CLASIFICACIÓN

De verde a rojo, los escenarios para ponerle fin a la pandemia del COVID-19

El consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, pronosticó ayer domingo que en “un año” el mundo volverá la “vida normal”.

Vacunación contra el COVID-19 en India. Foto: AFP
Vacunación contra el COVID-19 en India. Foto: AFP

El mundo se pregunta si ya empezó a pasar página con el COVID-19, al menos en los países donde la vacunación ya cubre a la mayoría de la población.

Estos son los escenarios, clasificados en colores.

Verde: razones para una esperanza. La epidemia parece estancarse en Europa, tras los picos provocados por la variante Delta. Y a nivel mundial, la OMS destacó en la semana del 6 de septiembre “la primera bajada sustancial de los casos semanales en más de dos meses”.

“Creo que en una gran parte del planeta la pandemia entra en su fase final”, estimó en Twitter el profesor François Balloux, del University College de Londres. “Habrá brotes epidémicos en los próximos meses y años, pero no preveo oleadas comparables a las que vivimos en los últimos 18 meses”, dijo.

Naranja: razones de ser prudente. A pesar de la mejora actual, el final de la pandemia no está aún a la vista, consideran la mayoría de científicos, desconfiados tras desilusiones precedentes.

“Es demasiado pronto decir eso para el conjunto del planeta, aunque es cierto en las partes del mundo más vacunadas”, asegura el virólogo británico Julian Tang, que señaló “importantes desigualdades en términos de vacunación”, según los países. “Menos del 2% de la población de los países más pobres ha recibido al menos una dosis de vacuna”, añadió Antoine Flahault.

En Sudamérica, 231 millones de personas han recibido una primera dosis de vacuna anticovid, más de 132 millones tienen el esquema completo de dos dosis y casi 9 millones se aplicaron la inmunización de dosis única, según la Organización Panamericana de la Salud (OPS) de la semana pasada. Mientras que Chile y Uruguay tienen muy buena cobertura de vacunación, por encima del 60% o 70%, otros países siguen más atrasados, como Ecuador, Argentina y Brasil, con tasas de apenas el 30%.

Rojo: razones para seguir inquieto. La variante delta es la dominante en el mundo actualmente. “Si una mutación de la variante delta la convierte en más resistente ante las vacunas existentes, eso podría afectar a la evolución favorable actual”, explicó el epidemiólogo Antoine Flahault.

“Una proporción importante de países pobres no está vacunada, lo que puede llevar a oleadas en esos países”, agregó.

Un año

El consejero delegado de Pfizer, Albert Bourla, pronosticó ayer domingo que en “un año” el mundo volverá la “vida normal” tras la pandemia de COVID-19, aunque consideró probable que haya que vacunarse anualmente contra la enfermedad, aseguró en la cadena televisiva ABC.

Bourla precisó que eso no significa que no haya nuevas variantes, pero que las vacunas permitirán controlar la propagación del virus. A su juicio, ese es el escenario más probable: control de la pandemia, con vacunación anual.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados