VIDEO

Votan juicio político a Maduro

La oposición dice que no están dadas las condiciones para iniciar el diálogo; el presidente chavista advirtió que no permitirá un “golpe parlamentario.

Venezuela quedó ayer martes sentada sobre un polvorín, y la mecha no la controla un solo bando. El Parlamento, de mayoría opositora, votó iniciar un juicio político y penal al presidente Nicolás Maduro por la suspensión del referéndum revocatorio de su mandato. En tanto Maduro, a poco de arribar de una gira por Medio Oriente, en tono desafiante advirtió que no permitiría un "golpe parlamentario". Estas dos posiciones parecen haber tirado por la borda las gestiones del Vaticano para instalar el domingo una mesa de diálogo.

Hoy miércoles ambos bandos medirán fuerzas en las calles con dos megaconcentraciones.

Juicio político.

A diferencia de lo que pasó en Brasil, donde hace dos meses la presidenta Dilma Rousseff fue destituida tras un juicio político, la medida de la Asamblea Nacional venezolana votada ayer podría ser anulada por el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), que determinó en agosto que todas las decisiones del Congreso carecen de validez.

En una acalorada sesión la Asamblea acordó "iniciar el procedimiento de declaratoria de responsabilidad política del presidente de la República". Además lo citó para el martes 1° de noviembre "a fin de que exponga sobre su posible responsabilidad por las graves violaciones a la Constitución y los derechos humanos".

La semana pasada, el Consejo Nacional Electoral (CNE) pospuso hasta nuevo aviso un referéndum revocatorio contra Maduro apoyándose en sentencias de cortes regionales que, según juristas, no tienen potestad para prohibir un derecho constitucional.

Con eso, enterró la posibilidad de que la consulta se celebre antes del 10 de enero del 2017. Si se realiza después de esa fecha, no es necesario celebrar nuevas elecciones y sería el vicepresidente quien concluiría el mandato de Maduro, asegurando la permanencia del chavismo en el poder hasta el 2019.

La propuesta de juicio político a Maduro fue presentada por el jefe de la bancada opositora, Julio Borges, quien la justificó en la declaración que hizo el domingo el Parlamento acerca de que el freno al referéndum consumó un "golpe de Estado".

Poco antes de la votación, el diputado Diosdado Cabello, número dos del chavismo, había calificado la iniciativa como "un absurdo", y recordó que el Parlamento fue declarado en "desacato" por la Justicia y sus decisiones consideradas nulas.

Divisiones.

La coalición opositora Mesa de la Unidad Democrática (MUD), que controla el Parlamento, tomó la decisión unánimemente de iniciar el juicio político a Maduro, pese a mostrar divisiones en torno a la apertura de un diálogo con el gobierno, anunciado el lunes por el enviado del Vaticano, Emil Paul Tscherrig, nuncio apostólico en Argentina.

"Hasta que no se restituya el orden constitucional es imposible realmente que haya un proceso de diálogo (...) No caigamos en el juego del gobierno que quiere dividirnos", dijo el ex candidato presidencial Henrique Capriles, al reiterar la convocatoria a una protesta nacional hoy miércoles.

Según Tscherrig, en una reunión entre delegados del gobierno y el secretario de la MUD, Jesús Torrealba, la primera en dos años y medio de crisis, se definieron "temas, metodología y cronograma" para iniciar el diálogo el domingo en la isla Margarita.

Pero poco después de ese anuncio, Capriles y otros altos dirigentes de los tres principales partidos de la MUD, como el jefe parlamentario Henry Ramos y el encarcelado Leopoldo López, dijeron haberse enterado por televisión de la reunión en Margarita.

Oficialmente, la MUD aún no ha rechazado el arranque de las conversaciones el domingo, aunque puso como condición que sea en Caracas.

El anuncio de Tscherrig se dio simultáneamente con una reunión que sostuvo Maduro en Roma con el papa Francisco en el cierre de una gira por Medio Oriente, en la que también se alcanzó a entrevistar en Lisboa con el próximo secretario general de la ONU, Antonio Guterres.

Tras su regreso ayer martes, Maduro encabezaba una manifestación de sus partidarios en Caracas.

Tanto la MUD como el chavismo han reiterado sus agendas opuestas. Los opositores señalan como objetivo del diálogo el "derecho al voto, la libertad de los presos políticos, la atención a la crisis humanitaria y el respeto a la autonomía de poderes", pues acusa al Poder Judicial y al Consejo Electoral de ser aliados del gobierno.

Mientras, Maduro aseguró que al oficialismo le interesa que la oposición deje el "camino del golpismo", la atención de la crisis económica y el respeto a los poderes públicos.

Maduro convocó a un acto para responder a la Asamblea Nacional. Foto: Reuters
Maduro convocó a un acto para responder a la Asamblea Nacional. Foto: Reuters

"Golpe Parlamentario".

La primera reacción de Maduro fue convocar al Consejo de Defensa de la Nación a una reunión hoy miércoles para evaluar el "golpe parlamentario" y el plan de diálogo para la paz.

"Está convocada la presidenta del Poder Electoral, el presidente del Consejo Moral Ciudadano, la presidenta del TSJ, y también he convocado, sin falta, al diputado Henry Ramos Allup, presidente de la Asamblea Nacional, que venga aquí y dé la cara", dijo.

Maduro, al hablar ante miles de chavistas en el Palacio de Miraflores en Caracas, aseguró que tratará con "decencia" al opositor al que suele acusar de "traidor de la patria"

"En Venezuela no vamos a permitir golpe parlamentario de ningún tipo, que lo sepa la derecha", enfatizó.

Maduro acusó a la oposición de haber convertido al Parlamento en un "circo malo", y les advirtió que si se "comen la luz" actuará con la Constitución y "la mano de hierro de la unión civil militar".

A su juicio las acciones de protesta que la oposición llevará a cabo por la suspensión del revocatorio son "el último coletazo" del presidente de los Estados Unidos, Barack Obama.

"La maniobra de la derecha es el último coletazo de Obama antes de entregar la presidencia, el mundo lo ve así y nuestro pueblo sabe que es así", espetó.

Preocupación regional.

Igual a como sucedió el lunes en la reunión que mantuvieron en Buenos Aires los presidentes Mauricio Macri y Tabaré Vázquez, ayer la situación de Venezuela se convirtió en tema obligado en el encuentro de los presidentes de Panamá, Juan Carlos Varela, y de Colombia, Juan Manuel Santos. Los dos mandatarios se reunieron en la Base Servicio Nacional Aeronaval, en Nicanor, Panamá.

Tanto Varela como Santos respaldaron la eventual mediación del Vaticano en una mesa de diálogo entre el gobierno de Maduro y la oposición. "Celebramos que se haya decidido iniciar un diálogo con la intermediación del Vaticano. Todo lo que sea diálogo para solucionar los problemas es bienvenido", dijo Santos.

La UE teme incidentes de Violencia en Venezuela.

La Unión Europea pidió ayer martes al gobierno venezolano y a la oposición que se abstengan de tomar medidas que desemboquen en violencia. "La Unión Europea (...) confía en que todas las partes se abstengan de llevar a cabo acciones que pudieran conducir a mayores divisiones o a la violencia", dijo la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, luego de una reunión en Santo Domingo con el español José Luis Rodríguez Zapatero y el dominicano Leonel Fernández.

”RESPUESTA DEL GOBIERNO Y LAS FUERZAS ARMADAS A LA ASAMBLEA NACIONAL.

"Incondicional lealtad" de militares al presidente.

El alto mando militar de Venezuela reiteró ayer martes su "incondicional lealtad" al presidente Nicolás Maduro, al rechazar una declaración del parlamento de hace dos días en la que se denunciaba "la ruptura del orden constitucional", debido a la suspensión de un proceso de referéndum revocatorio contra el mandatario.

Acompañado por el alto mando militar, el ministro de la Defensa, general Vladimir Padrino López, leyó una declaración en la que aseveró que Maduro "no es una parcialidad política, sino el presidente constitucional y comandante en jefe de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana, quien ejerce la máxima autoridad jerárquica y a quien reiteramos nuestra incondicional lealtad". Padrino denunció que el "verdadero propósito" de las acciones anunciadas por la oposición "no es otro que afectar gravemente la institucionalidad mediante el caos y la anarquía para finalmente derrocar al gobierno legítimamente establecido".

La comparecencia del ministro y el alto mando militar, a través de la televisora oficial, ocurre en víspera de una manifestación convocada por la oposición en todo el país para rechazar la suspensión del proceso de revocatorio.

La oposición venezolana sostiene que la suspensión del proceso de referéndum revocatorio constituye una ruptura del hilo democrático y ha anunciado que acudirá a instancias internacionales. El domingo la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, acordó exigir a la Fuerza Armada "no obedecer o ejecutar ningún acto contrario a la Constitución". AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)