Francia

Los urinarios "ecológicos" que despertaron rechazo en París

Los urinarios, metálicos y pintados de rojo y destinados para los hombres, están ubicados en plena calle y tienen una ligera cobertura lateral, pero el usuario queda bastante expuesto cuando los usa.

Uno de los urinarios instalados en la capital francesa.
Uno de los urinarios instalados en la capital francesa. Foto: AFP

La instalación experimental por el Ayuntamiento de París de cuatro urinarios públicos ecológicos, especialmente el último, colocado en la turística Isla de Saint-Louis, en el río Sena, ha recibido el rechazo de peatones y comerciantes por considerarlos poco estéticos y "exhibicionistas".

Los urinarios, metálicos y pintados de rojo y destinados para los hombres, están ubicados en plena calle y tienen una ligera cobertura lateral, pero el usuario queda bastante expuesto cuando los usa.

La orina va directo a un contenedor con paja para minimizar los olores y el Ayuntamiento la recoge cada día para crear con ella fertilizantes.

"De momento es experimental, la idea es que complete los existentes, los 450 que hay en todo París que tienen puerta automática, gratuitos, de los que cerca de la mitad son accesibles las 24 horas", explicaron fuentes del consistorio.

El de la Isla de Saint-Louis es el último que se colocó, a finales de julio, y habrá un quinto en los próximo diez días cerca de la Estación del Norte, un lugar muy frecuentado.

Su instalación fue reclamada por los habitantes de la zona, que se quejaban de que algunos parisinos y turistas que iban a los muelles orinaban en sus puertas.

"Desearon formar parte del experimento, pero algunos han dicho que es vulgar. Sin embargo, no hay sitio perfecto", se justificaron las fuentes.

Las quejan llegan de personas como Sarah Sahali, trabajadora en el bar cercano Le Pelican.

"Es cierto que puede molestarme ver a alguien hacer sus necesidades en público. Aunque todo el mundo pueda necesitarlo, hay baños públicos cubiertos en el espacio turístico parisino", dijo.

Ante las críticas recibidas, la alcaldía del distrito número cuatro, en el que está ubicado el polémico urinario, se ha mostrado abierta a un eventual cambio de sitio, que será discutido con el Ayuntamiento parisino a partir de setiembre.

"Esperaremos al otoño para hacer balance y luego decidir, pero, de momento, no hay fecha de retirada", confirmaron fuentes del Ayuntamiento de la capital, que indicaron que si las conclusiones son satisfactorias el número de urinarios podría aumentar.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)

º