PEKÍN

Xi Jinping, cada vez más firme en el poder en China

Ayer lunes el Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) comenzó su sexta sesión plenaria de cuatro días con el objetivo de darle nuevas facultades.

Xi Jinping. Foto: AFP
Xi Jinping aplaude durante un acto político. Foto: AFP

El presidente chino Xi Jinping será un hombre más poderoso al final de esta semana. Ayer lunes el Comité Central del Partido Comunista de China (PCCh) comenzó su sexta sesión plenaria de cuatro días con el objetivo de darle nuevas facultades. La reunión de los 370 miembros del Comité Central se lleva a cabo a puertas cerradas, como todos los encuentros del alto mando chino.

La agencia noticiosa estatal Xinhua (China Nueva) dijo que Xi Jinping abrió la reunión con un informe de trabajo y “ofreció explicaciones sobre un proyecto de resolución sobre los principales logros alcanzados y la experiencia histórica acumulada de 100 años de esfuerzos del Partido”.

La resolución marcará el tono del vigésimo congreso partidario del próximo año, donde se espera que Xi Jinping declare que tendrá un tercer período en el poder, cimentando su posición como el líder más poderoso de China desde Mao Zedong.

La prensa estatal ha exaltado el liderazgo de Xi Jinping antes de la reunión, y la agencia Xinhua publicó que es “un hombre de pensamientos y sentimientos profundos, un hombre que heredó un legado pero que se atreve a innovar, y un hombre visionario comprometido con el trabajo incansable”.

El gobierno de Xi Jinping ha estado marcado por acciones anticorrupción, políticas represivas en la región de Xinjiang, Tíbet y Hong Kong, y la expansión del comercio chino en el exterior, además de las tensiones constantes con Estados Unidos.

También creó un culto que aplasta las críticas y elimina a sus rivales y presentó su propia teoría política, conocida como El Pensamiento de Xi Jinping, a estudiantes de escuela.

Chris Johnson, del Centro de Estudios Estratégicos Internacionales, dijo al podcast Sinocism que la nueva resolución podría marcar una oportunidad para que Xi Jinping “limpie (...) algunas partes de la historia que no le gustan, incluso los excesos de reformas económicas de fines de los años 1990.

Reescribir la historia.

La resolución del Comité Central sería la tercera de su tipo en la historia del PCCh. La primera, aprobada bajo Mao en 1945, ayudó a afianzar su autoridad sobre el partido cuatro años antes de tomar el poder en China. Con la segunda, bajo Deng Xiaoping en 1981, el régimen adoptó reformas económicas y reconoció los “errores” de la era de Mao.

En la nueva, Xi Jinping podría “en efecto hacer a Deng lo que Deng le hizo a Mao, al criticar los excesos de las reformas y políticas de apertura de Deng Xiaoping”, agregó Johnson.

Según el analista español Xulio Ríos, director del Observatorio de la Política China, esta tercera revisión enfatizará el rol de Xi Jinping en la búsqueda de “la modernización” de China a lograr para 2049, año en que se celebrará el centenario de la República Popular.

El presidente Xi Jinping en la Asamblea Popular china. Foto: AFP
El presidente Xi Jinping en la Asamblea Popular china. Foto: AFP

En ese sentido, el analista chino Gu Su dijo al rotativo South China Morning Post que “no será tan ambiciosa” como las anteriores -en la que se criticaron errores y se plantearon giros políticos- y que busca “allanar el camino” para que Xi, sin sucesor a la vista, sea encumbrado en el Congreso del próximo año.

En 2022 se espera que Xi Jinping consiga un tercer período en el poder en el congreso del PCCh, que se realiza cada cinco años.

Xi Jinping eliminó los límites a los períodos de gobierno con una reforma constitucional de 2018, y no ha designado a un sucesor claro, lo que sugiere que pretende gobernar al menos hasta 2027.

“Xi Jinping ya comenzó a reescribir la historia del partido en libros de escuela, universidades y la prensa... reduciendo fuertemente sus errores como el Gran Salto Adelante y la Revolución Cultural, y glorificando su acción como secretario general del partido”, dijo Alice Ekman, del Instituto de la Unión Europea para Estudios de Seguridad.

La nueva resolución es “claramente parte de los esfuerzos de Xi Jinping por prolongar su presencia como jefe del partido”, agregó.

Contexto de tensiones y los efectos del COVID

La sesión que inició ayer el Comité Central del Partido Comunista Chino está marcada por las últimas regulaciones al sector tecnológico, las crisis en el energético y el inmobiliario, las reformas educativas, la política de “tolerancia cero” contra el coronavirus -para la cual el país ha tenido prácticamente que cerrar sus fronteras al exterior-, los continuos roces con Occidente y las tensiones con Taiwán, isla sobre la que Pekín reclama la soberanía. En las últimas semanas hubo varios cruces de declaraciones entre China y Estados Unidos sobre la situación de Taiwán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados