La ofensiva contra Maduro

Venezuela: oposición pide apoyo a militares

Líder de la Asamblea llama a una protesta el 23 de enero y ofrece amnistía para derrotar a Maduro.

El presidente de la opositora Asamblea Nacional en un acto en Caracas. Foto: AFP
El presidente de la opositora Asamblea Nacional en un acto en Caracas. Foto: AFP

Apenas 24 horas después de que Nicolás Maduro asumiera su cuestionado segundo período de gobierno, la oposición venezolana tomó impulsó y lanzó una campaña para desplazarlo del poder y llamar a elecciones libres. El paso lo dio Juan Guaidó, el novel presidente de la Asamblea Nacional, de mayoría opositora pero desconocida por el régimen de Maduro, que ayer viernes convocó a una protesta en todo el país y dijo estar dispuesto a encabezar un gobierno de transición si cuenta con el apoyo de los militares.

"Convocamos al pueblo a la calle al 23 de enero a una gran movilización en todos los rincones de Venezuela", dijo Guaidó en un acto callejero. La fecha es significativa para los venezolanos porque recuerda el derrocamiento de la dictadura militar de Marcos Pérez Jiménez en 1958.

El diputado dijo estar dispuesto a asumir una presidencia interina, pero con el apoyo de los militares, los países de la región y la población para convocar a nuevas elecciones.

La ministra de Servicios Penitenciarios, María Iris Varela, amenazó en Twitter a Guaidó con tenerle una celda ya lista "con tu respectivo uniforme", una advertencia que ha hecho varias veces en el pasado a dirigentes opositores por criticar a Maduro.

Diputados y simpatizantes de la oposición se reunieron al mediodía de ayer viernes fuera de la sede de Naciones Unidas en Caracas, un día después de que Maduro iniciara un segundo mandato de seis años en medio de un fuerte rechazo de la comunidad internacional.

Ante unas 2.000 personas que gritaban consignas como "libertad", diputados y representantes de la sociedad civil expresaron que Maduro es "un usurpador" porque fue producto de elecciones ampliamente cuestionadas.

Maduro sostiene que es un presidente legítimo porque ganó las elecciones en mayo del año pasado —en las que la oposición no participó porque consideraron que no había garantías—, las que fueron calificadas como una farsa por la mayoría de los gobiernos americanos y la Unión Europea.

Amnistía.

Buscando sumar a los militares en su campaña para sacar a Maduro, la Asamblea ofrecería en un proyecto de ley garantías a militares y funcionarios que desobedezcan al régimen. El documento de 17 páginas lleva por título "ley que rige la transición a la democracia" e incluye un artículo en el que se acuerda una amnistía para presos políticos y además crearía "incentivos jurídicos" para que funcionarios civiles y militares participen en el proceso "de restablecimiento del orden constitucional".

La amnistía y las bases de la transición que votaría la Asamblea en las próximas semanas fue anunciada por Guaidó en el acto de ayer en Caracas.

"Le hemos hablado claro y directo a la familia militar, que también pasa hambre y la pasa mal (...) Aquí está la legítima Asamblea Nacional", dijo Guaidó en el acto. "Nadie tiene dudas de que Maduro es un usurpador", agregó.

El proyecto de ley de transición dice que "el foco de la estrategia está dirigido a cambiar el deber de obediencia político-militar a los fines de lograr la cooperación necesaria para restaurar" la democracia.

Como parte de su plan, la Asamblea prevé crear un "Consejo Nacional para la Transición Democrática", que será "el órgano superior" para coordinar a los poderes públicos, y cuyos miembros serán designados por el propio parlamento, según el texto visto por Reuters.

Un sector de la oposición exige a Guaidó que asuma como presidente, alegando que le corresponde como cabeza del Parlamento ante el "vacío de poder" que, a su juicio, crea el desconocimiento de Maduro, investido por el Tribunal Superior de Justicia (TSJ), un organismo leal al régimen.

Para el politólogo Carlos Romero, "no hay consenso interno de hasta dónde se puede llegar en el desconocimiento" de Maduro, a quien el alto mando militar le reiteró lealtad tras su asunción. "No quisiera estar en la camisa de Guaidó (...) Él estaría esperando un pronunciamiento militar. Le está dando largas al asunto, pero tiene razón, no se puede llevar al país a una nueva frustración", declaró Romero a la AFP.

Guaidó integra el partido Voluntad Popular (VP), fundado en 2009 por el excandidato presidencial y líder opositor Leopoldo López.

Apoyo de Almagro.

Enemigo declarado de Maduro, a quien tilda de dictador, el secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), el uruguayo Luis Almagro, salió ayer a respaldar a Guaidó. "Saludamos la asunción de @jguaido como Presidente interino de #Venezuela", escribió en Twitter. "Tiene nuestro apoyo, el de la comunidad internacional y del pueblo de Venezuela", escribió.

El jueves, mientras Maduro era juramentado, la OEA aprobó una resolución que lo declara ilegítimo, lo que la cancillería venezolana calificó este viernes como un "peligroso precedente" en la región.

Maduro, como era de esperarse, desestimó las acciones de la Asamblea Nacional para desalojarlo del poder.

Bonistas dicen no.

En tanto, un grupo de tenedores de bonos venezolanos anunció que no negociará sus pagos pendientes con el régimen Maduro debido a las sanciones impuestas por Estados Unidos y tras perder legitimidad ante la comunidad internacional.

Bonistas de grandes fondos de inversión, asesorados por las firmas Cleary Gottlieb Steen & Hamilton y Guggenheim Securities, señalaron que reconocen la Asamblea Nacional como el único órgano elegido legítimamente en el país petrolero. Hace un mes otro grupo de acreedores comenzó a organizarse para preparar acciones con el fin de recuperar lo adeudado, tras incumplimientos que en algunos casos supera el año.

Maduro rechazó resolución de la OEA

El régimen venezolano rechazó ayer viernes la postura asumida por la mayoría de los países que integran la Organización de Estados Americanos (OEA) en la que no reconocen la legitimidad del presidente Nicolás Maduro. En un comunicado, Venezuela "rechaza los resultados" de la sesión extraordinaria del Consejo Permanente de la OEA el jueves, "en la que se adoptó una resolución que sienta un peligroso precedente en la región, pues pretende desconocer la legitimidad del Presidente". Además, el Gobierno de Maduro expresó su agradecimiento a los "países amigos que decidieron no acompañar la resolución" de la OEA. El documento final fue respaldado por 19 países, entre ellos 13 de los 14 integrantes del Grupo de Lima, Estados Unidos, República Dominicana, así como Bahamas, Barbados, Jamaica y Haití. Por su lado, Venezuela, Bolivia, Nicaragua, San Vicente y las Granadinas, Surinam y Dominica votaron en contra, mientras que México, San Cristóbal y Nieves, Trinidad y Tobago, Uruguay, Antigua y Barbudas, Belice y El Salvador se abstuvieron.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)