Obama y Cameron acordaron acciones conjuntas contra la amenaza global 

Unidos para combatir el terror

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y el primer ministro de Gran Bretaña, David Cameron, reunidos en Washington, coincidieron ayer en declarar la guerra al terrorismo y unificar medios y esfuerzos para combatirlo.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
La reunión de Obama y Cameron giró en torno a los frente más calientes. Foto: Reuters

También anunciaron un fortalecimiento de la cooperación entre ambos países en materia de ciber-criminalidad, la "nueva amenaza" que apunta tanto contra empresas como a estados.

"Son tiempos difíciles para el mundo", afirmó Cameron, en el curso de una conferencia de prensa, junto a Obama. Lucharemos contra el terrorismo donde quiera que esté", añadió enfático. Ello implicará la estrecha colaboración entre las principales agencias de inteligencia interior de ambos países, el MI5 y el FBI.

Cameron dijo que los tiroteos en París fueron un recordatorio de que Gran Bretaña y Estados Unidos enfrentan amenazas a su seguridad nacional por parte de personas que odian aquello por lo que ambas naciones luchan.

"Tenemos que luchar contra esa ideología venenosa, empezando en casa", dijo el premier.

"El mundo está cansado de este terrorismo así que en esta lucha no estaremos solo. Con nuestros aliados nos enfrentaremos a Estado Islámico", acotó el visitante británico.

Cameron y Obama mostraron, en un texto conjunto publicado el jueves, su voluntad de luchar contra el terrorismo y defender "la libertad de expresión, el estado de derecho y el vigor de las instituciones democráticas".

Hermanos.

A su vez, el mandatario estadounidense habló de lo bien que él y Cameron están compenetrados y entienden el concepto de "brother" (hermano). "David Cameron es uno de mis socios más próximos en el mundo y sabemos que ante los riesgos y desafíos sabemos que hay mucho trabajo", sostuvo el jefe de la Casa Blanca.

A su vez, Obama habló de incrementar la seguridad cibernética para aumentar la seguridad de los negocios en su país. "La ciberseguridad es esencial en la lucha contra el terrorismo. La fuerza militar no es suficiente, hay que trabajar en estrategias contra el extremismo islámico, que sigue adiestrando a gente para cometer actos terroristas", apuntó.

Tanto el presidente estadounidense como el primer ministro británico coincidieron en la necesidad de mantener en vigor sanciones "fuertes" contra Rusia por sus acciones en Ucrania, y pidieron unidad en la comunidad internacional al respecto.

"Estamos de acuerdo en la necesidad de mantener sanciones fuertes contra Rusia. La comunidad internacional tiene que permanecer unida en esto", dijo Obama al lado de Cameron.

En relación a Irán, el mandatario de anfitrión comentó que todavía hay una oportunidad para conseguir una relación diplomática con el país asiático, sin necesidad de llegar a sanciones.

De acuerdo con lo expresado por Obama, las sanciones que quiere imponer el Congreso contra Irán podrían potencialmente lastimar y transformar la relación con sus socios en el extranjero. Cameron, que cumple su cuarta visita a la Casa Blanca, es el primer dirigente europeo en reunirse con Obama desde los mortíferos ataques de París.

Kerry en París.

El secretario de Estado estadounidense, John Kerry, se esforzó ayer en París, con múltiples signos de apoyo a Francia tras los atentados, en borrar la impresión de que Washington había fallado, al no enviar a ningún dirigente a la gran manifestación de repulsa del pasado domingo en la capital francesa.

"Quería estar hoy aquí para darles un abrazo", dijo en francés Kerry en una declaración de homenaje a las víctimas de los atentados yihadistas marcada por la emoción en el Ayuntamiento de París junto a la alcaldesa de la ciudad, Anne Hidalgo.

Horas antes, el abrazo se lo había dado literalmente al presidente francés, François Hollande, cuando éste lo recibió en el patio del Palacio del Elíseo, como preámbulo a una entrevista dedicada a la colaboración antiterrorista. "Sepa —dijo Kerry a Hollande— que cuenta con las más sinceras y sentidas condolencias del pueblo estadounidense".

Las autoridades francesas no han querido que la ausencia de dirigentes estadounidenses en la multitudinaria marcha del domingo pasado en París, a la que asistieron casi medio centenar de mandatarios de todo el mundo, en boca de todos los comentaristas, pueda perturbar sus relaciones con Washington.

De hecho, en la única comunicación oficial al respecto, el Elíseo indicó que Hollande ha pedido a Kerry que transmita al presidente estadounidense, Barack Obama, su agradecimiento por el apoyo recibido tras los ataques.

El principal punto de debate fue la colaboración antiterrorista, lo que implica un intercambio de informaciones sobre la investigación de los ataques vividos en Francia entre el miércoles y el viernes de la semana pasada, en los que fueron asesinadas 17 personas. Los tres terroristas fueron abatidos.

A continuación, acompañado del ministro francés de Exteriores, Laurent Fabius, el jefe de la diplomacia estadounidense fue a rendir homenaje a las víctimas, primero en el supermercado judío en el que el terrorista Amedy Coulibaly mató a cuatro clientes que había tomado como rehenes el día 9. Después de depositar una corona de flores, se dirigió para hacer lo mismo a la sede de la revista "Charlie Hebdo", donde los hermanos Said y Chérif Kouachi mataron a una docena de personas en su ataque contra el semanario satírico el día 7.

Células dormidas.

Servicios de Inteligencia internacionales advirtieron que en Europa hay hasta 20 células yihadistas dormidas listas para actuar en Francia, Alemania, Bélgica y Holanda.

Según las fuentes de Inteligencia, citadas por la cadena CNN, éstas células dormidas en total sumarían entre 120 y 180 personas. Advirtieron además que, el riesgo de ataques es "inminente" en Bélgica y Holanda.

El mapa de las células dormidas fue realizado por los servicios secretos y de seguridad de Europa y de Medio Oriente, sobre la base de numerosas informaciones reunidas en las últimas semanas.

De acuerdo a las fuentes de Inteligencia de alto rango citadas por CNN, el grupo terrorista Estado Islámico dio directivas precisas a los extremistas de retornar a sus países de origen desde Siria e Irak. Ordenaron además lanzar ataques terroristas contra una serie de objetivos específicos.

Dos sospechosos murieron en una serie de redadas el jueves en Bélgica. Las autoridades sospechan que podría tratarse de personas que retornaron de Siria o Irak, con el objetivo de cometer atentados.

Por los mismos motivos, en Alemania, Francia y el Reino Unido, el alerta es "máxima".

SABER MÁS

Descartan conexión con célula en Madrid


Amédy Coulibaly, el terrorista que asesinó a cinco personas en un supermercado judío de París, estuvo el 2 de enero unas horas en España para acompañar a su esposa y otros tres familiares hasta el aeropuerto de Madrid para que tomarán un vuelo con destino a Estambul. Esta es la principal hipótesis que manejan investigadores en relación a la estancia de Coulibaly en España donde, en principio, no recibió apoyo de ninguna célula yihadista, según fuentes de inteligencia. EFE

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)