MEF

Uno de los datos que más preocupa al gobierno, empeoró levemente

El déficit fiscal del sector público consolidado fue de 5% del PIB en los 12 meses a junio. Eso equivale a US$ 2.675,8 millones. En los 12 meses a junio era 4,9% del PIB.

Sede del Ministerio de Economía. Foto: Estefanía Leal - Archivo El País
Sede del Ministerio de Economía. Foto: Estefanía Leal - Archivo El País

El déficit fiscal en los 12 meses cerrados a julio fue de 4,3% del Producto Interno Bruto (PIB), según divulgó ayer el Ministerio de Economía y Finanzas (MEF) a través de un comunicado. Eso equivale a US$ 2.301,2 millones e implicó un leve empeoramiento respecto al 4,2% del PIB en los 12 meses a junio.

Pero, el déficit “incluye el ingreso de fondos al Fideicomiso de la Seguridad Social”, que era de 0,6% del PIB en 12 meses a julio dijo el MEF.

Esos son ingresos extraordinarios y están afectados al futuro pago de jubilaciones de los “cincuentones” que salieron de las AFAP. Estas, son personas que tenían menos de 40 años en 1996 cuando empezó el sistema previsional mixto y se vieron obligados a afiliarse por su nivel salarial a una AFAP. Al salirse y volver al régimen previo (solo por el Banco de Previsión Social sin topes de jubilación), sus ahorros en las AFAP pasan al fideicomiso. Si bien actualmente hay un ingreso extraordinario a las arcas del Estado, luego que se termine el pasaje de “cincuentones”, el costo de pagarles las jubilaciones superará con creces lo que ingresó.

Al excluir esos ingresos, el déficit fiscal del sector público consolidado fue de 5% del PIB en los 12 meses a junio. Eso equivale a US$ 2.675,8 millones. En los 12 meses a junio era 4,9% del PIB.

En tanto, en los 12 meses cerrados a julio el déficit primario (antes del pago de intereses de deuda) se ubicó en 2,7% del PIB (US$ 1.444,9 millones), una leve mejora (0,1% del PIB) respecto al de 12 meses a junio.

El MEF informó que los efectos imputados al Fondo Solidario COVID-19 se estimaron en 1,7% del PIB en los 12 meses a julio (0,1 punto porcentual del PIB más que en los 12 meses a junio).

Eso significa que por seguros de desempleo y subsidios por enfermedad, por partidas de alimentación, canastas e incremento puntual de asignaciones familiares, entre otros, (a causa del coronavirus) el gobierno había gastado hasta fin de julio US$ 963,3 millones (una vez restados los ingresos al fondo).

En tanto, el resultado de las empresas públicas fue de 0,1% del PIB, mismo guarismo que en los 12 meses cerrados a junio.

Recaudación crece.

La recaudación total bruta de impuestos de la Dirección General Impositiva (DGI) totalizó $ 42.033 millones en julio, un aumento de 5,7% frente al mismo mes de 2020 en términos reales, es decir, descontando el efecto inflacionario. Por su parte, la recaudación neta -ingresos menos devolución de impuestos- alcanzó a $ 35.183 millones, un crecimiento interanual en términos reales de 4,3%.

En enero-julio, la recaudación bruta de la DGI aumenta 6,1% en términos reales frente a igual período del año pasado y los ingresos netos suben 6,6% en términos reales en la misma comparación.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados