terror en bRUSELAS

Turquía detuvo en 2015 a uno de los terroristas y lo deportó a Bélgica

El terrorista había sido detenido y expulsado según indicóel presidente turco, pero las autoridades belgas no lograron confirmar sus vínculos yihadistas.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Brahim El Bakraoui, presunto terrorista que se hizo estallar en el aeropuerto de Bruselas. Foto: Reuters.

Uno de los tres kamikazes que participaron el martes en el atentado contra el aeropuerto de Bruselas había sido detenido y expulsado en julio de Turquía hacia Bélgica, donde fue liberado, afirmó este miércoles el presidente turco Recep Tayyip Erdogan.

"Uno de los que participaron en el ataque de Bruselas fue detenido en junio de 2015 en Gaziantep. Fue expulsado" en julio hacia Bélgica, declaró el mandatario, agregando que, "pese a nuestras advertencias", las autoridades belgas no confirmaron sus vínculos con los yihadistas. Aunque no lo nombró, el presidente turco se refería a Brahim El Bakraoui. 

Por otra parte, el fiscal federal de Bélgica Frederic Van Leeuw confirmó hoy en conferencia de prensa que el tercer sospechoso de los ataques - quien suponen que es Najim Laachraui-, aún está prófugo. 

Además, acerca de los hermanos Jalid y Brahim El Bakraoui, que supuestamente se hicieron estallar, señaló que el primero fue el atacante del metro de Bruselas, mientras que el segundo fue quien atacó en el aeropuerto. Allí había una tercera bomba, la más letal, que nunca llegó a detonarse. 

La primera bomba en el aeropuerto de Bruselas fue detonada cerca de la sala 11 y la segunda estalló nueve segundos más tarde a poca distancia de la sala 2 del área de embarques, dijo Van Leeuw.

El fiscal también informó que un conductor de taxi dijo a las autoridades que días atrás recogió a tres personas -que serían los hermanos y Laachraui-  en una casa de la zona de Schaerbeek donde posteriormente hubo un operativo y gracias al cual arrestaron a Salah Abdeslam, cerebro del atentado en París en noviembre de 2015.

En esa vivienda allanada encontraron 15 kilos de explosivos, 150 litros de acetona, 30 litros de agua oxigenada, detonadores, una maleta llena de tornillos y clavos, además de materiales como cajas de plástico, necesarios para fabricar bombas. 

Otro de los datos proporcionados por el fiscal es que en la foto difundida ayer, donde se ve a los tres sospechosos, el hombre de la izquierda aún no está identificado, mientras que el del medio es Brahim El Bakraoui y el de la derecha se presume es Najim Laachraui.

El fiscal dijo que "Bélgica seguirá en el nivel máximo de alerta tras los ataques de Bruselas" y que las autoridades belgas señala que hay muchos prófugos relacionadas con los ataques y que representan un riesgo para la población.

Brahim El Bakraoui, el kamikaze del aeropuerto dejó un testamento en el que dice que ya no sabía más "qué hacer", anunció el fiscal belga. El testamento estaba en un laptop hallado en un tacho de basura en una calle de Schaarbeek, donde la Policía llevó adelante una redada, se indicó.

"Siempre fugitivo, sin saber qué hacer, siendo observado en todas partes, sin estar más a salvo y sabiendo que si espero más me arriesgo a terminar junto a un prisionero en una celda", decía parte del testimonio leído por el fiscal general.

La cifra de víctimas fatales podría aumentar debido a que muchas quedaron gravemente mutiladas, lo que complica su identificación, añadieron.

Siguen los operativos. 

La Policía belga detuvo en las últimas horas a un hombre vinculado a estos ataques en Anderlecht, en un operativo realizado por fuerzas especiales de la policía belga, pero no se trata del hombre que aparece vestido con una chaqueta blanca en las imágenes del aeropuerto, junto a los otros dos presuntos yihadistas suicidas del ataque.

De Laachraui no sólo se sospecha que estuvo directamente implicado en los atentados de ayer, sino también en la red que llevó a cabo los que se produjeron en París el pasado 13 de noviembre, y que mataron a 130 personas.

Su ADN se encontró en el material explosivo utilizado en la capital francesa. Los servicios secretos lo tenían en su punto de mira, en particular porque tenían constancia de que había ido a Siria en febrero de 2013.

En septiembre pasado fue objeto de un control, en la frontera entre Austria y Hungría en el que dio una identidad falsa -Sufiane Kayal-. Iba acompañado de dos presuntos miembros de la red que atentó en París: el francés Salah Abdeslam, arrestado el viernes pasado en Bruselas y el argelino Mohamed Belkaïd, abatido por la policía tres días antes también en la capital belga.

Laachraui tiene 24 años y nacionalidad belga. Procede del barrio Schaerbeek y se le relaciona con las redes yihadistas en otro sumario en el que la justicia belga debe dictar sentencia el próximo mes de mayo.

La Fiscalía pidió en febrero 15 años de prisión contra él por haber reclutado a varios de sus amigos para el Estado Islámico (EI).

Los hermanos El Bakraoui, de 27 y 30 años, respectivamente, y nacidos en Bruselas, eran vigilados por los servicios de inteligencia, aunque no por terrorismo, según el mismo medio.

Jalid había alquilado bajo una falsa identidad la vivienda de la calle du Dries en el barrio bruselense de Forest y ambos podrían ser, según el mismo medio, las dos personas que huyeron de ese apartamento, donde se produjo un tiroteo con la policía y donde se encontraron huellas y trazas de ADN de Salah Abdeslam, previo a su arresto.

Brahim fue condenado por el tribunal correccional de Bruselas en octubre de 2010 a nueve años de prisión, por haber disparado a varios policías con un kalachnikov en Laeken, un barrio de Bruselas, señala por su parte La Derniére Heure. Además, participó de un asalto en una agencia de cambio en la que el permaneció en el coche y recogió después a los tres asaltantes.

En una persecución posterior al atraco, Brahim disparó a los agentes e hirió a uno de ellos.

Por su parte, en febrero de 2011, Jalid El Bakraoui fue condenado a cinco años de prisión por robo de coches.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados