Polonia

Ultraderecha polaca logra mayoría absoluta en el Parlamento

Con casi el 40% de los votos, el ultraconservador y euroescéptico PiS se convirtió en la principal fuerza política de Polonia. La izquierda quedó sin representación por primera vez desde la caída de la Unión Soviética.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Jaroslaw Kaczynski y Beata Szydlo, líderes del Partido Ley y Justicia polaco. Foto: EFE.

El euroescéptico, nacionalista-ultraconservador partido Ley y Justicia (PiS) de Polonia se adjudicó la victoria el domingo en unas elecciones que corren el riesgo de poner al ex Estado comunista en curso de colisión con sus aliados clave de la Unión Europea.

Encabezado por Jaroslaw Kaczynski, hermano gemelo del fallecido presidente polaco Lech Kaczynski, PiS se aseguró el 37,7 por ciento de los votos, suficiente para gobernar en solitario y por delante de Plataforma Cívica (PO), el partido gobernante pro Euro, que tenía el 23,6 por ciento, según datos de la encuestadora IPSOS, basados en el 90 por ciento de los comités electorales.

Un Kaczynski triunfante declaró la victoria de su partido.

"No vamos a patear a los que han caído (...) Tenemos que mostrar que la vida pública polaca puede ser diferente", dijo Kaczynski a sus partidarios en la sede general de su partido en el centro de Varsovia.

La primer ministro Ewa Kopacz, de PO, reconoció su derrota.

Habrá que esperar a que los resultados oficiales confirmen esta victoria, aunque la amplia diferencia entre los dos partidos mayoritarios que indican los sondeos parece evitar cualquier posibilidad de sorpresa.

"Quiero dedicar esta victoria a nuestros compañeros fallecidos en el accidente aéreo de Smolensk", dijo el presidente de Ley y Justicia, Jaroslaw Kaczynski, en referencia a los políticos de su partido, entre ellos su hermano gemelo, Lech, entonces jefe de Estado del país, muertos en el siniestro del avión presidencial que tuvo lugar en 2010 en el aeródromo ruso de Smolensk.

La referencia a la tragedia de Smolensk es significativa, ya que Ley y Justicia todavía rechaza que el accidente fuese fortuito, y defiende la teoría de que una mano negra estuvo detrás de la colisión del aparato.

También es significativo que Kaczynski fuese esta noche el encargado de dar el primer discurso de victoria, ya que a lo largo de toda la campaña electoral el histórico líder de Ley y Justicia se ha mantenido en un segundo plano, por detrás de la cabeza de candidatura de su partido, Beata Szydlo, la próxima primer ministro de Polonia.

Szydlo comparecía tras Kaczynski para agradecer el apoyo de sus votantes y recordar que el éxito de su partido reside en "mantenerse cerca de los problemas reales de la gente, allí donde se trabaja duro, donde se encuentra la verdadera realidad de Polonia".

Ley y Justicia es una formación que apuesta por mayor intervencionismo del Estado en la economía, más impuestos para las corporaciones extranjeras, y que cuestiona la política de cuotas de refugiados y el sistema de reducción de emisiones de CO2, impuestos por Bruselas.

Las proyecciones de TVN24 confirman en parte los sondeos de los últimos días de campaña, que si bien preveían la victoria los nacionalistas-conservadores, no esperaban una diferencia tan holgada y menos una mayoría que les permitirá gobernar en solitario.

De hecho, la victoria de PiS es histórica ya que es la primera vez que un partido gobernará con mayoría absoluta desde la reintroducción de la democracia en 1989.

A esa victoria histórica se suma el hecho de que la jefatura del Estado está en manos de Andrzej Duda, vinculado a la formación conservadora, quien ganó las elecciones presidenciales del pasado mes de mayo.

Lo cierto es que ni los buenos resultados de la economía (que creció un 24 % en los últimos ocho años), ni las exitosas reformas fiscales, ni tampoco el discurso del miedo contra Ley y Justicia han permitido que la candidata liberal, la primera ministra Ewa Kopacz, pueda repetir mandato.

La victoria, si los resultados oficiales la confirman, reflejan el descontento de la mayoría de la población polaca, que no siente en sus bolsillos el desarrollo económico, y ve cómo se mantiene el éxodo de jóvenes polacos que se marchan a otros países europeos en busca de mejores oportunidades laborales.

La propia Kopacz reconocía tras conocer los primeros sondeos su derrota, y felicitaba a Szydlo.

Según las encuestas a pie de urna ofrecidas por TVN24, el tercer partido más votado habría sido el movimiento antisistema-populista del exrockero Pawel Kukiz, con un 9 % (44 escaños), seguido de la formación ultraliberal Nowoczesna, con un 7,1 % (22 diputados), y el Partido Campesino (PSL), con un 5,2 % (15).

El partido del monárquico radical Korwin Mikke obtendría el 4,9 % de los votos, rozando el 5 % mínimo que le permitiría entrar en el Parlamento.

Por primera vez desde la caída del comunismo, la izquierda quedaría sin representación parlamentaria, ya que la coalición de partidos de izquierda liderada por SLD habría cosechado el 6,6 % de los votos, por debajo del umbral mínimo para conseguir un escaño (8 % para coaliciones).

"Hoy Polonia ha elegido la derecha, pero volverán los tiempos de la izquierda, y no vamos a rendirnos", dijo la líder de las izquierdas, Barbara Nowacka.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados