Un rol inspirador

Una uruguaya hace historia en el Congo

Por primera vez alguien nacido en Uruguay es nombrado como Oficial de Estado Mayor para Naciones Unidas en la República Democrática del Congo. Es de Malvín, tiene 37 años y se llama Valeria Rodríguez.

"Me gustaría seguir vinculada al área de Naciones Unidas", dice. Foto: Valeria Rodríguez
"Me gustaría seguir vinculada al área de Naciones Unidas", dice. Foto: Valeria Rodríguez

Este contenido es exclusivo para nuestros suscriptores.

Valeria Rodríguez nació hace 37 años en Montevideo y creció en Punta Gorda, pero actualmente vive en Malvín, aunque por un año abandonó el barrio para tener una experiencia que siempre soñó: trabajar para las Naciones Unidas. El 18 de noviembre fue nombrada Oficial de Estado Mayor en la misión de paz en el Congo, un puesto que nunca antes había tenido un uruguayo.

Pero viajemos en el tiempo para conocer el camino recorrido por esta uruguaya, que entre otras cosas también es docente de Física en la UTU del Cerro. Hoy se enorgullece por estar cumpliendo un rol que inspire a otras mujeres del mundo, en un país que este domingo tendrá elecciones, que ha visto recrudecida la violencia y también enfrenta el peor brote de ébola de su historia.

Chances.

"Siempre admiré a mi padre cuando venía uniformado, cuando me llevaba a los actos luego de pedirle que me dejara ir con él. Es coronel de la Fuerza Aérea retirado y de ahí se fue despertando mi gusto por la vida militar", cuenta Valeria a El País desde Congo.

Pero la realidad hace unos años no era la misma: "Cuando yo era más joven no había la chance para una mujer de ser militar, esa posibilidad no existía, y por eso opté por seguir una carrera universitaria".

Siempre le gustó estudiar y al terminar el liceo se inscribió en la Facultad de Medicina. "Pronto ya había pasado a tercer año y si bien estaba relacionada a las actividades humanitarias, no sentía que esa era mi verdadera vocación", recuerda.

Un día sintió ese "llamado del mar" que dicen haber sentido todos los marinos. "Decidí presentarme, mientras continuaba con mis estudios universitarios. Estudié duro y de 200 personas que nos presentamos quedé en segundo puesto. Fueron años difíciles los vividos en la Escuela Naval, pero estoy agradecida. Ellos fortalecieron mi carácter y me enseñaron a madurar. Yo era la única mujer en mi promoción pero mis compañeros y amigos hasta el día de hoy siempre me hicieron sentir como igual", dice.

Foto: Valeria Rodríguez
Foto: Valeria Rodríguez

En 2006, luego de obtener el grado de Guardia Marina, viajó en el Velero Escuela "Capitán Miranda". "Fue una experiencia inolvidable y me mostró diferentes lugares y culturas mientras aplicábamos los conocimientos adquiridos durante la Escuela Naval", cuenta.

Cuando volvió, su primer destino fue la Fragata Montevideo y mientras cumplía funciones allí, fue solicitada en 2007 por el Comandante del Rou 22 "Oyarvide" para participar en la campaña Antártica de verano. "Ese fue mi primer acercamiento a las ciencias y quedé fascinada. Después fui destinada a formar parte de la tripulación destinada a la Incorporación de las Fragatas portuguesas a nuestra marina", detalla.

A fines de 2008 se realizó un llamado para estudiar meteorología fuera de la Armada: "Comencé a prestar servicios en el Servicio de Oceanografía, Hidrografía y Meteorología de la Armada. Allí me desempeñé hasta octubre de este año, como Jefe de los Departamentos de Oceanografía y Meteorología Marina desde 2013".

Fueron casi 10 años volcados a las ciencias marinas: "Allí tuve la posibilidad de trabajar con diferentes organismos nacionales e internacionales y lo considero como una experiencia muy enriquecedora e inolvidable".

Un rol inspirador.

En agosto de este 2018, el jefe del Centro Coordinador de Misiones de Paz de la Armada le preguntó si quería postularse para Oficial de Estado Mayor de las Naciones Unidas en la República Democrática del Congo.

"No sabía si sería aceptada", dice, pero lo logró. Allí comenzó el proceso de capacitación extra, además de las ya recibidas en la Escuela Naval y en los diferentes cursos de formación y pasaje de grado realizados en la Escuela de Guerra durante su formación como Oficial Subalterno.

Valeria celebra que las Naciones Unidas fomenten la participación de la mujer en las operaciones de paz: "Se ha visto el rol extremadamente positivo que genera en las poblaciones locales, principalmente en mujeres y niños", señala.

El personal femenino en el proceso de paz colabora ampliamente en el desarme de mujeres y niños soldados para su posterior reinserción en la comunidad, agrega, recordando que "en muchos lugares a las mujeres no les está permitido hablar con hombres y cuando se acerca una mujer, facilita el proceso de diálogo hacia ellas".

"Se ha visto el rol inspirador que las mujeres generan hacia sus pares y esto es positivo porque motiva al cambio y al progreso. Esto me ha sucedido con mis pares también de la Armada, que se sienten inspiradas y orgullosas de las actividades que voy a estar realizando, así como también con mis alumnos de UTU", cuenta.

"Me gustaría seguir vinculada al área de Naciones Unidas", dice. Foto: Valeria Rodríguez
Foto: Valeria Rodríguez

Es que Valeria, desde el 2016, es docente de Física: "Sentí la necesidad de transmitir mis conocimientos y mis vivencias, por lo que decidí comenzar a dar clases, en vista a mi formación previa en ciencias. Tres años consecutivos elegí la UTU del Cerro porque allí sentí que podía brindar mucho a los chicos de ese contexto, muy crítico. No solo clases de Física, sino también experiencias de vida que fueron muchas".

Hoy, y hasta noviembre de 2019, Valeria se desempeña como coordinadora de todas las regiones del Congo dentro del área de operaciones. "Es un trabajo desafiante y requiere mucha responsabilidad, allí trabajo desde aproximadamente las 7:30 hasta últimas horas de la tarde, especialmente ahora que se acerca el período electoral", cuenta.

En cuanto a su rol de Oficial de Estado Mayor, Valeria detalla que "es un cargo medio, pero que tiene bastante relevancia porque me da la oportunidad de conocer todo lo que sucede en Congo. De mi dependen todos los coordinadores de cada región y yo le reporto al Jefe de Operaciones".

Señala que aunque "es la primera vez que un uruguayo accede a este puesto, muchos integrantes de las Fuerzas Armadas de Uruguay y de otros países, trabajan arduamente todos los días". Pero el mérito se lo lleva esta uruguaya, que además de ser la primera compatriota en llegar a ese puesto, es mujer.

"Qué me depara mi futuro, luego de un año, no lo sé. Pero creo que sí me gustaría seguir vinculada al área de Naciones Unidas y el mantenimiento y consolidación de la Paz en zonas de conflicto", dice.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados