La crisis política en Venezuela

Volvió de los calabozos de Maduro: "no les temo"

“Tuve que coserme los labios, (...) no cuento una película”.

Gilber Caro: el ex preso político junto a Lilián Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López, en una manifestación en Caracas. Foto: Reuters
Gilber Caro: el ex preso político junto a Lilián Tintori, esposa del líder opositor Leopoldo López, en una manifestación en Caracas. Foto: Reuters

El diputado opositor Gilber Caro pasó casi año y medio encerrado en algunas de las más temidas cárceles de Venezuela, donde contó que perdió 18 kilos, se enfermó, y que hasta llegó a coserse la boca para cumplir con una huelga de hambre.

Y pese a asegurar que estuvo confinado en oscuros calabozos y que llegó a dormir esposado por más de una semana, este dirigente del partido opositor Voluntad Popular dice que la experiencia le sirvió para reafirmar su convicción política.

Caro, de 43 años, fue liberado a inicios de mes junto con otros opositores de una lista de más de 400 personas presas en los últimos años por movilizarse contra el gobierno de Nicolás Maduro.

Aunque para Caro no era la primera vez en prisión —estuvo preso una década sentenciado por un delito que afirma no cometió— destacó los maltratos que sufrió en los últimos meses, como haber recibido poca comida y agua y la prohibición de ver a familiares o abogados.

"Puedo hablar de las dos experiencias. Aunque el encierro es el mismo, aquí el encierro también quieren hacértelo en tu pensamiento", contó a Reuters. "Lo que pude vivir fue el aislamiento total".

Caro fue apresado en enero del 2017 acusado de traición a la patria y posesión de material de guerra, caso del que no puede hablar debido a las restricciones impuestas por los tribunales para su liberación, y fue llevado a la cárcel 26 de julio en el estado Guárico. Luego pasó a los penales Fénix en el estado Carabobo y Fénix en el estado Lara.

"Debe saber Venezuela que este señor (Caro) fue capturado con armas y explosivos de Cúcuta, con dólares. Venía a cometer atentados homicidas y terroristas contra la propia oposición", afirmó Maduro después de la detención.

El excarcelamiento de Caro y otros activistas sucedió luego de que Maduro prometió liberar a presos que no hubiesen cometido crímenes graves, en un gesto que dijo buscaba la reconciliación nacional poco después de haber sido reelegido en unas polémicas elecciones no reconocidas por gran parte de la comunidad internacional.

El gobierno niega que los detenidos sean presos políticos y afirma que fueron encarcelados por cometer crímenes violentos durante protestas antigubernamentales.

Caro relató que en una ocasión, debido a un supuesto intento de fuga, fue trasladado una madrugada a otra cárcel, que recordó como la peor etapa de su cautiverio. "Me quitan los libros, me quitan todo. Duré 10 días durmiendo esposado", rememoró, contando que vivió un motín en el recinto penitenciario Fénix Lara que acabó dejando 11 muertos.

En otra oportunidad se negó a comer y llegó a medidas extremas para mantener su voluntad. "Tuve que coserme los labios y dure casi cinco días en la huelga (de hambre) y me dio un cólico nefrítico (...). No estoy contando una película ni una mentira", comentó.

Un portavoz del Ministerio de Prisiones, Franklin Suárez, negó que Caro haya cosido sus labios porque "no hay agujas" en prisión.

Después de la liberación de otras 43 personas el miércoles, la expresidenta de la oficialista Asamblea Constituyente y flamante vicepresidenta, Delcy Rodríguez, dijo que más de 200 personas fueron liberadas desde diciembre. Pero organizaciones de derechos humanos aseguran que aún hay entre 300 y 400 encarcelados por motivos políticos.

Caro contó que estuvo en una celda en la que colgó carteles con frases positivas y que ha perdonado a quienes lo encerraron. Insiste que seguirá buscando que se haga justicia y que se restaure la plena democracia en el país, sin temor de volver tras las rejas. "Siento que estoy haciendo lo correcto (...). Ellos no me pueden infundir temor", afirmó.

El régimen destierra a Perú a uno de los presos políticos liberado

El régimen de Nicolás Maduro desterró a Perú a uno de los presos políticos liberados esta semana. Vilca Fernández, de 34 años, es un ex líder estudiantil opositor que estaba detenido desde el 31 de enero de 2016 bajo acusaciones de "instigación al odio y difusión de información falsa", luego de haber escrito un tuit contra el oficialista Diosdado Cabello que decía "tienes los días contados en el poder". Fernández, cuyo padre es peruano, estuvo detenido en El Helicoide, la sede del Servicio Bolivariano de Inteligencia Nacional (Sebin), donde fue víctima de torturas. A su llegada a Lima, aseguró que su expulsión "es una demostración del temor que hay a algo que es inevitable, que es precisamente el cambio y el regreso de toda la diáspora a nuestra tierra". También dijo que su liberación era algo que "imaginaba" porque "existían indicios por parte del régimen (de Maduro) de hacer algo distinto de lo que había hecho con algunos de mis compañeros que habían sido liberados días pasados". El ex líder estudiantil sostuvo que se encuentra "bien" por estar fuera de la cárcel, aunque presenta aún "algunos problemas serios de salud" que espera superar "respirando aires de libertad".

Por su parte, el Ministerio de Relaciones Exteriores de Perú señaló, en un comunicado, que la liberación de Fernández "fue resultado del esfuerzo conjunto de su padre, organismos de defensa y protección de los derechos humanos y la Cancillería peruana, así como de políticos y amigos cercanos".

"La Cancillería, a través del Consulado General del Perú en Caracas, brindó al señor Vilca Fernández la asistencia consular correspondiente, coordinando su inmediato traslado a nuestro país", agregó. Exteriores también hizo un llamado "para que se libere a todos los presos políticos y se restablezca el Estado de derecho en ese hermano país". EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º