. “No podemos ser rule takers (tomadores de reglas), tenemos que participar de los foros donde las normas son debatidas”, afirmó Valles.

Sobre este punto, el embajador dijo que Uruguay “debería integrar” el Acuerdo Amplio y Progresista de Asociación Transpacífico (Cptpp, por sus siglas en inglés), conformado por países como Australia, Canadá, Chile, Japón, Nueva Zelanda, Singapur, entre otros, para poder estar cerca de los importadores netos de alimentos en Asia y evitar las tarifas “absolutamente discriminatorias” que hoy pagan los productos uruguayos.

“Lo que estamos planteando hoy en el Mercosur no es nada extraño. No hay nada sorpresivo”, afirmó Valles. En ese sentido, habló sobre los tres principios básicos que están insertos en el bloque desde el Tratado de Asunción (firmado en 1991 y a partir del cual se creó el Mercosur): gradualismo, flexibilidad y equilibrio.

“Entonces la flexibilidad no es algo nuevo en el Mercosur” y fue “absolutamente” utilizada en el pasado dijo Valles y puso como ejemplo algunas negociaciones que han hecho los integrantes del bloque con terceros países las cuales tuvieron ritmos diferentes y excepciones especiales.

“Uruguay fue el primero en tener un acuerdo con México de libre comercio, mismo dentro de las reglas de Mercosur. Brasil también después. Paraguay sin embargo todavía no tiene un acuerdo de esa especie.¿Y el Mercosur entró en una fase de pulverización institucional? No, porque teníamos un acuerdo en cómo utilizar esa flexibilidad”, remarcó el embajador.

La agenda Mercosur “es mucho más rica”

El embajador afirmó que la agenda del Mercosur “es mucho más rica que lo que se quiere limitar diciendo que pedimos flexibilidad porque flexibilidad tenemos desde el día uno”. Según explicó Valles, desde el punto de vista de Uruguay la agenda del Mercosur “no se limita a cuestiones mercantiles”. En este sentido, indicó que el país trabaja actualmente con las autoridades de Brasil en diferentes aspectos que buscan mejorar la competitividad de los productos de ambos países a partir de la mejora de la infraestructura.

Uruguay “es un país bisagra” y “que entiende los intereses”
Contenedores en el Puerto de Montevideo. Foto: Archivo El País

Desde un punto de vista geopolítico y territorial, Uruguay “juega el mismo rol que Bélgica”, indicó Valles y habló sobre el protagonismo que el país ha tenido en términos de integración comercial regional y mundial. En medio del repaso histórico que hizo sobre los logros del país en cuanto a apertura comercial, el embajador afirmó que Uruguay “es un país bisagra y un país articulador en pro de la integración”, no solo por ser sede de integración regional en América del Sur, sino también por haber liderado la Ronda Uruguay en 1975 (fue la octava ronda de las negociaciones comerciales multilaterales) que luego resultaron en la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Uruguay entró “en el comercio internacional, para construir, no para derrumbar, para construir instituciones. Eso es Uruguay, ese es nuestro pasado y es algo que cualquier gobierno uruguayo siempre va a respetar”, indicó Valles.

Por otra parte, el diplomático puso el foco en que la flexibilidad del Mercosur es uno de los valores del bloque “desde el día uno” y que lo que Uruguay hace es “simplemente” pedir un “sinceramiento”. En este sentido, Valles afirmó que el Mercosur “no debe imponer” ritmos de aperturas a otros socios que no estén en condiciones de avanzar y que Uruguay “entiende las necesidades” diferentes de los países integrantes.

En este sentido, puso como ejemplo que Uruguay aceptó cuando Argentina planteó no participar activamente de las negociaciones con Corea. “Uruguay comprende esas necesidades de flexibilidades”, es un país “que entiende los intereses” de otros, afirmó el embajador.

En esa línea, Valles también dijo que “comprende absolutamente las necesidades de Brasil” y afirmó que son “intereses diferentes a los nuestros” porque Uruguay “ya hizo una reconversión industrial” al ingresar al Mercosur. “Ahora tenemos una economía muy competitiva, concentrada, no en los agronegocios, en los servicios y esto nos ayuda hoy a tener un poquito menos de intereses defensivos que intereses ofensivos. Es solamente eso”, concluyó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados