BOLIVIA

Un viceministro del gobierno boliviano fue asesinado por mineros

Rodolfo Illanes había sido secuestrado por los manifestantes de las cooperativas mineras, que se oponen a una ley que estimula la formación de sindicatos, promulgada por Evo Morales.

Rodolfo Illanes, el viceministro asesinado. Foto: Reuters.
Rodolfo Illanes, el viceministro asesinado. Foto: Reuters.
Enfrentamientos en las carreteras entre mineros y policías. Foto: Reuters.
Enfrentamientos en las carreteras entre mineros y policías. Foto: Reuters.
Enfrentamientos en las carreteras entre mineros y policías. Foto: Reuters.
Enfrentamientos en las carreteras entre mineros y policías. Foto: Reuters.
Enfrentamientos en las carreteras entre mineros y policías. Foto: AFP.
Enfrentamientos en las carreteras entre mineros y policías. Foto: AFP.
Enfrentamientos en las carreteras entre mineros y policías. Foto: AFP.
Enfrentamientos en las carreteras entre mineros y policías. Foto: AFP.
Enfrentamientos en las carreteras entre mineros y policías. Foto: AFP.
Enfrentamientos en las carreteras entre mineros y policías. Foto: AFP.

El cadáver del viceministro boliviano de Régimen Interior, Rodolfo Illanes, quien fue asesinado a golpes cuando se encontraba secuestrado por mineros, fue rescatado este viernes en el altiplano y trasladado a La Paz, donde se le practicará la autopsia, informaron fuentes oficiales.

El Procurador General del Estado, Héctor Arce, y el ministro de Trabajo, Gonzalo Trigoso, recibieron el cuerpo de Illanes en la ciudad de El Alto, vecina de La Paz, alrededor de las 02:30 hora local, indicó a Efe una fuente de la Procuraduría.

El cadáver llegó a La Paz en una ambulancia escoltada por policías y se encuentra en una clínica privada donde es sometido a una autopsia, agregó la fuente.

Según una observación inicial del cuerpo, Illanes exhibe varios golpes en la cabeza, particularmente en la nuca, añadió la fuente.

Arce declaró a unos periodistas que Illanes era "un hombre bueno, una vida sana" que intentó buscar una solución al conflicto que mantienen los mineros cuando el jueves se dirigió a Panduro, a 180 kilómetros de La Paz, para reunirse con ese sector.

El ministro boliviano de Gobierno (Interior), Carlos Romero, confirmó la noche del jueves que Illanes fue "cobarde y brutalmente asesinado" cuando estaba secuestrado por los mineros.

Romero dijo que Illanes solicitó ir a Panduro para abrir un espacio de diálogo con los manifestantes de las cooperativas mineras que bloquean las carreteras para oponerse a una ley promulgada por el presidente Evo Morales.

Los mineros rechazan la norma porque estimula la formación de sindicatos en las cooperativas, lo que consideran perjudicial para el funcionamiento de ese tipo de organizaciones.

Morales se reunió esta mañana en el Palacio de Gobierno con sus ministros del área política y en el correr del día dará una conferencia de prensa.

Las cooperativas mineras funcionan con alrededor de 150.000 afiliados, de los que una minoría son patrones y dirigen a decenas de miles de obreros que trabajan en condiciones precarias.

El ministro de Defensa, Reymi Ferreira, dijo a un canal de televisión que el crimen no quedará impune y que se ha identificado a los cabecillas en el marco de las investigaciones del caso.

Aseguró que en la noche del jueves se detuvo a entre "100 o 120 dirigentes de la zona", en coordinación con la Fiscalía.

Según Ferreira, el presidente Morales "está profundamente conmovido" y en el gabinete están con mucho dolor porque Illanes era un viceministro "muy querido".

Simultáneamente, la Federación Nacional de Cooperativas Mineras (Fencomin) denunció la muerte por heridas de bala, también en Panduro, de Ruben Aparaya Pillco, de la mina Viloco, aunque las autoridades no han logrado confirmar este deceso.

No obstante, fuentes periodísticas señalaron que el cuerpo del minero era velado en la carretera entre La Paz y Oruro.

Además, la Fiscalía recibió el cadáver de Severino Ichota, de 45 años, otro minero fallecido por heridas de bala el miércoles en los choques cerca de la localidad de Kami, en Cochabamba.

En la zona de Sayari, también en Cochabamba, los cooperativistas velaron en una carretera el cadáver de la primera de las víctimas mortales de los enfrentamientos, Fermín Mamani, según constató Efe.

La escalada de violencia, que comenzó el martes en varias rutas, derivó en un número indeterminado de policías y mineros heridos y en al menos tres casos de periodistas lesionados por pedradas.

Los mineros usaron cargas de dinamita, piedras y palos para hacer frente a los policías en Panduro, como hicieron el miércoles y el martes, cuando también se registraron heridos en ambos bandos.

El Gobierno denunció que los mineros mantienen como rehenes en Kami a los suboficiales Germán Aruquipa Acarapi, de 63 años, y David Mamani, de 37 años, que cumplían labores de seguridad ciudadana.

Los mineros han exigido la liberación de sus detenidos a cambio de entregar a los agentes, como hicieron hace dos semanas en las primeras jornadas de violencia de este conflicto.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)