LA TENSIÓN EN EL GOLFO PÉRSICO

Trump ve posible una guerra con Irán y advierte que "no durará mucho"

El presidente dijo que los líderes iraníes serían “estúpidos” si no acuerdan.

Donald Trump, presidente de Estados Unidos. Foto: AFP
“No estoy hablando de tropas en el terreno”, dijo el presidente, dando a entender que ordenaría ataques aéreos contra Irán. Foto: AFP

Estados Unidos e Irán siguen jugando con fuego. Donald Trump dice que no quiere una guerra con Irán, pero por las dudas advierte que “no duraría mucho”. Irán, por su lado, confirmó que ya no se siente atada a ningún pacto y que por lo tanto retomará su programa nuclear.

Durante una entrevista en Fox Business News, horas antes de partir a la cumbre del G20 en Japón, Trump dijo ayer miércoles que una posible acción militar contra la República Islámica no implicaría tropas “en el terreno”, dando a entender que la ofensiva podría limitarse a ataques aéreos.

Cuando se le preguntó si se está gestando una guerra, Trump dijo: “Espero que no suceda, pero estamos en una posición muy fuerte en caso de que pase”. “No estoy hablando de tropas en terreno (...) Solo digo que si algo ocurriera, no duraría mucho”, sostuvo.

Más tarde, en diálogo con periodistas en la Casa Blanca, Trump fue particularmente duro con los líderes iraníes. Serían “egoístas y estúpidos”, dijo Trump, si rechazaran acordar un nuevo pacto que sustituya al acuerdo nuclear de 2015 negociado por Barack Obama, y del que Estados Unidos se retiró el año pasado.

Ese paso es visto como la génesis del declive de las relaciones entre los dos países, agravadas en las últimas semanas tras ataques contra buques cisterna en el estrecho de Ormuz, que Washington atribuye a Irán, y el derribo de un dron estadounidense.

“Irán puede hacer lo que quiera, no me importa, tengo mucho tiempo, pero su país está en dificultades económicas (...) Sus líderes deberían cuidar de la gente. Si quieren, llegan a un acuerdo. De lo contrario, solo piensan en sí mismos y son egoístas y estúpidos”, dijo Trump, quien el lunes impuso sanciones al líder supremo iraní, el ayatolá Alí Jamenei, así como a altos mandos militares de los Guardianes de la Revolución y al canciller Mohamad Javad Zarif.

Alí Jamenei dijo que antes del acuerdo EE.UU. deberá levantar las sanciones a su país.
Alí Jamenei dijo que antes del acuerdo EE.UU. deberá levantar las sanciones a su país. Foto: Archivo

Irán está en proceso de retomar parte de su programa nuclear, luego de anunciar que este mes superará el límite que se le impuso de 300 kg de uranio enriquecido, incumpliendo el compromiso firmado en Viena. “Irán ha hecho mucho y más de lo que justamente le corresponde para preservar el acuerdo”, dijo el embajador iraní ante la ONU, Majid Takht Ravanchi, quien subrayó que de ahora en más su país no se ocupará de mantener el acuerdo.

Esa posición había sido anticipada por el almirante Alí Shamjani, secretario general del Consejo Supremo de Seguridad Nacional iraní. El oficial dijo el martes que no hay nada que esperar de los europeos y que Irán aplicará de forma “decidida” la segunda fase de su “plan de reducción” de compromisos en materia nuclear, a partir del 7 de julio.

El enfrentamiento con Irán se ha recrudecido después de que Trump advirtiera que Estados Unidos responderá con “una fuerza grande y abrumadora” cualquier ataque contra objetivos estadounidenses.

El martes, Trump amenazó con “borrar” algunas zonas de Irán si ese país afecta los intereses de Estados Unidos.

El presidente iraní Hasan Rohani, por su lado, calificó la política de la Casa Blanca como “retrasada mental”.

Hasan Rohani. Foto: Archivo.
Hasan Rohani. Foto: Archivo

“La fecha límite de la Organización de Energía Atómica para superar la producción de uranio enriquecido desde el límite de 300 kilos se cumple mañana”, dijo la agencia de noticias IRIB citando al portavoz Behrouz Kamalvindi, quien añadió que tras la fecha límite, Irán acelerará la producción del material.

Irán dice que sería culpa de Washington si llega a superar el umbral de almacenamiento de 300 kilos de uranio. El acuerdo nuclear de 2015 a Irán vender más uranio al extranjero para mantener sus reservas por debajo del límite, pero esas operaciones comerciales han sido bloqueadas por las sanciones de Estados Unidos.

El Consejo de Seguridad en medio de la pulseada

El Consejo de Seguridad de la ONU se convirtió ayer miércoles en un nuevo escenario de la pulseada entre Estados Unidos e Irán.

Estados Unidos envió una carta al Consejo de Seguridad pidiendo actualizar una lista negra de personas vinculadas al régimen iraní. Irán, por su parte, dijo en el Consejo que no puede salvar “solo” al acuerdo nuclear de Viena de 2015 (JCPOA), del que Estados Unidos salió en 2018.

La República Islámica está en proceso de retomar parte de su programa nuclear, luego de anunciar que para fines de junio superará el límite que se le impuso de 300 kg de uranio enriquecido, incumpliendo el compromiso de Viena.

La carta de Estados Unidos al Consejo de Seguridad fue enviada tras una queja de Washington por omisiones en la prohibición de viajar y el congelamiento de activos que se debe hacer cumplir a quienes figuran en una lista de la ONU. Esa nómina contiene los nombres de 23 individuos y 61 entidades vinculadas a las actividades nucleares de Irán, e incluye a Ghasem Soleimani, jefe de la fuerza Al Quds, rama exterior de los Guardianes de la Revolución, ejército de élite iraní. Según Estados Unidos, Soleimani viaja continuamente a Irak y el Líbano, violando la prohibición de viajar.

Quienes figuran en esta lista están sujetos a una prohibición global de viajar y a la congelación de activos, sanciones que deben hacer cumplir todos los países miembros de la ONU.

En la carta, Estados Unidos se quejó de que la lista no ha sido actualizada con alias y demás información en más de nueve años. (AFP)

Otra vez amenaza de aranceles a China
Guerra comercial EE.UU.-China (yuan versus dólar). Foto: Reuters.

Donald Trump tensó un poco más su complicada relación con China, al amenazar con más aranceles en caso de que no alcancen una acuerdo que ponga fin a la guerra comercial entre ambas potencias.

El presidente estadounidense partió ayer miércoles hacia Japón para participar en la cumbre del G20 de Osaka, donde tiene previsto reunirse el sábado con su homólogo chino, Xi Jinping.

“Impondría más aranceles muy sustanciales si no alcanzamos un acuerdo”, aseguró Trump en una entrevista con la cadena de televisión Fox Business.

La reunión en Japón será el primer cara a cara entre ambos desde el pasado mes de diciembre, cuando Trump y Xi declararon una tregua temporal de la guerra comercial en el marco del G20 de Buenos Aires.

La pausa tregua comercial se vio alterada en mayo cuando Trump incrementó del 10 al 25% los aranceles para las importaciones de más de 5.000 productos chinos por valor de 200.000 millones de dólares.

Trump argumentó en la misma entrevista que las empresas están saliendo de China “para no pagar los gravámenes” que él ha impuesto, y que algunas de ellas están regresando a Estados Unidos por su estrategia comercial. “Mientras los aranceles continúen en China, estamos recibiendo miles y miles de millones de dólares. Nunca en el pasado ganamos ni 10 centavos y ahora tenemos otros 325.000 millones de dólares a los que aún no he aplicado gravámenes”, sentenció.

En Japón, Trump también se reunirá con el presidente ruso Vladimir Putin. En declaraciones en la Casa Blanca, dijo a los periodistas que esperaba tener una “muy buena conversación” con Putin. Pero agregó que lo que hable con el líder ruso “no es de su incumbencia”. Esta esperada reunión se llevará a cabo en medio de investigaciones parlamentarias en Estados Unidos sobre los vínculos entre la campaña de Trump para las elecciones presidenciales de 2016 y Rusia. El último encuentro de Trump y Putin en Finlandia en 2018 dio lugar a grandes controversias. (EFE, AFP)

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados