LA PANDEMIA DEL CORONAVIRUS

En Venezuela todos preguntan por las dosis de la vacuna Sputnik V

El régimen de Nicolás Maduro acordó el envío de 10 millones de vacunas contra el COVID-19, pero solo recibió 1,4 millones de Rusia.

Vacuna Sputnik V de Rusia. Foto: Reuters.
Vacuna Sputnik V de Rusia. Foto: Reuters.

A la lentitud de la vacunación contra el COVID-19 en Venezuela, se suma la escasez de la Sputnik V. El régimen de Nicolás Maduro acordó con Rusia el envío de diez millones de dosis y solo se recibieron, de forma pública, 1.430.000. La vacuna parece hoy en Venezuela un fantasma.

El retraso se registra desde hace semanas y las autoridades del país aún no se han pronunciado, pese a que muchos ciudadanos -la mayoría de más de 60 años- debían inyectarse la segunda dosis a los 21 días, pero llevan casi dos meses en espera.

Rusia ha dicho que el tiempo de inoculación entre la primera y segunda dosis puede ser de hasta 180 días, pero el silencio y la falta de datos sobre la llegada de un nuevo lote de vacunas mantienen a la población bajo “incertidumbre” y “preocupada”, dijo a EFE el director de la ONG Médicos Unidos, Jaime Lorenzo.

El doctor señaló que, “si hubiera un plan de vacunación” ordenado y público en Venezuela, este error de gestión de las dosis recibidas, sin tener garantías para completar la pauta, no se registraría. “Si usted tiene un plan de vacunación, debe tener la seguridad de, si van a ser dos dosis, tener las segundas dosis suficientes para cubrir lo que estabas haciendo”, indicó.

En un recorrido por varios puntos de vacunación en Caracas, EFE constató que la Sputnik V está ausente en cada uno de ellos y, aunque los funcionarios se niegan a hablar a las cámaras, confirman que la única vacuna en existencia es la china Sinopharm.

Venezuela ha anunciado acuerdos para adquirir veinte millones de vacunas con Rusia -diez de Sputnik V y diez de EpivacCorona-, doce millones de la Abdala con Cuba, y con el mecanismo Covax, que coordina la Organización Mundial de la Salud (OMS), para un poco más de once millones de dosis, pero no se ha informado públicamente de los convenios con China.

El Gobierno ha difundido la llegada de 1.800.000 dosis de la china Sinopharm, divididas en dos cargamentos, y de 1.430.000 unidades de la Sputnik V en ocho lotes, el último, el pasado 12 de junio.

Según estos datos, Venezuela ha recibido, desde febrero, 3.230.000 vacunas.

El 24 de junio, además, la vicepresidenta Delcy Rodríguez anunció la llegada de un lote de la vacuna cubana Abdala -en fase de ensayo en La Habana-, pero sin detallar la cantidad.

A inicios de julio, Maduro dijo que Venezuela contaba con vacunas en existencia para inmunizar al 20% de la población, es decir, unos seis millones de personas, pero no aclaró cuándo llegaron estos fármacos ni a cuál laboratorio pertenecían.

Desde entonces, las autoridades no han ofrecido más detalles sobre nuevas llegadas.

Hasta el domingo 25 de julio, en Venezuela se había vacunado a un total de 3,6 millones de ciudadanos, de acuerdo con los datos ofrecidos por Maduro, quien prometió inmunizar al 70% de la población este año, unas 22 millones de personas.

El Gobierno ha señalado en reiteradas ocasiones que la demora en la llegada de vacunas se debe a las sanciones que Estados Unidos, la Unión Europea y otros países han impuesto a Venezuela, una carencia que -aseguró- se estaba mitigando gracias a países “amigos”, como Rusia o China. Pero a la fecha, el mayor problema en el proceso de vacunación se presenta, precisamente, por la escasez de la vacuna rusa.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados