POLÍTICA AMBIENTAL

La UE propone dejar de vender autos a combustión en 2035

La UE cuenta con que la flota de combustión se reemplace completamente para 2050, fecha en que todo el sector del transporte debería de haber reducido sus emisiones en un 95%.

Escape de auto circulando en una calle. Foto: AFP
Escape de auto circulando en una calle. Foto: AFP

En la Unión Europea, la industria del automóvil, que representa el 6% del empleo y más del 7% del PIB comunitario, tendrá que desprenderse progresivamente de los motores a combustión -gasolina o diesel- hasta 2035, cuando dejarían de venderse.

Al menos esa es la propuesta de la Comisión Europea (CE) dentro del gran paquete legislativo para descarbonizar la economía de la UE en 2050, que ahora tendrá que negociarse en el Consejo Europeo y con la Eurocámara.

Aunque se hará una revisión general de la propuesta en 2028, no se esperan cambios hasta el final de la década para dar tiempo a la industria a adaptarse a la transición.

Pero a partir de entonces la CE quiere que desaparezcan los incentivos para el vehículo eléctrico, que para esa fecha “ya deberían de haber tenido efecto”, explica un funcionario comunitario de alto rango.

Y, para 2035, se pretende que sólo se puedan vender en la Unión Europea vehículos de cero emisiones, lo que de facto, en función del desarrollo tecnológico actual, dejaría al coche eléctrico como única opción de mercado y convertiría los híbridos en tecnologías de transición.

La UE cuenta con que la flota de combustión se reemplace completamente para 2050, fecha en que todo el sector del transporte debería de haber reducido sus emisiones en un 95%.

A las motocicletas también les “llegará su turno”, avisan en la Comisión Europea, donde explican que los vehículos de dos ruedas no entran en esta propuesta legislativa porque la tecnología eléctrica no está tan afinada como en el caso de los coches, ni tampoco tienen tanto impacto climático. Sí verán revisados sus objetivos los camiones y vehículos pesados, pero en una propuesta separada que se presentará en 2022.

“Si Europa no produce vehículos eléctricos, China lo hará. Al final, alguien va a producir coches limpios. Mejor que estemos adelante”, explica un alto funcionario europeo con un razonamiento que se puede aplicar también a la fabricación de baterías.

El 2020 marcó un verdadero proceso de aceleración, bajo presión de la UE y gracias a las ayudas públicas. Los fabricantes comenzaron a apostar por los coches eléctricos y el mercado de los híbridos y eléctricos explotó en países como Alemania, Francia o Italia.

Volkswagen y Volvo presentaron los planes más ambiciosos con el 60% de los vehículos eléctricos en Europa y el 100% en el mundo, respectivamente, hasta 2030.

Hasta que entre en vigor la prohibición, se podrán vender automóviles a nafta y circular con uno de ellos después de 2035.

Los analistas dicen que el precio de los vehículos eléctricos pueden bajar rápidamente a medida que se fabriquen de manera masiva y el coste de las baterías disminuya. Según el grupo Stellantis (Peugeot y Fiat, entre otros), la paridad se podría alcanzar entre 2025 y 2030.

Por otra parte, se prevé que el precio de los vehículos de gasolina suba con el aumento de sanciones gubernamentales, sin mencionar las multas a los fabricantes responsables de altas emisiones de CO2, explicó el martes Volkswagen.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados