UN PAÍS EN CRISIS

En Venezuela, la violencia mató más que la pandemia de COVID-19 este año

El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), que presentó su informe anual ayer martes, indicó que en 2020 se registraron 11.891 muertes violentas, 45,6 por cada 100.000 habitantes.

Las temidas Fuerzas de Acciones Especiales del régimen chavista. Foto: Archivo
Las temidas Fuerzas de Acciones Especiales del régimen chavista. Foto: Archivo

Con casi 12.000 muertes, la violencia en Venezuela fue más letal que la pandemia de COVID-19, según una ONG que es referencia en el país ante la falta de cifras oficiales sobre criminalidad.

El Observatorio Venezolano de Violencia (OVV), que presentó su informe anual ayer martes, indicó que en 2020 se registraron 11.891 muertes violentas, 45,6 por cada 100.000 habitantes.

Eso implica una reducción con respecto a los datos publicados por la ONG en 2019, cuando hubo 16.506 muertes por causas violentas, lo que arrojó una cifra de 60,3 por cada 100.000 habitantes.

Esta reducción se explica fundamentalmente por la pandemia. De todos modos, Venezuela es aún el país con más muertes violentas en América Latina.

“En el año 2020, Venezuela ha sido azotada por dos epidemias: la del COVID-19 y también la epidemia de la violencia”, dijo Roberto Briceño-León, presidente del OVV.

“Cuando uno observa los datos encontramos que la epidemia de la violencia resultó 11 veces más letal que la epidemia del COVID-19”, añadió citando una estadística de 4 personas muertas por la pandemia por cada 100.000 habitantes.

El régimen venezolano reportó hasta el lunes 1.018 fallecidos por el virus.

Del total de muertes violentas, 4.231 (35,5%) fueron a manos de policías en lo que se clasifica como “resistencia a la autoridad”, por encima de los homicidios, que cerraron en 4.153 y las llamadas “muertes en averiguación”, 3.507.

Una nueva jornada de violencia sacude a Venezuela. Foto: Reuters
Venezuela vivió ayer otra jornada de violencia. Foto: Reuters (Archivo)

Esto llevó a Briceño-León a denunciar una “epidemia de violencia policial”, puesto que desde 2016 ha habido “un aumento sostenido de la letalidad policial” y, desde entonces, “cada año hay más víctimas por haberse resistido a la autoridad que los homicidios de cualquier otro tipo”.

“Por primera vez fueron más los muertos por la policía que los asesinados por los delincuentes”, resaltó Briceño-León. “En 18 municipios del país no hubo homicidios cometidos por delincuentes, pero sí hubo víctimas de violencia policial”, ejemplificó.

En 2016, “por cada 10 homicidios hubo 28 personas que fallecieron en actuaciones policiales que calificaron como muertes por haber resistido a la autoridad”, explicó. La cifra creció a 34 por cada 100 homicidios en 2017, 72 en 2018 y 88 en 2019. En 2020, por primera vez hubo más muertos a manos de policías que por los delincuentes: 101 casos provocados por los agentes, por cada 100 homicidios delincuenciales.

La mitad de las muertes fueron cometidas por el cuerpo de investigaciones criminalísticas (CICPC) y la Policía Nacional, a través de la temida Fuerza de Acciones Especiales (FAES), que la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, pidió disolver tras denuncias de miles de ejecuciones extrajudiciales.

El OVV destacó una reducción “importante” de “las oportunidades del delito” debido a la crisis en Venezuela, cuya economía se redujo a la mitad y enfrenta una hiperinflación. “Pero también se vaciaron las ciudades (por la pandemia) y eso restringió las ocasiones para el delito”, siguió Briceño-León.

Entre los muertos a manos de la policía en 2020, hay 82 adolescentes entre 12 y 17 años y tres niños menores de 11 años “que supuestamente murieron por resistirse a la autoridad”.

Briceño-León señaló por otra parte un aumento en el uso de armas blancas y violencia doméstica, y reportó al menos 1.150 suicidios en el año: tres cada día, 22 cada semana.

Rusia envía 10 millones de la vacuna Sputnik V

Rusia suministrará a Venezuela 10 millones de dosis de la vacuna Sputnik V contra el COVID-19, informó ayer martes Kiríl Dmítriev, presidente del Fondo de Inversiones Directas de Rusia (FIDR). “Ellos han dicho que están dispuestos a comprar 10 millones de dosis. Eso, sin duda, se extenderá durante medio año o incluso un poco más”, dijo Dmítriev a la televisión pública rusa. Dmítriev agregó que el FIDR se encuentra en estrecho contacto con el Gobierno venezolano con el fin de “empezar el suministro cuanto antes”. Venezuela ha sido escenario desde un principio de los ensayos clínicos de la vacuna rusa, cuya eficacia es del 91,4%, según los resultados de la tercera fase. Venezuela superó la pasada semana el millar de muertos por COVID-19, según cifras oficiales, aunque se estima que murieron muchos más.

El régimen denuncia un plan “terrorista”
Nicolas Maduro anunció que Venezuela participará en la fase 3 de la vacuna rusa contra el COVID-19 . Foto: EFE

El régimen de Nicolás Maduro aseguró ayer martes que frustró un plan “terrorista” que generaría violencia en los próximos días para impedir la instalación del nuevo Parlamento, y por el que acusó al líder opositor Leopoldo López y a “la derecha” venezolana.

“Lo que tenían planificado era que no se instalara la Asamblea Nacional el 5 de enero”, dijo en una alocución televisada la ministra de Interior, Carmen Meléndez.

La funcionaria del régimen mostró como “prueba” de sus denuncias un vídeo en el que se aprecia a un joven que se identifica como Ronald Flores señalar que sostuvo en Riohacha (departamento colombiano de La Guajira) una reunión con disidentes venezolanos y tres funcionarios de la inteligencia colombiana, en la que se planificaron acciones en Venezuela entre el 27 de diciembre y el 5 de enero de 2021.

Flores señaló en el vídeo que en esa reunión se acordó el “ataque” al Complejo Refinador de Amuay -que tiene capacidad instalada para procesar casi 1.000.000 de barriles de petróleo al día-, a la Central Hidroeléctrica de Guri, la principal del país, así como el asesinato de un gobernador y del fiscal general, Tarek Saab.

Además, el joven apuntó que en la reunión se hizo saber que estas “directrices” provenían de un encuentro previo entre Leopoldo López, el presidente colombiano Iván Duque y el expresidente de ese país, Álvaro Uribe.

En este sentido, Meléndez dijo que es “pública, notoria y comunicacional” la visita que hizo López a Colombia a principios de mes, donde sostuvo reuniones con Duque, Uribe y la alcaldesa de Bogotá, Claudia López.

Sin embargo, la ministra no aclaró por qué las reuniones de López y estos políticos colombianos constituyen en sí mismas pruebas de algún delito.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados