LA GUERRA DE LAS BANDAS NARCOS

Violencia en México: 5 cadáveres en un auto

Sigue la conmoción por los tres estudiantes asesinados y disueltos en ácido por bandas de narcos.

Estudiantes: cientos salieron a la calle a pedir que se aclare el asesinato de sus tres compañeros. Foto: AFP
Estudiantes: cientos salieron a la calle a pedir que se aclare el asesinato de sus tres compañeros. Foto: AFP

México sigue conmovido por la ola de violencia que han desatado organizaciones criminales vinculadas al narcotráfico. Cuando todavía los mexicanos no salían del golpe por la confirmación del asesinato de tres estudiantes cuyos cuerpos intentaron desaparecer disolviéndolos en ácido, ayer miércoles se despertaron con la noticia de que cinco cadáveres fueron encontrados en un automóvil abandonado en el balneario de Cancún.

Algunos de los cuerpos se encontraban en la parte trasera del vehículo y otros en la cajuela, informó la policía.

A principios de enero más de 5.000 elementos de seguridad fueron des-plegados en varios puntos violentos de México, entre ellos Cancún, donde se ha registrado un repunte de la violencia criminal.

El martes la fiscalía de Quintana Roo, estado al que pertenece Cancún, reportó la detención de tres policías y de otras dos personas acusadas del secuestro de cuatro colombianos de los que aún no se sabe su paradero. Los uniformados "presuntamente se encuentran ligados" a un grupo criminal, apuntó la fiscalía el martes.

Además de Cancún, la violencia derivada del narcotráfico ha llegado a otros destinos turísticos importantes como Los Cabos, en Baja California Sur.

Estudiantes.

El caso de los cinco cuerpos en el vehículo de Cancún surge apenas dos días después de que se confirmara el asesinato de tres estudiantes desaparecidos hace un mes.

El martes cientos de personas marcharon en la ciudad de México y en Guadalajara, reclamando pleno esclarecimiento de este caso.

Tras permanecer desaparecidos por más de un mes, la fiscalía del estado de Jalisco confirmó el lunes la muerte de Salomón Aceves Gastélum (25 años), Daniel Díaz (20) y Marco Ávalos (20), quienes fueron secuestrados y torturados. Posteriormente, los asesinos intentaron desaparecer sus cuerpos disolviéndolos en ácido.

Los manifestantes repetían el grito "no son tres, somos todos", convertido en lema de la indignación que propició el caso. El presidente Enrique Peña Nieto se comprometió a castigar a los culpables y "combatir el crimen con eficacia".

Hasta el galardonado cineasta mexicano Guillermo del Toro, nacido en Guadalajara, estado de Jalisco, y quien había exigido públicamente la localización de los jóvenes, expresó su consternación. "Las palabras no alcanzan para entender la dimensión de esta locura. Tres estudiantes son asesinados y disueltos en ácido. El porqué es impensable, el cómo es aterrador", escribió en Twitter Del Toro, ganador del Oscar este año como mejor director.

En Ciudad de México, unos 800 jóvenes se concentraron en el céntrico Paseo de la Reforma y marcharon hasta el ministerio de Gobernación (Interior), exigiendo que la autoridad brinde certezas sobre los autores y las causas del crimen.

"No somos delincuentes, somos estudiantes", fue el grito reiterado de los manifestantes.

Según cifras oficiales, hasta 2017 se contabilizaban en México 33.513 personas desaparecidas.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º