DOS CIUDADES DEVASTADAS

Yihadistas aislados en Mosul; huida masiva de civiles

Organizaciones humanitarias advierten que miles de familias se desplazan a zonas sin acceso a la ayuda.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Familias enteras buscan salir de Mosul atrapadas entre el ISIS y los aliados. Foto: AFP

Mosul quedó aislado de otros territorios controlados por los yihadistas del grupo Estado Islámico en Irak, mientras miles de civiles huyen desesperados de la zona de influencia de esa ciudad buscando salvar sus vidas.

Los civiles iraquíes huían ayer el miércoles de Tal Afar mientras grupos paramilitares chiíes se acercaban a esa localidad controlada por el Estado Islámico situada entre Mosul y Raqqa, las principales ciudades en manos del grupo extremista suní que declaró un califato en zonas de Irak y Siria.

El éxodo desde Tal Afar, a unos 60 kilómetros al oeste de Mosul, está causando preocupación entre las organizaciones humanitarias, ya que muchos civiles se están dirigiendo a territorios que siguen bajo el control del Estado Islámico donde no se les puede enviar ayuda.

Las unidades de Movilización Popular, una coalición de milicias chiíes apoyadas y en muchos casos entrenadas por Irán, están intentando sitiar Tal Afar, una localidad habitada en su mayoría por miembros de la etnia turcomana, como parte de su ofensiva para capturar Mosul, el último gran bastión del Estado Islámico en Irak.

Alrededor de 3.000 familias han abandonado la localidad y cerca de la mitad se dirige al suroeste, en dirección a Siria, mientras que los civiles restantes van al norte, hacia zonas controladas por comunidades kurdas.

La ofensiva sobre Mosul comenzó el 17 de octubre con el respaldo aéreo y terrestre de la coalición liderada por Estados Unidos y se está convirtiendo en la campaña más compleja jamás desarrollada en Irak desde la invasión de 2003 que derrocó a Saddam Hussein y que llevó al poder a la mayoría musulmana chií.

Las personas que están escapando de Tal Afar pertenecen a la comunidad musulmana suní, que compone la mayor parte de la población de la provincia de Nínive y de los alrededores de Mosul. La localidad también contaba con una comunidad chií, que huyó en 2014 cuando los extremistas de Estado Islámico avanzaron y tomaron control de la región.

Aislada.

Ayer las fuerzas paramilitares de Hashd al-Shaabi ("Movilización Popular") alcanzaron la carretera que une Tal Afar a Sinjar y se reunieron con las fuerzas kurdas, cortando así las vías de suministro entre Mosul y los territorios controlados por el Estado Islámico en el este de Siria.

Una fuente de seguridad kurda precisó a la AFP que los hombres de Hashd se habían reunido con otras fuerzas anti Estados Islámico, entre ellas combatientes del Partido de los trabajadores del Kurdistán (PKK), en tres localidades de la zona.

Alepo.

Otra drama humanitario es el que se vive en Alepo, la ciudad de Siria devastada por la guerra. Un centenar de familias intentaron huir ayer miércoles de la parte sitiada de Alepo, mientras tropas del régimen sirio siguen avanzando en este sector rebelde de la segunda ciudad de Siria, que quieren reconquistar a cualquier precio.

En medio de la impotencia internacional frente a la determinación del régimen sirio y sus aliados ruso e iraní de acabar con toda resistencia en Alepo, Francia anunció que iba a reunir en diciembre a los países occidentales y árabes que apoyan a la oposición siria.

El ministro francés de Exteriores, Jean-Marc Ayrault, dijo que era "urgente reaccionar" después de que el régimen de Bashar Al Asad lanzara hace más de una semana una gran ofensiva para reconquistar Alepo-Este, donde 250.000 civiles están sitiados.

En total, 143 civiles, incluidos 19 niños, han muerto en el este de Alepo en una semana, y otros 16 civiles, entre ellos 10 niños, han fallecido en el oeste de la ciudad, como consecuencia de disparos de rebeldes.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados