Fenómeno político

Vox, la ultraderecha que desde Andalucía sacudió a España

El joven partido entró por primera vez al Parlamento andaluz, feudo histórico del PSOE.

Santiago Abascal y Francisco Serrano son las cabezas de Vox en Andalucía. Foto: Reuters
Santiago Abascal y Francisco Serrano son las cabezas de Vox en Andalucía. Foto: Reuters

Políticos de todo el arco español coincidían ayer lunes en un punto: el panorama de la cuarta economía de la Unión Europea ya no será el mismo luego del cimbronazo que significó el resultado de las elecciones del domingo en Andalucía.

Es que la irrupción de un partido ultraderechista en un Parlamento regional por primera vez en España desde el regreso de la democracia tras la muerte de Francisco Franco en 1975, sacudió el escenario político del país en el inicio de una cargada temporada electoral.

Primer examen electoral desde la llegada al poder del socialista Pedro Sánchez en junio, las elecciones anticipadas en Andalucía, la región más poblada de España y feudo tradicional del PSOE, provocaron el domingo "un terremoto" que "cambia el panorama político nacional", dijo en su editorial el diario El País de Madrid.

Esto ocurre a las puertas de un 2019 de alto voltaje electoral, con comicios municipales, regionales y europeos el 26 de mayo y unas muy probables legislativas a nivel nacional durante el año.

Fundado en 2013, Vox se convirtió el domingo en el primer partido ultraderechista en entrar en un Parlamento regional español desde que se restableció la democracia hace cuatro décadas.

Con 12 diputados regionales, Vox tendrá peso en la formación del futuro gobierno regional andaluz. El Partido Popular (PP) y Ciudadanos no han excluido una alianza con Vox. "Hemos recibido el mensaje de la ciudadanía", tuiteó la presidenta regional andaluza Susana Díaz (PSOE), que difícilmente podrá mantenerse en el cargo. "Ahora toca (...) impedir que el gobierno de Andalucía dependa de un partido extremista, machista, homófobo y racista", añadió.

"Hemos dejado de ser una excepción en Europa", donde ha habido un avance de partidos de extrema derecha, como en Italia, Francia o Alemania, indicó Fernando Vallespín, profesor de Ciencias Políticas de la Universidad Autónoma de Madrid.

El fenómeno Vox, que se benefició en Andalucía de la desmovilización de la izquierda tras 36 años en el poder y de la fragmentación de la derecha, se va a amplificar en el escenario nacional.

Vox "ha entrado por la puerta grande en España" y "va a empezar a subir rápidamente en las encuestas a nivel nacional", opinó Pablo Simón de la Universidad Carlos III, quien no alberga dudas de "que este partido va a conseguir representación" en las elecciones municipales, europeas y autónomas en mayo.

"La Reconquista (en alusión a la Reconquista española sobre los musulmanes entre los siglos VII y XIV) comienza en tierras andaluzas y se extenderá en el resto de España", tuiteó Vox tras conocerse los resultados del domingo.

Subestimado en los sondeos en Andalucía, que no les otorgaban más de 5 escaños en el Parlamento regional, encuestas a nivel nacional muestran que Vox podría ganar un escaño en unas legislativas anticipadas. Si Vox entra en el Parlamento en Madrid, será la primera vez que la extrema derecha tenga representación allí desde 1982.

Más allá de sus argumentos populistas, sobre todo su rechazo a la inmigración, el voto a favor de Vox, que promueve la ilegalización de los partidos independentistas catalanes, se nutrió de la tentativa de secesión de Cataluña hace un año. Un tema que también impulsó a Ciudadanos, otro gran vencedor de las elecciones andaluzas, con 21 escaños.

La crisis catalana "indudablemente tenía que tener un efecto y ha tenido el efecto que muchos temíamos: la revitalización de un nacionalismo español también extremo", explicó Vallespín.

Al contrario que en otros países europeos donde el adversario de la ultraderecha "es Europa y los inmigrantes y las propias élites políticas", en España "el adversario es quien no comparte una determinada idea de España, una idea bastante franquista de una España unitaria", acotó.

Para el diario El País de Madrid, los resultados en Andalucía "complican cualquier cálculo nacional que pueda tener (...) Pedro Sánchez, que tras la debacle socialista aumenta su debilidad".

El presidente del gobierno español está "en una situación compleja", a juicio de Pablo Simón, toda vez que podría plantearse a corto plazo un adelanto electoral de las legislativas para "intentar sacar a los votantes de izquierda a la calle con el miedo a la extrema derecha".

Pero esa estrategia podría ser contraproducente y abrir la puerta a un gobierno del PP, Ciudadanos y Vox en España, "algo que podría ocurrir también", advirtió.

"Esto acaba de empezar", dijo en una rueda de prensa el presidente del PP, Pablo Casado. "España ya no puede aguantar más", agregó.

Los expertos creen que el paisaje que dibujan los resultados en Andalucía ha llegado para quedarse, con la fragmentación política y una creciente polarización, especialmente sobre la organización autonómica y la inmigración. "Lo que sucedió el domingo lo cambia todo", aseguró Narciso Michavila, director de la consultora GAD3, que había anticipado que Vox obtendría hasta 10 diputados, pero que aun así considera el resultado sorprendente y que cambia el terreno de juego.

"Las implicaciones para el resto de España son determinantes", dijo el líder de Vox, Santiago Abascal.

"Acabaremos con el régimen del Partido Socialista"

En las filas de Vox tienen clara la prioridad. "No seremos obstáculo para acabar con el régimen socialista", repetían ayer lunes. "Se ha producido un momento histórico en Andalucía y España. Nosotros somos el partido del cambio verdadero. Porque, si no hubiera sido por Vox, hubiera sido otra vez lo mismo", dijo Francisco Serrano, cabeza de lista del partido liderado por Santiago Abascal.

Pese a no querer concretar sus condiciones mínimas para un acuerdo con PP y Ciudadanos, los dos dirigentes políticos han insistido en la misma idea: quieren echar al PSOE. "Estamos dispuestos a construir una alternativa en Andalucía a la corrupción socialista y al comunismo chavista que estaba dirigiendo el cotarro", afirmó Abascal. "No es bueno que se mantenga el régimen clientelar del PSOE en Andalucía", agregó Serrano, y sentenció: "Si depende de nosotros, acabaremos con el régimen socialista". Eso sí, Vox pondrá sobre la mesa su programa. "Nosotros ya tenemos un pacto con 400.000 andaluces. Y nuestro único pacto es con ellos", subrayó Abascal: "Y han votado para decir que el Estado de las autonomías ha fracasado y que (el Gobierno central) debe recuperar la educación y sanidad". "También han votado contra la inmigración ilegal. Han votado para decir que los españoles han de tener prioridad en el acceso a los servicios sociales". (En base a El País de Madrid)

El plan de Vox para "la reconquista de España"

(En base a El País de Madrid).

Vox ha logrado entrar como un ciclón en el Parlamento de Andalucía con un programa único para toda España, sin un solo punto específico para la región, ya que esta fuerza de ultraderecha rechaza el Estado autonómico que consagra la Constitución y no cree en el sistema electoral que le ha reportado casi 400.000 votos y 12 escaños en el legislativo andaluz. Con ese programa de línea populista y con ecos de Donald Trump (pide un muro "infranqueable" para Ceuta y Melilla), es con el que el candidato de Vox a la presidencia de la Junta, Francisco Serrano, quiere iniciar desde el sur "la reconquista", como dijo el domingo durante la celebración de los resultados que han sacudido la política española. El ideario básico de Vox se resume en sus "100 medidas para la España viva" y que el partido condensa en diez líneas maestras de lo que llama "un mismo programa para toda España".

Vox rechaza el Estado autonómico. "Unidad de España. Exigiremos el cumplimiento de nuestra Constitución, la suspensión inmediata de la autonomía de Cataluña y el procesamiento de los sublevados en el golpe de Estado separatista". El punto 6 de las 100 medidas no deja lugar a dudas sobre su rechazo a la actual configuración política de España: "Un solo Gobierno y un solo Parlamento para toda España. Como paso previo: devolución inmediata al Estado de las competencias de Educación, Sanidad, Seguridad y Justicia limitando en todo lo posible la capacidad legislativa autonómica".

Vox aboga por derogar la ley de violencia de género y toda norma que discrimine a un sexo de otro. En su lugar, promulgar una ley de violencia intrafamiliar que proteja por igual a ancianos, hombres, mujeres y niños.

No a la inmigración. "Controlar la inmigración en función de las necesidades de la economía nacional y de la capacidad de los que llegan para integrarse y aceptar nuestros valores". Abogan por la deportación a sus países de origen de todos los inmigrantes "ilegales".

Eliminación del Senado y el Tribunal Constitucional. Es una de las medidas estrella que presenta para "recortar el despilfarro". "Fuera autonomías, recortar gastos políticos, cargos a dedo, asesores, coches oficiales, subvenciones a partidos políticos, sindicatos, organizaciones empresariales. Cerrar el Senado", dice el resumen ejecutivo del programa de Vox. Pero también en el programa general pide la reforma del sistema electoral. 

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)