caso amia

Las últimas comunicaciones de Nisman

El fiscal argentino que seguía el caso AMIA se comunicó al menos con periodistas y el presidente de laDelegación de Asociaciones Israelitas Argentinas. A esto se suman fotos de su escritorio, el cambio de estado en Whatsapp y la lista de compras a la empleada.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Alberto Nisman le envió esa imagen al vicepresidente de la DAIA el sábado, horas antes de morir. Foto: Agencia Judía de Noticias

Varias fueron las personas que se comunicaron o supieron de los pasos del fiscal Alberto Nisman en las horas previas a que se conociera su muerte y lo hicieron público aunque las pericias telefónicas revelarán si hubo más contactos en las horas previas a que fuera encontrado. Entre todo esto surgieron fotos de su escritorio, el cambio de estado en Whatsap y una lista de supermercado que le habría dejado a su empleada para el lunes.

Según relató Jorge Kirszenbaum, ex titular de la DAIA a radio Mitre, la madre de Nisman ingresó al departamento el domingo y horas después de dar con el cuerpo de su hijo, otro familiar advirtió un papel en uno de los escritorios. "Observó la existencia de una nota dirigida a la empleada doméstica de él, donde le indicaba algunas compras para realizar el día lunes", dijo insistiendo en la tesis de que el fiscal no tenía intención de suicidarse.

Una de las personas que se conoció tuvo uno de los últimos contactos directos fue la periodista especializada en Relaciones Internacionales del diario Clarín Natasha Niebieskikwiat quien seguía el caso del atentado a la AMIA desde el punto de vista de la relaciones Irán por lo que mantenía contacto asiduo con el fiscal especial Alberto Nisman.

El último contacto que tuvo según relató a El País se produjo horas antes de su muerte, concretamente el sábado a las 21:17 horas. "Todo el tiempo hablaba con él, el sábado a las 21:17 fue el último OK que me dio porque quedamos que lo llamaba el domingo para hacer una nota presentación de lo que sería su exposición en el Congreso el lunes, el domingo le envié de la misma manera otros mensajes que le llegaron pero nunca me respondió", contó a El País la periodista argentina.

Más temprano Nisman se comunicó con otro periodista: Nicolás Wiñaski. "No parecía un hombre que estuviera a punto de suicidarse. Hablé con él por última vez el sábado a la tarde. Estaba preparando su presentación en el Congreso. 'Se va a conocer todo, Nicolás, vas a ver'", le había dicho según su versión publicada en Clarín. "Me aseguró que estaba tranquilo, e incluso él me sugirió que baje mis niveles de ansiedad cuando le insistí para conocer un poco más de las escuchas que había recolectado como prueba: “Tranqui”, me puso en un chat de whatsapp, y acompañó la frase con el emoticon de una carita sonriente", agregó Wiñaski en su relato.

El periodista Andres Oppeheimer también tuvo contacto con Nisman el sábado. "Nisman irradiaba seguridad y convicción. Y en un e-mail que me envió el sábado, un día antes de ser encontrado muerto en su apartamento, Nisman aceptó gustosamente una entrevista que le había pedido para el Miami Herald y CNN en Español esta semana. Respondiendo a un e-mail que le había enviado pidiendo la entrevista, Nisman escribió que 'obviamente me interesa'. Agregó que 'el lunes concurro invitado por la Comisión de legislación penal y posiblemente se extienda hasta tarde. Hablemos el lunes tipo 7 u 8 de la tarde, a ver si ya me desocupé. Gracias'”, según relató Oppenheimer en una columna publicada en El Nuevo Herald.

Pero Nisman habló con otras personas además de periodistas.

Según consigna La Nación, Nisman le envió al vicepresidente de la DAIA, Waldo Wolff, vía Whatsapp el sábado a la tarde una foto con el material que preveía presentar ayer lunes en el Congreso, citado por la Comisión de Legislación Penal, luego de su denuncia contra Cristina Fernández por encubrir a Irán en el atentado a la AMIA.

"Le escribí para consultarle sobre quién debía levantar el secreto de sumario sobre los miembros de los servicios de inteligencia. Él me respondió que el que lo tenía que hacer era el secretario de inteligencia, Oscar Parilli, y me envió una foto del escritorio en el que estaba trabajando", contó Wolff, consignado por la AJD. La foto fue del 18:27 del sábado pasado.

"Acá estoy trabajando. ¿Qué te parece esto?", le escribió Nisman a Wolff a través del celular, según el relato del dirigente de la DAIA.

Hernán Cappiello, publicó en Clarín detalles del día de Nisman el viernes. "El viernes al mediodía almorzó en Puerto Madero, Optó por el sushi en el restaurante Itamae, de donde era cliente y sabía que era poco concurrido. Eligió una mesa escondida, detrás de una celosía. Su celular no paraba de sonar. No estaba angustiado, sino entusiasmado y seguro de su investigación. Atolondrado y atropellado en sus palabras. Se fue en un Ford Mondeo oscuro con vidrios polarizados hasta su fiscalía donde trabajó".

Sin embargo el columnista de La Nación Hugo Alconada Mon mostró dentro de una de sus columnas publicadas hoy un cambio de estado que habría hecho Nisman en su cuenta de Whatsapp el viernes de noche.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)