EL NUEVO RÉGIMEN EN CHINA

Xi Jinping cierra la puerta a la liberalización política

Ayer el “presidente eterno” reclamó lealtad a los militares.

Xi Jinping: el "candidato de compromiso" que se quedó con todo. Foto: AFP
Xi Jinping: el "candidato de compromiso" que se quedó con todo. Foto: AFP

Cuando Xi Jinping llegó al poder en China en 2012, algunos creyeron que se iba a producir una liberalización política del régimen, pero esa esperanza se ha evaporado a medida que el presidente consolidó su poder y acentuó el control del Partido Comunista sobre el país.

Con la abolición del límite de dos mandatos presidenciales, votada el domingo por el parlamento chino, Xi, de 64 años, puede permanecer al frente del Estado el tiempo que quiera, y se convierte en el dirigente más poderoso de China desde Mao Zedong.

Un día después, en una reunión del Ejército de Liberación Popular, pidió a las fuerzas armadas que sean leales a la nueva Constitución reformada, en la que ahora se inscribe su pensamiento político.

"Todo el ejército debe fortalecer su consciencia constitucional, promover el espíritu constitucional y ser un admirador leal, un seguidor escrupuloso y un acérrimo defensor de la Constitución", dijo.

Pocos imaginaban hace cinco años semejante escenario. "Xi va a ser la punta de lanza de reformas económicas y probablemente de una flexibilización política", auguró en enero de 2013 el periodista Nicholas Kristof en el diario The New York Times. "Bajo su mandato, el cuerpo de Mao será retirado (del mausoleo) de la plaza Tiananmen (en Pekín) y el premio Nobel de la Paz Liu Xiaobo será puesto en libertad", predijo. Pero el cuerpo embalsamado de Mao sigue siendo venerado en Tiananmen, Liu Xiaobo murió de cáncer en prisión y los arrestos de abogados y defensores de derechos humanos se han multiplicado...

Igual que Kristof, varios observadores atribuían simpatías liberales a Xi Jinping, cuya familia sufrió las purgas maoístas y que envió a su hija a estudiar a la universidad de Harvard.

"Pero Xi el reformista era una quimera (...) una construcción imaginaria que jamás se concretaría", explica Kerry Brown, sinólogo del Kings College de Londres, quien recuerda que una ilusión similar recibió a su predecesor Hu Jintao.

En 2012, cuando Xi Jinping se convirtió en secretario general del Partido Comunista Chino (PCCh), el entorno parecía propicio: las redes sociales alentaban el debate público, la economía se abría, los abogados se oponían a los excesos de las autoridades, y se permitieron elecciones municipales democráticas en la pequeña localidad de Wukan.

Hoy, las cosas han cambiado radicalmente: internet, las empresas privadas, los intelectuales disidentes y Wukan vuelven a estar sometidos al control autoritario del régimen. "Era tomar nuestros sueños por realidad. Hay mucha autosatisfacción en considerar que Occidente era un modelo" económico y político, asegura David Kelly, investigador del gabinete China Policy, basado en Pekín.

Fue un error de percepción. Desde el punto de vista de Pekín, "tras la crisis financiera mundial (de 2008), China podía vanagloriarse de ser el último" país sólido ante la tormenta "mientras en Occidente se hundían las instituciones".

Entonces, "no se podía imaginar que Xi iba a intentar" ser un futuro elemento clave del poder, indica Daniel Piccuta, diplomático estadounidense que trabajó en Pekín. De hecho, cuando fue nombrado jefe del PCCh, "era un candidato de compromiso" para los dirigentes del partido, que creían que "no amenazaría sus intereses", según un memorando de la embajada de Estados Unidos de la época.

Todos se equivocaron. Una vez en la cúspide, Xi lanzó una gran campaña anticorrupción que ya ha sancionado a 1,5 millones de dirigentes y le ha permitido además deshacerse de opositores políticos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º