El pulso de la calle

Venezuela al rojo: oposición y chavismo miden fuerzas

Guaidó anunció las manifestaciones más grandes de la historia del país.

En los últimos días Maduro se ha mostrado con los militares, arengando a las tropas a defender la "revolución". Foto: AFP
En los últimos días Maduro se ha mostrado con los militares, arengando a las tropas a defender la "revolución". Foto: AFP

Venezuela vive horas decisivas. Para algunos las últimas del régimen de Nicolás Maduro, como vaticinó ayer el presidente colombiano Iván Duque. Lo cierto es que la presión internacional es cada vez más fuerte para que Maduro dé un paso al costado, al tiempo que la oposición gana apoyos y hoy sábado saldrá a las calles del país en respaldo al ultimátum de un grupo de países europeos para que el régimen llame a elecciones libres.

La manifestación opositora, que se anuncia multitudinaria, coincide con la fecha en que el oficialismo recuerda el inicio de la "revolución bolivariana" de Hugo Chávez. Por eso los partidarios del régimen también marcharán hoy para festejar el 20° aniversario de la llegada al poder de Chávez en 1999, fallecido en 2013.

"Debemos ir todos a las calles de Venezuela y el mundo con un objetivo claro: acompañar el ultimátum que dieran miembros de la Unión Europea. Vamos a hacer la marcha más grande en la historia de nuestro continente", instó ayer Guaidó, que el pasado 23 de enero se proclamo presidente encargado con el apoyo de la Asamblea Nacional, único organismo de mayoría opositora pero desconocido por el oficialista Tribunal Supremo de Justicia (TSJ). La Asamblea Nacional había declarado a Maduro "usurpador" del gobierno.

Este choque político en Venezuela se da en el marco de la peor crisis económica de su historia moderna, con una hiperinflación que el FMI proyecta en 10.000.000% este año y su petrolera Pdvsa, corazón de la economía, en default, con una producción en caída libre y estrangulada por sanciones de Estados Unidos. Huyendo de la crisis, en la que también se padece por la escasez de comida y medicinas, unos 2,3 millones de venezolanos (7% de la población), emigraron desde 2015, según la ONU.

"Nicolás destruyó el legado de Chávez", dijo a AFP la exministra chavista Ana Elisa Osorio, parte de un colectivo de disidentes que este jueves propuso un referendo para impulsar elecciones generales como salida negociada al conflicto.

Maduro se mantiene con el apoyo de las Fuerzas Armadas, cuya cúpula le ha jurado lealtad reiteradas veces en los últimos meses, y la asistencia económica y de armamento de Rusia y China, que a su vez son los dos grandes acreedores de Venezuela.

En la región, el régimen chavista tiene como aliados incondicionales a Bolivia, Cuba y Nicaragua, en tanto México y Uruguay se declararon "neutrales" y están embarcados en una estrategia negociadora. En una carta a los presidentes Andrés Manuel López Obrador y Tabaré Vázquez, Guaidó dijo que solo aceptará una negociación para que Maduro traspase el poder.

El resto del contingente, con Estados Unidos a la cabeza, ya tomó partido por Guaidó, al igual que la mayoría de Europa, cuyo parlamento el jueves lo reconoció como presidente legítimo de Venezuela.

Guaidó expuso el jueves su "Plan País", que tiene como ejes frenar la hiperinflación y la emisión de dinero sin respaldo, una nueva política monetaria y renegociación de la deuda externa, de unos 150.000 millones de dólares. Rusia y China, dijo, serán "bienvenidos", así como las inversiones y, como prioridad, la ayuda para sacar al país de la crisis humanitaria.

España, Alemania y Francia, entre otros países europeos, lanzaron un ultimátum a Maduro para que antes de mañana domingo acepte comicios libres o de lo contrario reconocerán a Guaidó como presidente encargado. Maduro ya rechazó este ultimátum, por lo que se espera que la Unión Europea también reconozca a Guaidó.

La jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini, anunció la creación de un Grupo de Contacto de países europeos y latinoamericanos (entre ellos Uruguay) para que en un plazo de "90 días" busque salidas a la crisis.

Sin embargo, en la Casa Blanca dicen que no hay nada que negociar con Maduro. "Este no es momento para el diálogo. Este es momento para la acción", dijo ayer viernes el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, durante un mitin en Florida con exiliados venezolanos. "Ha llegado el momento de terminar la dictadura de Maduro de una vez por todas", agregó en medio de aplausos.

En América del Sur, Colombia lidera la ofensiva contra Maduro, y puso en práctica medidas contra el régimen. Por ejemplo, el cantante y compositor venezolano Omar Enrique no podrá ingresar a Colombia por su cercanía con Maduro. El artista, interprete de éxitos como Déjame acompañarte, integra una lista de más de 200 personas a las que Colombia les impedirá el ingreso por apoyar a Maduro. Enrique tenía programado presentarse en la próxima edición del Carnaval de Barranquilla.

De la "playa bonita" a Guantánamo

John Bolton, el asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump, advirtió a Nicolás Maduro que puede acabar en Guantánamo, donde Estados Unidos tiene una prisión militar para sospechosos de terrorismo, si no abandona pronto el poder.

"Ayer tuiteé que le deseo un retiro largo y tranquilo en una bonita playa lejos de Venezuela. Y cuanto antes aproveche esa oportunidad, más probable será que pueda tener un retiro agradable y tranquilo en una playa bonita en lugar de estar en otra zona playera como la de Guantánamo", dijo Bolton en una entrevista de radio. El asesor de Trump confirmó que Estados Unidos "no" está planeando ninguna intervención militar inminente en Venezuela.

"Le quedan horas a la dictadura"

El presidente de Colombia, Iván Duque, afirmó ayer que a "la dictadura de Venezuela le quedan muy pocas horas" y animó a los gobiernos a endurecer el cerco diplomático sobre Nicolás Maduro.

Duque dijo que ve muy próxima la caída de Maduro ante la presión internacional que lidera Estados Unidos, y se apartó de la propuesta de diálogo que formularon México y Uruguay. "Hoy es digno de aplaudir lo que está viendo el mundo y es que a la dictadura de Venezuela le quedan muy pocas horas, porque hay un nuevo régimen institucional que se está creando gracias al trabajo que han jugado Colombia y otros países", sostuvo el mandatario durante una reunión con gobernadores en la localidad de San Agustín.

"Todas las opciones en la mesa"

El vicepresidente estadounidense, Mike Pence, advirtió ayer a Nicolás Maduro no poner a prueba la determinación de Estados Unidos para que acabe su "tiranía", y reiteró que "todas las opciones están sobre la mesa". "Estados Unidos seguirá ejerciendo toda la presión diplomática y económica para lograr una transición pacífica a la democracia, pero quienes están observando deben saber esto: todas las opciones están sobre la mesa", dijo Pence en un acto en Miami con exiliados venezolanos.

"Maduro hará bien en no poner a prueba la determinación de Estados Unidos. La tiranía de Maduro debe terminar y debe terminar ahora", añadió en medio de gritos y aplausos.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados