SIRIA

Turquía bombardea aliados de EE.UU. y miles de civiles huyen

Las milicias kurdas fueron un aliado clave de Estados Unidos en la lucha contra el “Califato” proclamado por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) y estiman que perdieron unos 11.000 combatientes en esta guerra.

Hombre caminando con una bandera de Turquía. Foto: AFP
Hombre caminando con una bandera de Turquía. Foto: AFP

Turquía continúa con la ofensiva militar que lanzó ayer jueves contra combatientes kurdos aliados de Estados Unidos en el noreste de Siria, bombardeando aldeas y objetivos desde el aire en una operación que obligó a huir a miles de personas.

Al menos 23 combatientes de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD) -bajo liderazgo kurdo- y ocho civiles, dos de ellos administradores de la milicia, perecieron, según el Observatorio Sirio para los Derechos Humanos.

El FSD no ofreció una cifra de víctimas, mientras que seis combatientes de grupos rebeldes apoyados por Turquía también perdieron la vida.

Las milicias kurdas fueron un aliado clave de Estados Unidos en la lucha contra el “Califato” proclamado por los yihadistas del grupo Estado Islámico (EI) y estiman que perdieron unos 11.000 combatientes en esta guerra.

Más de 60.000 personas han huido desde el comienzo de la ofensiva, según el Observatorio. Las aldeas de Ras al-Ain y Darbasiya, unos 60 kilómetros al este, han quedado en su mayoría desiertas como resultado del ataque.

El presidente de Turquía, Tayyip Erdogan, dijo a los miembros de su Partido AK en Ankara que ya han muerto 109 militantes en dos días de enfrentamientos, mientras que los kurdos aseguraron que están resistiendo el ataque.

Un alto funcionario de seguridad turco afirmó que las fuerzas armadas atacaron depósitos de armas y municiones, posiciones de artillería y francotiradores, túneles y bases militares. Los cazas realizaron operaciones hasta 30 kilómetros dentro del territorio de Siria.

“La operación continúa en la actualidad con la participación de todas nuestras unidades (...) 109 terroristas han muerto hasta el momento”, dijo Erdogan.

Riesgo.

Turquía, un país miembro de la OTAN, asegura que busca crear una “zona segura” para el retorno de millones de refugiados a Siria. No obstante, las potencias mundiales temen que la operación recrudezca una guerra que dura ya ocho años y facilite la huida de presos de Estado Islámico en medio del caos.

Erdogan intentó calmar estas preocupaciones, asegurando que los militantes del grupo yihadista no podrán reconstruir su presencia en la región.

El líder turco cargó contra la Unión Europea y potencias árabes como Arabia Saudita y Egipto, que han mostrado su oposición a la operación, asegurando que los que tengan objeciones a las acciones turcas son deshonestos.

Combatientes en Siria. Foto: AFP
Combatientes en Siria. Foto: AFP

Asimismo, amenazó con permitir que los refugiados sirios avancen hacia Europa si los países de la UE describen los actos de sus fuerzas como una ocupación. Turquía acoge a unos 3,6 millones de personas desplazadas por el conflicto sirio.

“No son honestos, solo se inventan las palabras”, afirmó Erdogan en un discurso combativo en el que señaló a Arabia Saudita y Egipto. “No obstante, nosotros pasamos a la acción y esa es la diferencia entre nosotros”.

La operación turca comenzó días después de una retirada de las fuerzas estadounidenses de la frontera y destacados miembros del propio Partido Republicano del presidente Donald Trump le acusaron de permitir la incursión. La decisión ha sido ampliamente criticada como un abandono de los kurdos sirios.

La ofensiva de Turquía, realizada en cooperación con una coalición de exrebeldes financiada y entrenada por Ankara, es la tercera en Siria desde 2016.

Desde 2011, el conflicto en este país ha dejado un triste reguero de 370.000 muertos y millones de desplazados.

Sin aviación parece difícil que los kurdos puedan resistir ante el ejército turco.

“Las FSD no pueden defender toda la frontera entre Siria y Turquía”, consideró Nicholas Heras, analista del Center for New American Security.

“La pregunta es hasta dónde puede avanzar Turquía antes de ser frenada por actores regionales e internacionales”, agregó.

Ayer, Trump, sugirió este jueves que su país podría mediar en el conflicto entre Turquía y los kurdos, pese a que ordenó el retiro de los soldados estadounidenses de posiciones clave en la región, abriendo la vía para la ofensiva de Turquía.

Drama: en la guerra mueren 400.000

Los kurdos forman parte de una minoría perseguida durante años por el partido gobernante sirio Baaz, y fueron los encargados, bajo el brazo militar de las Fuerzas de Siria Democrática (FSD), de realizar la operación militar contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI. Las FSD -alianza liderada por los kurdos- se convirtieron en el principal aliado de Estados Unidos en la lucha contra el EI que terminó el 23 de marzo con la derrota de los terroristas. Los kurdos en Siria aspiran a una región con autonomía y controlan alrededor del 30% del país.

Siria está en guerra interna desde 2011, aunque el presidente Bashar Assad ha logrado prevalecer. Rusia, que respalda a Assad, ha sido protagonista de negociaciones junto a Irán y Turquía para intentar reducir la violencia. En la guerra murieron unas 400.000 personas, entre soldados, combatientes opositores y civiles. Siria tiene 19.5 millones de habitantes. (Fuentes: EFE y CIA Factbook)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)