Atentado en Francia

Yihadista de Estrasburgo, radicalizado en la cárcel

Toda Francia busca al terrorista que el martes mató a tres personas e hirió a 13 en un mercado navideño.

Estrasburgo: flores y mensajes de solidaridad en el lugar de la matanza. Foto: EFE
Estrasburgo: flores y mensajes de solidaridad en el lugar de la matanza. Foto: EFE

El autor del tiroteo que dejó tres muertos y 13 heridos el martes en Estrasburgo, Francia, gritó “Allahu Akbar” (Alá es el más grande) mientras disparaba, declaró el fiscal antiterrorista francés Remy Heitz, citando a testigos.

El fiscal señaló por otra parte que cuatro personas cercanas al principal sospechoso, Cherif Chekatt, fueron detenidas para ser interrogadas en la ciudad del noreste de Francia.

La sección antiterrorista de la fiscalía de París investiga el ataque como “asesinatos en relación con proyecto terrorista”.

Buscado activamente por la policía, el atacante estaba fichado por los servicios antiterroristas franceses. Más de 720 miembros de los servicios de seguridad participan en el rastreo, y se lanzó un llamado a la colaboración del público.

Él “sembró el terror”, según las palabras del ministro del Interior, Christophe Castaner, al abrir fuego contra la multitud el martes hacia las 20.00 hora de Francia (las 16.00 en Uruguay) en un mercado navideño en pleno centro de Estrasburgo.

“Durante el ataque, disparó en varias ocasiones con un arma de mano y utilizó un cuchillo con el que hirió gravemente y también causó un muerto”, explicó Heiz

Identificado como Cherif Chekatt y nacido en Estrasburgo hace 29 años, el autor de la matanza proviene, como en tantas ocasiones anteriores, del mundo de la delincuencia común, desde el que, creen los investigadores, acabó radicalizándose.

Cherif Chekatt había sido condenado en 27 ocasiones por robos y actos violentos y había pasado dos veces por la cárcel en Francia, además de otras en Suiza y en Alemania, que lo expulsó en 2017 a Francia, que lo había reclamado.

Descrito como una persona discreta por sus vecinos del barrio de Neudorf, donde abundan las torres de viviendas de planes sociales, los testigos apuntan a que su carácter había cambiado en los últimos años.

Los vecinos siempre habían visto a Cherif como el típico joven que se vestía con pantalones y zapatillas, al contrario que su hermano, que prefería la túnica tradicional musulmana. La policía interroga al padre, la madre y dos hermanos de Chekatt, quienes se encuentran detenidos.

Los investigadores atribuyen la radicalización de Cherif a partir de su paso por la cárcel, lo que había llevado a incluirle en el fichero de sospechosos por radicalización.

Para el “número dos” del Ministerio del Interior, Laurent Nuñez, su inclusión en ese fichero, en el que figuran unas 12.000 personas, no implicaba que planease cometer un ataque terrorista.

Hasta el atentado del martes, Cherif Chekatt aparecía en los ficheros policiales como un delincuente común autor de robos y actos violentos. Uno de ellos tuvo lugar en agosto pasado e incluía un intento de homicidio.

Según Nuñez, fue a partir de su paso por la prisión cuando comenzó a mostrar una agresividad creciente y un proselitismo religioso que llevó a los servicios de espionaje a abrirle una ficha S. (que refiere a la “seguridad del Estado”).

Pero nunca se le pudo relacionar con hechos de carácter terrorista, al tiempo que, según los investigadores, nunca había tratado de viajar a Siria.

“El terrorismo ha golpeado de nuevo nuestro territorio, recordándonos de manera dramática que la amenaza sigue siendo bien real”, dijo el fiscal antiterrorista.

El gobierno del presidente Emmanuel Macron anunció que destinará inmediatamente 500 militares más a la Operación Centinela, que opera desde los atentados de 2015 para apoyar las tareas de vigilancia.

Estado de shock.

En el centro de Estrasburgo, aún en estado de shock, la campana de la catedral sonó durante 10 minutos al mediodía, “para unirnos al sufrimiento de las víctimas y de todo Estrasburgo”, según el obispado. La Gran Mezquita de Estrasburgo condenó por su parte un “acto infame, cobarde y bárbaro”.
Entre las víctimas hay un turista tailandés, en tanto un joven periodista italiano también resultó herido en el atentado.

El Parlamento Europeo, que tiene una de sus sedes en la ciudad, también observó un minuto de silencio. En la plaza Kléber, el centro neurálgico de Estrasburgo, los transeúntes rindieron homenaje a las víctimas con inscripciones como “Je suis Strasbourg” (Yo soy Estrasburgo) y dejando velas y rosas.

Las autoridades elevaron el nivel de alerta terrorista a “urgencia atentado”, el más alto. Esta medida incluye controles reforzados en las fronteras y en todos los mercados de Navidad de Francia.

El tradicional mercado de Navidad de Estrasburgo ya fue objeto de un proyecto de atentado en diciembre de 2000.

Francia vive bajo amenaza terrorista desde la ola de atentados yihadistas de 2015, la peor en la historia reciente del país. Desde entonces, 246 personas han muerto en atentados en suelo francés, sin incluir el tiroteo en Estrasburgo.

Las redes como armas de los terroristas.

(EFE)

Las redes sociales son cada vez más un arma poderosa de terroristas y extremistas para desestabilizar democracias, aprovechando el descontento social con mensajes que canalizan la ira de la gente, advirtió ayer miércoles el español Javier Lesaca, experto en comunicación de grupos radicales. Lesaca, consultor e investigador de la Universidad de Columbia y uno de los mayores expertos en análisis de estrategias de comunicación de grupos extremistas, ofreció una conferencia en Madrid sobre los hackers o ciberpiratas de las democracias. En su ponencia, enmarcada en las jornadas de seguridad de las tecnologías de la información que organiza el Centro Criptológico Nacional (CCN) de España, Lesaca alertó del rédito que grupos extremistas de cualquier zona del mundo están sacando a las redes sociales. El objetivo, según el experto, es cautivar con sus mensajes a unas poblaciones en Occidente que están perdiendo confianza en sus instituciones y medios de comunicación. Lesaca, autor del libro Armas de seducción masiva, advirtió del auge que está experimentando el llamado cibermarketing aplicado al terrorismo, dados sus impactantes efectos sin enormes infraestructuras ni recursos. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)