CONFLICTO

Trump saca a EE.UU. de “guerras interminables y ridículas” en Siria y amenaza a Turquía

El Pentágono retiró el lunes a una veintena de sus soldados del norte de Siria después del sorpresivo anuncio de Trump de que las tropas estadounidenses “ya no estarán en el área”.

Vehículos militares turcos, parte de un convoy militar estadounidense, participan en una patrulla conjunta en la aldea siria de al-Hashisha en las afueras de la ciudad de Tal Abyad a lo largo de la frontera con Turquía. Foto: AFP
Un niño observa el avance de vehículos de Turquía que participaron de ejercicios militares con Estados Unidos. Foto: AFP

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, amenazó ayer lunes a Turquía con represalias si se pasa de la raya en Siria, después de allanar la vía para una ofensiva turca contra milicias kurdas en territorio sirio, avivando temores de un resurgimiento yihadista en la región.

El Pentágono retiró el lunes a una veintena de sus soldados del norte de Siria, cerca de la frontera con Turquía, amortiguadores en la tensión entre el ejército turco y los kurdos considerados terroristas por Ankara, después del sorpresivo anuncio de Trump de que las tropas estadounidenses “ya no estarán en el área”.

Pero en medio de cuestionamientos de la región y de legisladores opositores y oficialistas en Estados Unidos, el líder estadounidense pareció dar marcha atrás, aunque sin trazar líneas rojas específicas que pudieran proteger a los aliados kurdos, cruciales contra el grupo yihadista Estado Islámico (EI).

“Si Turquía hace algo que yo, con mi gran e inigualable sabiduría, considero que está fuera de los límites, destruiré y arrasaré totalmente la economía de Turquía (¡lo he hecho antes!)”, tuiteó Trump.

Otros funcionarios estadounidenses, aparentemente sorprendidos por el anuncio de Trump del domingo por la noche, enfatizaron que Washington no apoyará una ofensiva turca, largamente amenazada por Ankara, advirtiendo de eventuales “consecuencias desestabilizadoras”.

“El Departamento de Defensa dejó en claro a Turquía, al igual que el presidente, que no respaldamos una operación turca en el norte de Siria”, dijo el portavoz del Pentágono Jonathan Hoffman.

Un alto funcionario del Departamento de Estado señaló en tanto que Estados Unidos no “actuaría militarmente” para detener a los turcos, pero cuestionó una operación así. “Es una muy mala idea. No creemos que brinde más seguridad”, dijo.

Control territorial en Siria. Foto: AFP
Foto: AFP

Está listo.

La posibilidad de operaciones militares turcas contra milicias kurdas en Siria tiene en vilo desde hace semanas a la región.

El presidente turco Recep Tayyip Erdogan dijo este lunes que su ejército estaba listo para lanzar esa ofensiva luego de que Washington dijera que no se opondría. “Podemos llegar cualquier noche sin aviso”, aseguró.

Una intervención turca amenazaría a las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), una alianza de combatientes kurdos y árabes fundamental en la coalición internacional liderada por Estados Unidos que derrotó al EI, y actualmente en control de gran parte del noreste de Siria.

Turquía considera a las FDS como una amenaza terrorista y ha prometido aplastarlos.

Ankara dice que quiere establecer una “zona segura” en el lado sirio de la frontera, donde podría enviar de regreso a algunos de los 3,6 millones de refugiados de la guerra civil de ocho años.

Los kurdos sostienen que el objetivo de Ankara es diluir su dominio en la región con una afluencia de refugiados mayoritariamente árabes sunitas.

Trump dijo el lunes en Twitter que quería sacar a Estados Unidos de “guerras interminables y ridículas”.

Pero un ataque turco podría obligar a las FDS a liberar a unos 10.000 combatientes del EI capturados en los últimos dos años, con lo que el violento grupo yihadista podría rearmarse.

Lo peor. 

Trump declaró que sería responsabilidad de Turquía y otros países tratar con los prisioneros de EI. “Turquía, Europa, Siria, Irán, Irak, Rusia y los kurdos ahora tendrán que resolver la situación y lo que quieren hacer con los combatientes del EI capturados en su ‘vecindario’”, dijo.

Temiendo otro capítulo de derramamiento de sangre y desplazamiento masivo, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) dijo estarse “preparando para lo peor”. La Unión Europea advirtió en tanto que los civiles volverían a soportar la peor parte de una ofensiva militar.

El funcionario del Departamento de Estado indicó que el número de soldados replegados, de unos 1.000 efectivos estimados a lo largo de la frontera, era de “dos destacamentos muy pequeños”, con unas 25 personas, que se trasladaron solo a una “distancia muy corta”.

¿Qué es la zona de seguridad en noreste?

El gobierno de Turquía lleva años reclamando una “zona segura” en el noreste de Siria a lo largo de su frontera, una propuesta que finalmente se pactó el pasado 7 de agosto con Washington con el objetivo, entre otros, de reubicar a 2 millones de refugiados sirios que se encuentran en Turquía.

Ese territorio está controlado por las milicias kurdosirias, a las que Ankara considera “terroristas”, y que están respaldadas por Estados Unidos, aunque hoy las tropas estadounidenses les han dado la espalda y han comenzado a retirarse de esa franja de seguridad, lo que deja la puerta abierta a que Turquía lleve a cabo otra de sus metas: ocupar el territorio del noreste de Siria y expulsar a los kurdos.

La zona segura o mecanismo de seguridad es una franja de tierra que Ankara quiere extender unos 30 kilómetros de ancho y 480 kilómetros de largo, a la que llama “zona segura”, a lo largo de la frontera y cuyo control quiere que sea exclusivamente suyo. El plan del presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, consiste en construir 140 pueblos de unos 30.000 habitantes cada uno, donde vivirían los refugiados sirios repatriados.

Erdogan presentó el pasado 24 de septiembre ante la Asamblea General de Naciones Unidas un mapa en el que mostraba ese “corredor de paz” y aseguró que este podría ampliarse hasta las localidades de Deir al Zor o la línea de Al Raqa.

Este territorio está controlado por las autoridades kurdosirias, que Turquía considera “terroristas” por sus supuestos vínculos con el proscrito Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la guerrilla kurda activa en Turquía, motivo por el cual defiende el lanzamiento de una ofensiva. (Fuente: EFE)

El drama de un país en guerra.

El gobierno de Siria, encabezado por Bashar Assad comenzó a enfrentar una situación de sublevación interna, en marzo de 2011, de grandes sectores de la población en coindidencia con hechos similares en otros países del mundo árabe. Asimismo, surgieron grupos armados diversos que combatieron al régimen. Assad, con el respaldo principal de Rusia, logró dar vuelta una situación que se le había vuelto adversa y domina casi todo el territorio sirio. En la guerra interna han muerto unas 400.000 personas, entre soldados, las milicias opositoras y civiles. Hay 6.2 millones de civiles desplazados.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)