LA MARCHA DE LA PANDEMIA

Vacunación contra el COVID-19: científico advierte sobre la “cultura de la envidia”

El fundador y CEO de BioNTech se mostró favorable a una flexibilización de las restricciones para las personas vacunadas.

Ugur Sahin dijo que se necesitará una tercera dosis de Pfizer/BioNTech a los 6 o 9 mes de la segunda. Foto: Reuters
Ugur Sahin dijo que se necesitará una tercera dosis de Pfizer/BioNTech a los 6 o 9 mes de la segunda. Foto: Reuters

Una tercera dosis entre seis y nueves meses después de la segunda, y la proyección de que a más tardar para agosto Europa estaría consiguiendo la inmunidad de rebaño, fueron los principales anuncios ayer miércoles de Ugur Sahin, fundador y CEO del laboratorio alemán BioNTech, que junto a la farmacéutica estadounidense Pfizer producen una de las vacunas más eficaces para combatir el COVID-19.

Hablando desde Berlín en una conferencia virtual con medios de todo el mundo, el científico se mostró favorable a una flexibilización de las restricciones para las personas vacunadas, aunque, a su juicio, “no debe producirse muy pronto” porque podría fomentar la “cultura de la envidia”.

Cuando un 50% o un 60% de los europeos estén vacunados, entre finales de mayo y junio, o “a más tardar en agosto”, una “gran parte de la población” podrá beneficiarse de estas flexibilizaciones, opinó, y agregó que le parece bien que la UE exporte vacunas una vez obtenida esa inmunidad colectiva.

De todos modos, Sahin se mostró cauteloso en lo que respecta a la liberación de restricciones para los vacunados. Está claro que ésta va a producirse, ya que “todos esperamos recuperar la normalidad”, pero debe evitarse caer en “discriminaciones” entre ciudadanos inmunizados y los que no lo están.

“Hay que ser muy precavido y no caer en la llamada ‘cultura de la envidia’”, aconsejó.

Tercera dosis.

La vacuna de Pfizer/BioNTech necesitará además una inyección de refuerzo entre seis meses y nueve meses después de la segunda dosis y a continuación “cada 12 a 18 meses”.

Sahin, quien dirige BioNTech junto a su esposa y también científica Özlem Türeci, advirtió que, en cualquier caso, la máxima efectividad de su vacuna -un 97%- no se alcanza hasta siete días después de haber recibido la segunda dosis.

El científico declaró que “confía” en la eficacia de su vacuna frente a la variante india.

Aunque las pruebas todavía continúan, “la variante india presenta mutaciones que ya hemos estudiado y contra las cuales nuestra vacuna actúa, lo que nos hace confiar”, dijo Sahin.

Colas para darse la vacuna en India. Foto: Reuters
Colas para darse la vacuna en India. Foto: Reuters

La variante B.1.617 detectada por primera vez en India, ha sido identificada en al menos 17 países, entre ellos Reino Unido, Estados Unidos, Bélgica, Suiza e Italia, según la Organización Mundial de la Salud (OMS).

BioNTech ha probado su vacuna en más de 30 variantes y en cada ocasión obtuvo, al menos, una “respuesta inmunitaria suficiente”, explicó Sahin.

“Nuestro método se basa en las experiencias adquiridas contra el cáncer. Experimentamos con muchas variantes y, hasta ahora, en todas hemos logrado buenos resultados”, explicó.

El director de BioNTech, laboratorio especializado en el ARN mensajero, también anunció que su vacuna, usada en Europea, Estados Unidos, Israel y en países de América Latina, entre ellos Uruguay, obtendrá pronto el visto bueno en China.

BioNTech espera que las autoridades sanitarias chinas aprueben su vacuna “a más tardar en julio”, dijo Sahin, y agregó que debería ser posible comenzar a distribuirla allí ese mes. “Soy optimista de que podemos ayudar a la gente de China”, dijo Sahin, que tiene como socio local a Shanghai Fosun Pharmaceutical Group.

Propiedad intelectual.

El fundador de BioNTech también habló de los planteos de otorgar exenciones de propiedad intelectual para aumentar la producción de vacunas COVID-19. En su opinión, esta no es una solución.

Este es un tema que está evaluando Estados Unidos para maximizar la producción y suministro de vacunas.

“Esta no es una solución”, afirmó ayer Sahin.

BioNTech considera que la cooperación estrecha con socios de producción seleccionados es el enfoque correcto porque su vacuna es difícil de elaborar. “Estamos considerando formas de otorgar licencias especiales a productores competentes”, dijo Sahin.

Esto aseguraría que la calidad de las vacunas entregadas a diferentes regiones del mundo sea consistente, explicó, y agregó que quienes reciban las licencias podrían contribuir con la producción cerca de fines de este año.

Pfizer desarrolla la pastilla anticovid

La vacuna de Pfizer fue una de las elegidas por Uruguay para combatir el COVID-19. Debido a la gran efectividad de la vacuna, el gobierno uruguayo decidió dar sus dosis a población mayor y a personas que trabajan en áreas con una mayor posibilidad de contagio, como es la salud.

Pero ahora, Pfizer decidió apostar a otro tratamiento para evitar el contagio del COVID-19: una pastilla diseñada específicamente para combatir el virus; de esta forma, si se aprobara, se convertiría en el primer medicamento oral para el covid, informó Telegraph. De acuerdo al sitio, si las pruebas son exitosas es probable que este medicamento estará disponible en 2021.

Se está probando con una molécula que se considera “inhibidor de protesta” y que busca atacar la “columna vertebral” del virus que provoca el COVID-19. De esta forma, este inhibidor impide que el virus se replique en el cuerpo del ser humano.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados