vea el interactivo

Tucumán entre la sospecha del fraude y la intervención

Al día siguiente del fallo de la Justicia tucumana que declaró nulas las elecciones del 23 de agosto por considerar que hubo fraude, el kirchnerismo salió en pleno a agitar el fantasma de la intervención federal como posible salida a la crisis política e institucional de la provincia.

Lo hizo el oficialismo provincial, pero también el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, reconoció que, aún cuando todavía no se agotaron todas las instancias judiciales, "existe material para discutir la intervención". También lo advirtió el gobernador José Alperovich, al asegurar que "es imposible" volver a votar y proclamar autoridades antes del 29 de octubre, cuando se venza el actual mandato, lo que dejaría a Tucumán en una situación de acefalía que ameritaría el "remedio" federal.

Ayer al mediodía el gobierno provincial presentó un recurso de casación ante la Cámara en lo Contencioso Administrativo para solicitar que habilite la intervención de la Corte Suprema de la provincia como instancia revisora de la sentencia que anuló los comicios por pedido del opositor Acuerdo para el Bicentenario (APB). Hasta anoche no había una respuesta al planteo, que deberá ser contestado hoy, antes de las 20, que es el plazo previsto para que el fallo dictado ayer por los camaristas Salvador Ruiz y Ebe López Piossek quede firme.

Si el pedido del oficialismo es rechazado, la provincia recurrirá en queja por casación denegada ante la Corte provincial, que indefectiblemente terminará atendiendo la causa. Las posibilidades de un fallo adverso a los intereses del kirchnerismo en el máximo tribunal son menores, aunque está latente la posibilidad de que algunos miembros terminen excusándose y el tribunal podría terminar integrándose con jueces del fuero contencioso. Esta situación genera inquietud en el Gobierno, que con los rumores de intervención busca presionar para obtener un fallo a su favor, dado que el Poder Judicial también se vería alcanzado por la medida, según se encargó de aclarar ayer el apoderado del FPV local, Marcelo Caponio.

"Si no hay un fallo razonable de la Corte provincial es inevitable la intervención. Y se intervendrán los tres poderes en Tucumán", planteó el funcionario tucumano.

Por otro lado, Caponio dijo que analizan la posibilidad de que el FPV, como tercero interviniente en el juicio, presente un recurso extraordinario, por la vía del per saltum, ante la Corte Suprema de la Nación, medida que el máximo tribunal no aceptaría.

Si no puede ver el interactivo haga click aquí 

Múltiples denuncias de irregularidades, quema de urnas y destrucción de votos. Foto: La Nación.
Múltiples denuncias de irregularidades, quema de urnas y destrucción de votos. Foto: La Nación.

Movilizados.

Mientras tanto, desde la madrugada del jueves cientos de militantes del FPV acampan en la plaza Yrigoyen de esta capital, frente al Palacio de Tribunales, en lo que denominaron "una vigilia" a la espera de la decisión que adopte la Corte.

En su sentencia, los jueces Ruiz y López Piossek, de la Sala 1 de la Cámara en lo Contencioso Administrativo, cuestionaron el clientelismo y advirtieron que, por ese tipo de prácticas, la del 23 de agosto "no fue una elección libre y auténtica de carácter democrático".

Según los magistrados, "los hechos comentados y probados limitaron o influyeron en el libre ejercicio del sufragio de gran parte de la ciudadanía y privaron al acto comicial de la ineludible transparencia que debe ostentar, implican violaciones marcadas y manifiestas al artículo 37 de la Constitución nacional".

Alperovich calificó el jueves el fallo como "un golpe de la Justicia contra la democracia y la voluntad popular". Además, aseguró que la sentencia "es de imposible cumplimiento, porque para llamar a nuevas elecciones hacen falta al menos 90 días, cuando el actual mandato finaliza dentro de 40 días". Alperovich explicó que si hasta el 28 de octubre, fecha prevista para que la actual gestión entregue el mandato, no hay autoridades proclamadas surgidas de una elección, Tucumán quedaría en una situación de acefalía política.

Cuando le preguntaron si ante esa situación podría ser intervenida la provincia, el mandatario tucumano respondió: "Todo es posible". Luego amplió la explicación sobre las implicancias de un eventual remedio federal. "No puede haber una provincia sin gobernador, sin legisladores, sin intendentes ni delegados comunales. Los que creemos en la democracia queremos que existan los tres poderes: Ejecutivo, Legislativo y Judicial, porque si no es una dictadura. Acá no quedaría absolutamente nadie del Poder Ejecutivo, ningún legislador y ningún intendente", aventuró.

Por su parte, el candidato a gobernador del APB, José Cano, pidió al gobierno que actúe con prudencia. "Las instituciones están actuando y lo seguirán haciendo conforme a las reglas de nuestro sistema republicano. El gobernador, el vicegobernador y sus ministros deben recordar que aún son autoridades del Estado provincial. Los hago responsables de la seguridad pública", planteó el opositor.

Comicios viciados.

Uno de los jueces del tribunal que anuló los comicios para gobernador en Tucumán y ordenó repetirlos, alegó que el proceso electoral estuvo "viciado" y es "lógico" que se vuelva a votar. "El procedimiento estaba viciado", afirmó ayer en unas declaraciones radiales el juez Salvador Norberto Ruiz, integrante de la Sala I de la Cámara en lo Contencioso Administrativo.

El magistrado agregó a Radio Vorterix que el tribunal está "convencido de que esos vicios tergiversaron el resultado" electoral y por eso el pasado miércoles decidió anular los comicios celebrados el pasado 23 de agosto, decisión apelada por el oficialismo.

La Cámara tomó su decisión en respuesta a un pedido del candidato a gobernador por el opositor Acuerdo para el Bicentenario, José Cano, que había denunciado irregularidades en la contabilidad de los votos y la quema de algunas urnas en las elecciones. Según el escrutinio definitivo de los comicios, que concluyó el lunes último y no es aceptado por la oposición, el candidato a gobernador del gobernante Frente para la Victoria, Juan Manzur, se impuso con un 51,64 % de los votos, mientras que Cano obtuvo un 39,94 %. Ruiz puntualizó ayer que el fallo "no se pronuncia sobre quién tiene que ganar, ni con cuántos votos tiene que ganar uno u otro". "No interesa el tinte político de los contendientes, sino el vicio del procedimiento que conculca la libertad de los electores de elegir; a eso apunta el fallo", explicó.

Cristina apuntó a los jueces.

Durante el acto de inauguración de un Hospital Materno Infantil, la presidenta Cristina Fernández cargó duro contra los jueces de la Cámara en lo Contencioso Administrativo de Tucumán que decidieron anular las elecciones. "En las próximas elecciones no se trata solo de elegir, se trata de elegir qué país queremos dejarles a nuestros hijos", dijo. "De repente dos jueces deciden anular la voluntad popular diciendo que hay algunos que no pueden votar porque son pobres, creo que estamos volviendo a épocas predemocráticas", afirmó. Además dijo: "esto no es volver a los 90, es volver a 1890, a la etapa de fraude patriótico, donde si no ganaba yo se tiraba todo abajo", y pidió: "Eso no puede pasar más en la República Argentina. Todos sabemos qué pasó: perdieron y no soportaron perder", concluyó Cristina.

LA PRIMERA LÍNEA "K" AL ATAQUE.

Aníbal Fernández - Jefe de Gabinete.

"Es una decisión ridícula, destituyente, de una enorme gravedad institucional porque se mete con la voluntad popular", sentenció el hombre fuerte del Gobierno de Cristina Fernández de Kirchner. "No tengo duda de que esto no se resuelve en Tucumán. Se trata de uno de los disparates jurídicos más grandes de la historia, que constituye un caso de prevaricato liso y llano", agregó más adelante.

José Alperovich - Gobernador "K" saliente.

"El que quemó las más de 3.000 urnas fue el doctor Ruiz", dijo el gobernador tucumano, señalando directamente a uno de los dos jueces que firmó el fallo, Salvador Ruiz, utilizando la figura de las urnas utilizadas en los comicios. "Qué tristeza para Tucumán es vivir una situación institucional como la que estamos viviendo", concluyó Alperovich.

Carlos Kunkel - Diputado del FPV (kirchnerista).

"Los dueños (de los votos) no son nuestros funcionarios judiciales, sino el conjunto del pueblo. Y si no intervendremos el Poder Judicial de la provincia de Tucumán. Mire qué fácil...", lanzó el legislador oficialista. "Hay personas en la Argentina que tienen un profundo desprecio por la expresión de la voluntad popular", agregó y encerró en esa categoría a "los jueces" del Contencioso Administrativo de Tucumán.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados