LA OEA Y LA CRISIS EN VENEZUELA

Venezuela pide dimisión de Almagro en la OEA

Sesión urgente termina sin que se apruebe decisión política.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Almagro junto al expresidente del gobierno español, José Luis Rodréguez Zapatero Foto: EFE

La canciller de Venezuela, Delcy Rodríguez, pidió hoy la renuncia del secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, al tiempo que anunció que su Gobierno se reserva "las acciones legales a las que tiene derecho".

Preguntada por si, como Bolivia, Venezuela exige la renuncia de Almagro, Rodríguez afirmó: "Nosotros la pedimos pero sabemos que es completamente inservible".

"Porque para que una persona renuncie en un caso como el que se está contemplado, supone un proceso de reflexión interna y ese proceso sin duda alguna debe estar marcado por principios éticos, morales, lo que en criollo llamamos tener vergüenza", dijo la canciller en rueda de prensa tras la sesión de la OEA.

"Y como sabemos que no tiene vergüenza, sabemos que no va a renunciar, y sabemos que la solicitud que con total seriedad se hace para que renuncie, sabemos que no va a atenderla, no tiene principios morales ni éticos", agregó.

Preguntada por si promoverá un proceso de destitución de Almagro de la Secretaría General, Rodríguez evitó dar una respuesta concreta.

"Lo que acontece tiene una dimensión jurídico legal muy importante, Venezuela tiene acceso a todas las posibilidades de defensa que le corresponden, no solamente Venezuela, pareciera paradójico que Venezuela sea la que más ha batallado para que se respeten las normas de esta organización", dijo.

Sin decisión.

La OEA concluyó ayer una sesión extraordinaria de su Consejo Permanente sobre la crisis en Venezuela sin adoptar una decisión sobre la aplicación de la Carta Democrática al país.

Los 34 Estados miembros escucharon el crítico informe de Almagro sobre la crisis social y política en Venezuela, pero no se llamó a votación para decidir si se prosigue con el proceso de la Carta, que podría llevar a una misión diplomática o, en último lugar, a la suspensión del país del organismo.

En este sentido, no se sabe si la OEA proseguirá con el proceso gradual de la Carta Democrática, que podría llevar a una misión diplomática (18 votos de embajadores) o, en último lugar, a la suspensión de Venezuela del organismo (24 votos de cancilleres).

Fue una sesión polémica luego de que Venezuela pidió cancelarla antes de que comenzara, pero esa votación la perdió por 20 votos frente a 12, y se produjeron 2 abstenciones, lo que evidenció la influencia mermada de Caracas en una región donde los equilibrios políticos están cambiando.

Protesta.

Un grupo de opositores venezolanos se tendieron en el suelo de la sede de la OEA en Caracas en forma de protesta pacífica para pedir la activación de la Carta Democrática a Venezuela.

"Estamos en el piso (suelo) de la OEA para enviarle un mensaje desde aquí a todos los países de América que están en esa sesión hablando de nosotros (...) Venezuela está sufriendo", dijo la opositora Lilian Tintori, esposa del político preso Leopoldo López, que encabezó una manifestación de unas pocas decenas de partidarios.

Esta forma de protesta es una representación, explicó Tintori, de que "Venezuela está en el piso" porque, dijo, "no se respetan los derechos humanos", "porque no hay libertad", "porque no hay comida", "porque no hay medicinas", "porque no respetan la constitución", "porque hay 118 presos políticos", y porque el presidente de su país, el chavista Nicolás Maduro "es un dictador".

"Desde la OEA vamos a liberar a Leopoldo y a todos los presos", agregó la esposa del político preso desde hace dos años.

Perú se suma a las críticas a maduro.

El presidente electo de Perú, Pedro Pablo Kuczynski, exhortó a los países del continente a ayudar a resolver la crisis que atraviesa Venezuela, y pidió que se respete el espacio ganado por la oposición al gobierno de Nicolás Maduro.

"En Venezuela hay una crisis humanitaria y de la democracia y los países de la región deben apoyar la viabilidad económica de la población venezolana", expresó.

Unasur pide no desesperarse por falta de diálogo.

La comisión de expresidentes que bajo auspicio de la Unión de Naciones Sudamericanas (Unasur) busca promover el diálogo entre el gobierno y la oposición venezolana instó ayer a "no desesperarse" ante la falta de resultados de su iniciativa.

"Valdría la pena no desesperarse ante un mes donde si bien no tenemos resultados, hemos logrado avanzar en cuanto a la aceptación de cuáles son los temas" a abordar, dijo el expresidente de Panamá, Martín Torrijos, en rueda de prensa en Quito.

Junto al exmandatario Leonel Fernández, de República Dominicana, y el expresidente del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero, Torrijos integra la comisión que busca establecer un diálogo entre el gobierno venezolano y la oposición ante la crisis política y económica que vive el país sudamericano.

Luego de un mes de gestiones y una veintena de reuniones en Caracas y Santo Domingo, por separado con ambas partes, la iniciativa impulsada por Unasur no ha logrado superar la mutua desconfianza entre el gobierno y los opositores que promueven un referendo revocatorio.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados