CRISIS DE REFUGIADOS

Turquía acuerda con Unión Europea

El acuerdo revisado con Turquía para contener el flujo de migrantes que llega a la Unión Europa y que presentado ayer por la tarde a los 28 líderes del bloque fue aprobado, escribió en Twitter el primer ministro finlandés, Juha Sipila.

Grecia empezará a devolver a los migrantes a Turquía a partir de mañana, confirmó el primer ministro checo, Bohuslav Sobotka.

"El acuerdo turco fue aprobado", escribió el primer ministro finlandés, después de que el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, reuniera a los 28 para recomendarles que aceptaran el acuerdo que negoció por ayer por la mañana con el primer ministro turco, Ahmet Davutoglu.

Turquía había hecho una propuesta el 7 de marzo que contemplaba aceptar de vuelta en su territorio a todos los migrantes que lleguen a Grecia, incluidos los refugiados sirios, sujeto a contrapartidas.

Este plan despertó numerosas críticas, tanto por su legalidad en relación a la legislación internacional como por las concesiones que el gobierno de Ankara pedía a la UE.

Numerosos gobiernos europeos se inquietan ante lo que consideran derivas autoritarias de Ankara.

El acuerdo revisado "contiene los puntos señalados anoche (jueves)" cuando los líderes de la UE trazaron las líneas rojas sobre las que Tusk no debía ceder frente a Davutoglu, añadió la fuente.

"El acuerdo es aceptable para la parte turca", sostuvo.

Según la versión revisada del acuerdo, explicó esta fuente, quedó explícito que la expulsión de migrantes se hará acorde a la legislación internacional y europea. Se agregó que "se debía respetar el principio de no-devolución y que no podía haber expulsiones colectivas".

La preocupación de Turquía, explicó la fuente, era la lentitud en el desembolso de la ayuda financiera. Se pusieron de acuerdo para acelerarlo y para identificar en una semana los proyecto concretos a financiar.

"La parte más difícil, una que satisface a las dos partes, es la de impulsar las relaciones entre la UE y Turquía y abrir nuevos capítulos" en las negociaciones de adhesión al bloque, añadió.

Las partes convinieron abrir un nuevo capítulo, el relativo a las provisiones financieras y presupuestarias, añadió, precisando que esto "es aceptable para Chipre".

En otro orden, el presidente regional de Cataluña, el independentista Carles Puigdemont, se ofreció ayer al comisario de inmigración de la Unión Europea para acoger a 4.500 refugiados, como si fuera un jefe de Estado, un gesto que molestó al gobierno español. AFP

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados