EUROPA 

España espera "semanas muy duras" por el COVID-19 y aplicó semiconfinamiento

Madrid registró en las últimas 24 horas 794 nuevos positivos, un número diario que las autoridades regionales pretenden hacer bajar con un plan especial.

La presidenta regional de Madrid, Isabel Díaz con el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez. Foto: AFP.
La presidenta regional de Madrid, Isabel Díaz, con el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez. Foto: AFP.

El coronavirus sigue creciendo con fuerza en España y este fin de semana dejó 168 fallecidos y 30.663 nuevos contagios, según los últimos datos oficiales. Un tercio de ellos concentrados en Madrid (11.991 desde el viernes), donde este lunes entraron en vigor las nuevas restricciones para frenar el avance de la enfermedad.

El presidente de España, Pedro Sánchez, señaló este lunes que “Madrid necesita un plan especial” por su situación y sus características, según informó El País de Madrid. “Vienen semanas muy duras” advirtió e insistió en que no tiene intención de “tutelar” o “sustituir” al gobierno de la capital, que mantendrá intactas sus competencias y llevará el grueso de las decisiones.

De acuerdo a los cifras ofrecidas este lunes por el Ministerio español de Sanidad, Madrid registró en las últimas 24 horas 794 nuevos positivos, un número diario que las autoridades regionales pretenden hacer bajar con un plan especial que ya han comenzado a elaborar en colaboración con el Gobierno central.

Ese fue el principal acuerdo al que llegaron el jefe del Ejecutivo español, el socialista Sánchez, y la conservadora Isabel Díaz Ayuso, presidenta regional de Madrid, en el encuentro que mantuvieron hoy para coordinar la ayuda que ponga freno a la expansión de la epidemia en la comunidad autónoma madrileña, una de las regiones más afectadas del mundo.

En ese "plan especial" Sánchez se comprometió a colaborar con medios de rastreo del virus adicionales, de desinfección, logísticos, sanitarios, y de reforzamiento de la capacidad hospitalaria.

Un periodista de televisión se somete a pruebas de COVID-19 en un laboratorio de pruebas móvil en España. Foto: AFP.
Un periodista de televisión se somete a pruebas de COVID-19 en un laboratorio de pruebas móvil en España. Foto: AFP.

Rechazo al estado de alarma. 

Madrid, con 6,6 millones de habitantes, es la región más afectada por esta segunda ola de coronavirus en España y sus contagios duplican a la media nacional y está considerado un motor económico para toda España.

Por eso la presidenta regional ha rechazado en todo momento la activación de la figura del estado de alarma, que supone un confinamiento total, y hoy lo volvió a hacer, ya que eso sería "la muerte" para la comunidad autónoma madrileña, dijo en rueda de prensa Díaz Ayuso, aunque no descartó aplicar restricciones de movilidad a otras zonas de Madrid si "funcionan" y hay una "proyección preocupante" en otros lugares.

En la misma comparecencia, Sánchez no descartó "otros escenarios" ante la evolución de la pandemia, pero garantizó que la respuesta que ofrezca el Gobierno será siempre "proporcional".

El sur de Madrid amaneció este lunes con fuertes medidas para limitar la movilidad, que afecta a 850.000 habitantes repartidos por seis distritos de la capital española, sobre todo en el sur, y otros siete municipios de la región, con el objetivo de frenar a expansión de la COVID-19.

Este semiconfinamiento, que afecta a las zonas más deprimidas y más pobladas de Madrid, supone que solo se podrá salir de las zonas afectadas para actividades imprescindibles, como ir a trabajar, acudir la universidad o cuidar a un mayor.

Ancianos españoles charlan en una plaza del barrio de Vallecas en Madrid en septiembre. Foto: AFP.
Ancianos españoles charlan en una plaza del barrio de Vallecas en Madrid en septiembre. Foto: AFP.

La primera jornada transcurrió sin incidencias reseñables. Para que se cumplan estas restricciones se han desplegado 200 agentes, que hoy y mañana harán controles aleatorios que serán en principio informativos.

Además, hoy entraron en vigor otras medidas como la limitación de reuniones a seis personas, la reducción de aforos al 50%, los velatorios se limitan a quince personas al aire libre y a diez en sitios cerrados, el aforo de los lugares de culto se rebaja a un 33% de la capacidad máxima y se cierran parques y jardines.

Tanto los vecinos de las zonas afectadas como los partidos de la oposición critican estas decisiones del Ejecutivo regional, al considerar que son discriminatorias e ineficaces y exigen reforzar la atención primaria y más "rastreadores", personal sanitario que se encarga de detectar los contactos de las personas infectadas.

Un incremento "clarísimo, pero desigual"

En general, España está experimentando "un incremento clarísimo de casos" de COVID, aunque no todas las regiones están en la misma fase de extensión de los contagios, reconoció este lunes en rueda de prensa el epidemiólogo Fernando Simón, portavoz sanitario para la pandemia.

Simón aseguró que este aumento de casos puede denominarse "segunda ola", pero incidió en que no todas las comunidades autónomas españolas están en la misma fase, ya que algunas registran descensos de casos.

Después de Madrid, las regiones españolas que mayor número de contagios concentran son el País Vasco, con 368, y Navarra, con 362, ambas en el norte español.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error