POR PRIMERA VEZ

El virus del Ébola alcanzó una zona urbana en Congo

La OMS dijo que la situación es “muy preocupante”.

El nuevo brote de ébola se detectó el 8 de mayo. Foto: Reuters
El nuevo brote de ébola se detectó el 8 de mayo. Foto: Reuters

El virus del Ébola que azota a la República Democrática del Congo (RDC) entró esta semana en una nueva fase y alcanzó por primera vez una zona urbana, donde la Organización Mundial de la Salud (OMS) confirmó al menos un caso que considera "muy preocupante".

Este caso se dio en Mbandaka, la capital de la provincia del Ecuador, ciudad de 1,2 millones de habitantes y que se encuentra junto al río Congo, a unos 650 kilómetros de la capital del país, Kinshasa.

Hasta ahora, todos los casos de ébola se habían detectado en la zona rural de Bikoro, también en la provincia de Ecuador, a unos 150 kilómetros de Mbandaka.

"La llegada del ébola a una zona urbana es muy preocupante", declaró Matshidiso Moeti, director regional de la OMS para África.

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, se refirió a "una evolución preocupante".

"Calculamos en más de 300 las personas que estuvieron en contacto directo o indirecto con personas contaminadas por el virus Ébola en Mbandaka", declaró a la AFP un médico de un hospital general de la ciudad.

Según autoridades citadas por Médicos Sin Fronteras (MSF), 514 personas habrían estado en contacto con casos conocidos de enfermos de ébola.

Las autoridades de la RDC declararon un nuevo brote de ébola el 8 de mayo en el noroeste del país, cerca de la vecina República del Congo.

La OMS tiene registrados 44 casos (3 confirmados, 20 probables, 21 sospechosos), 23 de ellos mortales, según un portavoz. Hasta ahora todos los casos confirmados de ébola se registraron en una zona rural de difícil acceso en la región de Bikoro.

Situada en la intersección de varios ríos, en particular el Congo y el Ubangui, Mbandaka abastece Kinshasa en pesca y caza por la vía fluvial y el tráfico de barcos es intenso.

Según un corresponsal de la AFP en el lugar, las autoridades no han tomado disposiciones para controlar los desplazamientos.

En Mbandaka, la despreocupación constatada este jueves por la mañana se volvió pánico al mediodía, cuando la población se enteró por la radio de la confirmación de un caso de ébola en la ciudad.

A la entrada de los bares, restaurantes improvisados y edificios públicos, la gente hace fila para lavarse las manos con jabón líquido. "Busco un barco para irme de Mbandaka (por el río Congo)", declaró Constantine Boketshu, esposa de un militar.

En el aeropuerto, los agentes del ministerio de Salud toman la temperatura a los viajeros con ayuda de termó- metros láser, pero en los puertos de la ciudad no son controlados.

Este es el noveno brote de ébola que golpea a la República Democrática del Congo desde que se descubrió el virus en 1976 en este país, cuando entonces se denominaba Zaire.

La enfermedad —que se transmite por contacto directo con la sangre y fluidos corporales de personas o animales infectados— causa hemorragias graves y puede tener una tasa de mortalidad del 90 por ciento.

Sus primeros síntomas son fiebre repentina y alta, debilidad intensa y dolor muscular, de cabeza y de garganta, además de vómitos.

La epidemia de ébola más violenta de la historia golpeó África occidental entre finales de 2013 y 2016, y causó más de 11.300 muertos entre 29.000 casos censados, más del 99% en Guinea, Liberia y Sierra Leona.

El gobierno congoleño, que anunció el nuevo brote el pasado día 8, ha autorizado la vacuna, llamada Vsv EBOV y fabricada por la empresa farmacéutica Merck, que aún no tiene licencia oficial, a pesar de que se han efectuado pruebas piloto en Guinea.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)