INMIGRACIÓN

“No vengan”; Biden trata de frenar crisis fronteriza

El mandatario dijo ayer que planea visitar la frontera con México "en algún momento" para incentivar a los migrantes a que soliciten asilo desde sus países de origen.

Frontera entre México y Estados Unidos. Foto: Reuters.
Frontera entre México y Estados Unidos. Foto: Reuters.

La frontera está cerrada": a la defensiva y señalado por haber provocado la llegada de miles de migrantes, el gobierno de Joe Biden buscaban ayer en todos los frentes para tratar de tranquilizar sobre su capacidad para manejar la primera gran crisis de su presidencia.

El mandatario de Estados Unidos fue elegido especialmente por su promesa de cerrar el complicado capítulo de la pandemia y de la crisis económica que ha generado.

Pero apenas dos meses después de su llegada a la Casa Blanca, a Biden le acusan los republicanos, y también algunos demócratas, de haber creado un efecto “llamada” en la frontera con México que ha derivado en una crisis migratoria a la que no quiere llamar por su nombre.

De hecho, el mandatario dijo ayer que planea visitar la frontera con México "en algún momento" para incentivar a los migrantes a que soliciten asilo desde sus países de origen.

Consultado sobre qué más podría hacerse para convencer a las familias migrantes de que no crucen la frontera, Biden dijo a periodistas: "Mucho más, estamos en proceso de hacerlo ahora, como asegurar que podamos restablecer lo que teníamos antes, que puedan quedarse en un lugar y realizar su solicitud desde sus países de origen".

"Estamos expulsando a familias, estamos expulsando a adultos solos", afirmó ayer el jefe del Departamento de Seguridad Interior (DHS), Alejandro Mayorkas, quien se ha multiplicado para repetir este mensaje en cuatro cadenas estadounidenses. "La frontera está cerrada", insistió.

Primer latino a cargo de la política migratoria estadounidense, Mayorkas reconoció a mitad de marzo que se preveía la llegada de un flujo histórico de migrantes, el más importante en 20 años, a la frontera entre México y Estados Unidos.

Oleada

Miles de centroamericanos tratan de llegar a Estados Unidos atraídos por el efecto “llamada” del nuevo presidente, pero siguen siendo expulsados de forma masiva hacia México. La situación ha calentado la frontera como nunca en los últimos años.

Legisladores de todo el espectro políticos lamentaron el mensaje del gobierno. Varios migrantes instalados en la frontera dijeron que su llegada a Estados Unidos respondía, en parte, a la promesa de Biden de implementar una política más "humana".

La administración demócrata intenta rectificar ahora su mensaje y evita hablar de una "crisis" refiriéndose únicamente a "problemas en la frontera".

"Puedo decir claramente: no vengan", lanzó el martes el presidente a quienes estén pensando en emprender viaje.

Además de la llegada de migrantes, la suerte de los menores solos ocupa el centro de la polémica.

Biden se comprometió a terminar con "una vergüenza moral y nacional" heredada de su predecesor, refiriéndose a la separación de miles de familias de migrantes de las que centenares no han logrado reunirse todavía.

Pero, a pesar de que los niños ya no están siendo separados de sus padres, Estados Unidos está confrontado a la llegada de una cantidad importante de menores solos y no logran explicar cómo pretenden ocuparse de ellos.

“Tomamos la decisión de no expulsar a niños pequeños vulnerables", reafirmó ayer Mayorkas en CNN.

El responsable no desmintió la cantidad de 5.200 niños actualmente retenidos en los centros destinados a los adultos en la fronteras, muy por encima del pico registrado bajo la presidencia de Trump. Más de 600 permanecen allí desde hace más de diez días, pese a que la ley solo autoriza su tránsito durante tres días como máximo.

El senador demócrata Chris Murphy contó el viernes, tras su visita a uno de estos controvertidos centros, que "centenares de niños" estaban "hacinados en grandes estancias abiertas".

“Tuve que aguantarme las lágrimas cuando una niña de 13 años se puso a llorar desconsoladamente. Estaba asustada, tras ser separada de su abuela y sin sus padres", relató.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados