DESPUÉS DEL GOLPE

Turquía reconoce excesos en las purgas

Turquía admitió por primera vez ayer que pudo haber "errores" en la purga masiva realizada después del fallido golpe de Estado y expresó su descontento con Alemania, que vetó un mensaje del presidente turco durante una manifestación de simpatizantes suyos la víspera, en Colonia.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Recep Tayyip Erdogan, presidente de Turquía. Foto: Reuters.

Haciendo gala de un notable cambio de tono por parte de Ankara, dos altos responsables admitieron que la purga lanzada después de la intentona golpista del 15 de julio, muy criticada en el extranjero, pudo dar lugar a "errores".

"Si hubo errores, los corregiremos", dijo el viceprimer ministro, Numan Kurtulmus, mientras que la "gran limpieza" de simpatizantes del predicador exiliado en Estados Unidos, Fe-thullah Gülen, a quien Ankara acusa de haber organizado el golpe, ha afectado principalmente al ejército, la justicia, la educación y la prensa.

Los "ciudadanos que no tengan filiación con ellos (los simpatizantes del predicador Fethullah Gülen) tienen que tranquilizarse" porque "no se les hará ningún mal", añadió Kurtulmus en una rueda de prensa.

Pero los que estén vinculados con el imán, exiliado en Estados Unidos, "tienen que tener miedo. Pagarán el precio", reiteró el viceprimer ministro, en relación a los simpatizantes de Gülen, cuya extradición pide Ankara a Washington.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)