ANÁLISIS

Una década del diseño uruguayo en los A’ Design Awards, ¿qué importancia tiene?

El diseño de interiores se posiciona como un negocio por parte de firmas locales.

Una persona disfruta del paisaje desde su casa. Foto: Tali Kimelman.
Una persona disfruta del paisaje desde su casa. Foto: Tali Kimelman.

Las preguntas que a todos les vendrán a la mente cuando lean lo que viene a continuación (el análisis de un ranking de diseño que califica a los países de mejor a peor) girarán seguramente en torno a cómo es posible medir el éxito de un país en lo que a diseño -ya sea de interiores o industrial- se refiere; cuáles son los parámetros para dictaminar este éxito; y, quizás la pregunta más importante, por qué un diseño es mejor que otro.

El World Design Ranking (WDR) encontró una manera de responder a todas estas preguntas. Si bien puede parecer en principio una decisión arbitraria, tiene una base matemática: toma todos los diseñadores que ganaron un premio durante un determinado periodo de tiempo y los agrupa por nacionalidad. Como existen tantos premios como diseñadores hay en el mundo -es decir, una tarea metodológicamente inabarcable-, el WDR optó por utilizar como filtro a los ganadores de uno de los premio más prestigiosos e influyentes en la industria del diseño, el A’ Design Award de Milán, y asignarle un puntaje a cada tipo de premio (de 6 puntos para un Platino hasta 2 puntos por uno de Hierro). A su vez, limitó la muestra a un periodo concreto: de 2010 a 2022.

De acuerdo a los puntos obtenidos en ese periodo (82), Uruguay se ubicó en el puesto 54° entre las 114 nacionalidades que alguna vez obtuvieron un A’ Design Award desde 2010. El puntaje surge de la sumatoria de todos los premios obtenidos por diseñadores uruguayos: 1 de Platino, 2 de Oro, 9 de Plata, 8 de Bronce y 3 de Hierro. A su vez, estos 23 premios fueron otorgados a 9 diseñadores distintos.

Pero no todo se reduce a contar los porotos. El WDR prioriza la cantidad de premios obtenidos en cada categoría para elaborar el ranking: una nacionalidad que tenga un premio de Platino y un puntaje medio estará por encima de una con mejor puntaje, pero sin ningún premio en esta categoría. Por ejemplo Uruguay, que obtuvo 82 puntos, alcanzó la posición 54°, mientras que Dinamarca, con 197 puntos, obtuvo la posición 61°. Esto se debe a que Dinamarca no tiene ningún premio Platino en su medallero de diseño, pero Uruguay sí. China como nacionalidad fue la que más premios de este tipo obtuvo (102), muy por encima de Estados Unidos (71), Japón (44), Italia (32) y Hong Kong (23).

En términos latinoamericanos, la uruguaya fue la quinta nacionalidad que obtuvo más puntos después de Brasil (1081), México (413), Argentina (106) y Chile (85). Junto a Ecuador, estos 6 países son los únicos de la región que consiguieron al menos un premio en la mayor categoría: hasta ahora, los brasileños obtuvieron 10, los mexicanos 3, y argentinos, chilenos, uruguayos y ecuatorianos consiguieron 1.

Platino uruguayo.

Uruguay entró en esta categoría en 2017, cuando La Agencia, estudio especializado en sistemas de mobiliario con oficinas en Montevideo, New York y Milán, obtuvo un A’ Design Award de Platino por Banco, una mesada de cocina con prestaciones mejoradas. La web de A’ Design lo describe como “un sistema de mobiliario integrado con encimeras diseñadas para diferentes usos que cada usuario puede adaptar a sus necesidades”.

Aunque La Agencia obtuvo otros dos premios (uno de Hierro en 2015 y otro de Plata en 2017), la mayor cantidad de puntos y premios (40 y 11, respectivamente) para un uruguayo corresponden al diseñador industrial Claudio Sibille. Egresado en 2009 del Instituto Universitario Bios de Montevideo, el perfil de Sibille en A’ Design Award destaca su experiencia en el mobiliario y más específicamente “cómo puede ofrecer soluciones viables e innovadoras a espacios reducidos. Conceptos como función, utilidad y versatilidad acompañan sus proyectos de manera fiel y constante”. Desde que en 2012 obtuviera el premio de Oro por el combo Ludovico (una cajonera, silla y escritorio que se encastran y funcionan como una mini oficina móvil), Sibille ha obtenido cinco premios de Plata y cinco de Bronce. Actualmente realiza diseños y proyectos técnicos desde Montevideo para fábricas brasileñas y mexicanas.

Para concluir, una medida del éxito del diseño uruguayo en el contexto latinoamericano puede obtenerse si calculamos la cantidad de premios recibidos cada 100.000 habitantes, una fórmula tristemente célebre para todos desde que comenzó la pandemia. De esta manera observamos que Uruguay obtuvo una media de 0,60 premios cada 100.000 habitantes, muy por encima de Brasil (0,14) y Chile (0,12), que son los países que le siguen. Aunque para realizar este cálculo resulta indistinta a qué categoría pertenece cada premio obtenido, y por lo tanto puede resultar arbitrario, sí nos permite una instantánea del dinamismo y el reconocimiento que el diseño uruguayo ha venido experimentando en los últimos años.

*Director de Nueva Mayoría Uruguay  

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados