LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Los no vacunados, detrás de la nueva ola de COVID-19 en Europa

Las cifras al alza de contagios, incluso en zonas donde la tasa de vacunación es elevada, están “desafortunadamente alimentando las dudas sobre las vacunas”, dijo experta.

Un funcionario de la salud en un centro de test de COVID-19. Foto: EFE
Un funcionario de la salud en un centro de test de COVID-19. Foto: EFE

Europa está sumida en una nueva ola de la pandemia de coronavirus impulsada por las personas que no se han vacunado. Así lo reveló la comisaria europea de Sanidad, la chipriota Stella Kyriakides

En un debate sobre la coordinación de las medidas en los países europeos ante el aumento de casos de coronavirus en las últimas semanas, Kyriakides afirmó ante la Eurocámara que “las vacunas funcionan” e insistió en que “siguen siendo un arma clave en nuestro arsenal”.

“Muchas personas, jóvenes y mayores, hubieran estado en una situación mucho peor si no hubiera sido por el desarrollo récord de los programas de vacunación contra el covid. Pero ahora enfrentamos una pandemia impulsada por los no vacunados”, apuntó la comisaria.

Kyriakides admitió que las cifras al alza de contagios, incluso en zonas donde la tasa de vacunación es elevada, están “desafortunadamente alimentando las dudas sobre las vacunas” y pidió que “todo el mundo tome una postura firme” contra ello.

“No hay duda de que las vacunas son efectivas contra la enfermedad más severa y protegen de hospitalizaciones y la pérdida de la vida. Incluso con la variante dominante Delta, que es más transmisible y grave, se siguen evitando muertes”, afirmó, al tiempo que pidió que se mantengan también las medidas “no farmacéuticas” como las mascarillas o la distancia social.

Regla 3G alemana.

También el gobierno alemán apuntó contra los no vacunados por la nueva ola de contagios. El ministro de Sanidad, Jens Spahn, alertó a los no vacunados del peligro real de morir de COVID-19, al tiempo que la canciller saliente, Angela Merkel, llamó a tomar medidas drásticas ante la evolución “dramática” de la pandemia en el país.

“Probablemente, al final de este invierno, prácticamente todos en Alemania, como se ha dicho ya de manera cínica, estarán vacunados, sanados o muertos”, dijo el ministro en una rueda de prensa para abordar la campaña de vacunación de refuerzo.

En Alemania se conoce como regla de las 3G el principio de geimpft, genesen o getestet (vacunado, sanado o sometido a test) que se aplica para el acceso a determinados eventos o locales cerrados y que se pretende introducir en breve en el transporte público.

En los últimos días y ante el vertiginoso aumento de contagios y creciente número de ingresos hospitalarios, se ha comenzado a hablar de 3G como “geimpft, genesen o gestorben” (vacunado, sanado o muerto).

Alemania tiene una de las tasas de vacunación más bajas de Europa, con apenas el 70,5% de la población vacunada, el 68,0% con la pauta completa.

Una encuesta del semanario Spiegel realizada entre el 19 y el 22 de noviembre por el instituto demoscópico Civey revela que el 72% de la población está a favor de hacer obligatoria la vacuna contra el coronavirus, frente al 20% que rechaza esta opción, un resultado que se corresponde con la tasa de vacunación.

Confinamiento.

Mientras, la vecina Austria inició ayer lunes un nuevo confinamiento, medida inédita en Europa desde la masiva campaña de vacunación. Pero el regreso de las restricciones anticovid ha provocado violencias este fin de semana en varios países de Europa, un fenómeno que el primer ministro holandés denunció como actos de “pura violencia” cometidos por “idiotas”.

Los austriacos, pese a un descontento mostrado este fin de semana en las calles, están de nuevo confinados desde este lunes. Comercios, restaurantes, mercados navideños, salas de concierto y peluquerías cerraron en Viena sus puertas. Pero las escuelas siguen abiertas y las calles de la capital estaban más bien animadas ayer.

Desde la llegada de vacunas anticoronavirus y las vacunaciones masivas, ningún país de la UE se había atrevido a imponer un nuevo encierro masivo.

Como en confinamientos precedentes, los 8,9 millones de austriacos, en teoría, tienen prohibido desde ayer salir de su casa salvo para hacer compras, practicar deporte o recibir atención médica. También se permite ir a la oficina y llevar niños a la escuela, pero las autoridades llamaron a la población a permanecer en casa y a optar en la medida de lo posible por el teletrabajo. (Con información de AFP y EFE)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados