MEDICIÓN

Cambios en el funcionamiento de la Comap: flexibilizan indicadores en proyectos de inversión

Entre los nuevos criterios, se encuentran modificaciones en indicadores de capacitación del personal, tecnologías limpias y modificaciones en proyectos del sector agropecuario.

Ministerio de Economía y Finanzas. Foto: Estefanía Leal
Ministerio de Economía y Finanzas. Foto: Estefanía Leal

El pasado 24 de junio comenzaron a regir, por parte de la Comisión de Aplicación de la Ley de Inversiones (Comap), nuevos criterios de funcionamiento aplicables a todos los proyectos de inversión que se amparen a los beneficios dispuestos en el decreto reglamentario de la ley.

Entre los nuevos criterios, se encuentran modificaciones en indicadores de capacitación del personal, tecnologías limpias y modificaciones en proyectos del sector agropecuario.

En cuanto al indicador sectorial sobre la mejora de la empleabilidad (el cual es de elección común para todos los sectores de actividad), se incorporaron opciones de evaluación.

Es decir, este indicador, que tiene como principal objetivo promover la capacitación de los empleados, se medía como la proporción de los gastos en capacitación respecto del total de remuneraciones salariales promedio, en el cronograma de cumplimiento del indicador de tres ejercicios económicos de 12 meses. La nueva opción que se incorporó para medir el indicador, es a través de la cantidad de empleados sujetos a capacitación respecto del total de empleados de la empresa.

Según explicaron desde Guyer & Regules, “la empresa deberá presentar un resumen de las acciones de formación propuestas, con las especificaciones de la cantidad de personal a capacitar, la temática, las horas de formación propuestas, los gastos incurridos por dicho concepto y la carga horaria de los cursos”.

En esta línea, para ser tenidos en cuenta para este indicador, los cursos deberán tener una carga horaria mínima de 60 horas en el año.

Desde Guyer & Regules, destacaron como favorable esta flexibilización, ya que “la nueva alternativa de evaluación es menos exigente a la anterior, al no considerar el gasto incurrido en capacitación sino la proporción de empleados capacitados sobre el total de empleados”.

En tanto, en el indicador de tecnología limpia, se vuelven a ajustar los parámetros de evaluación respecto a la elegibilidad de la inversión asociada directamente al indicador de tecnologías limpias. “Se exige para el cumplimiento de dicho indicador que los bienes elegibles deben presentar mejoras sustanciales respecto a la tecnología habitual en el sector de producción de bienes o servicios que corresponda. A tales efectos, se considera para su aplicación el cumplimiento de la normativa legal vigente nacional o municipal en una primera instancia y posteriormente el cumplimiento de los estándares reconocidos a nivel internacional”, explicaron desde Guyer & Regules.

Por otra parte, en lo que refiere a las modificaciones que afectan a los proyectos del sector agropecuario, se incorporaron los productos Sorgo, Colza-Canola y Brassica Carinata al listado de productos y coeficientes del indicador sectorial sobre contribución a las exportaciones del sector agropecuario.

Se establece la posibilidad que las empresas puedan optar por no computar para el cumplimiento de los indicadores comprometidos, los ejercicios finalizados en el período comprendido entre el 1 de abril de 2021 y el 31 de marzo de 2022.

Sin embargo, de aplicarse dicha opción de cómputo de indicadores, no se da lugar a la posibilidad de repuntuación del proyecto de inversión por encima del puntaje otorgado en la resolución promocional, de forma que no se permita aprovechar dichas medidas transitorias por la crisis sanitaria para obtener un rédito mayor al aprobado. En esta línea, la empresa deberá considerar el mismo criterio por indicador comprometido, para todos los proyectos de inversión que posea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados