GUERRAS, FRÍAS Y CALIENTES

Trump a Rusia: "Prepárate, unos lindos misiles llegarán a Siria"

El destructor USS Donald Cook está en el Mediterráneo con sus misiles teledirigidos.

Bashar Al Asad: el dictador sirio junto a sus jefes militares. Foto: Reuters
VEA EL VIDEO. Foto: Reuters

Donald Trump está convencido de que Siria y Rusia son responsables por el ataque químico del sábado contra civiles en Duma, y por eso ayer miércoles lanzó una fuerte advertencia: "los misiles llegarán" contra el régimen sirio.

A primera hora del miércoles, Trump recurrió a Twitter para amenazar con represalias por el supuesto uso de armas químicas. "Rusia promete derribar todos los misiles que se disparen contra Siria. ¡Prepárate, Rusia, porque llegarán, lindos, nuevos e inteligentes! ¡No deberían ser socios de un Animal Asesino con Gas que mata a su pueblo y lo disfruta!", escribió.

"Puesta en escena".

Pero así como Trump cree en la responsabilidad de Siria y Rusia, en Moscú dicen que todo fue una "puesta en escena" de los Cascos Blancos, la organización de socorristas sirios, primera en denunciar el ataque. Siria, en tanto, volvió a acusar a Estados Unidos de apoyar a los "terroristas" y calificó de "escalada peligrosa" las amenazas de Trump.

El presidente ruso, Vladimir Putin, dijo esperar que "el sentido común" se imponga en las relaciones internacionales "cada vez más caóticas". Ayer miércoles Putin pidió al primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, "abstenerse de cualquier acción que pueda desestabilizar aún más la situación" en Siria, según indicó el Krem- lin al informar sobre una conversación telefónica entre los dos mandatarios.

En tanto, Trump ha dejado claro que pretende que el régimen de Bashar al Asad, y posiblemente sus aliados Rusia e Irán, paguen un alto costo por el último supuesto ataque con gases tóxicos.

Según socorristas, el sábado murieron más de 40 personas en el enclave rebelde de Duma, debido a un ataque químico, que dejó a las víctimas luchando por respirar y escupiendo espuma.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) exigió el miércoles "acceso inmediato y sin restricciones a la zona para atender a las personas afectadas" y señaló que, según organizaciones locales, "unos 500 pacientes tenían rastros y síntomas coherentes con una exposición a productos químicos tóxicos".

Ruido de tambores.

A pesar de que por el momento el Pentágono no ha dado detalles de cómo piensa atacar en Siria, tanto las palabras de Trump como los precedentes indican que ordenará el lanzamiento de misiles desde alguno de los buques de su flota desplegada en el mar Mediterráneo.

El USS Donald Cook, un destructor de la clase Arleigh Burke con capacidad de lanzamiento de misiles teledirigidos, levó anclas el pasado lunes en el puerto de Larnaca, Chipre, isla próxima al litoral sirio.

Botado en 1997, el USS Donald Cook es un destructor perteneciente a la 6ª Flota, que es la que opera en el mar Mediterráneo, tiene cabida para cerca de 400 marineros y fue el primer destructor con capacidad antimisiles en incorporarse a la base de Rota, en España.

El año pasado, después de que según las autoridades quedara "fuera de toda duda" la implicación del Ejército sirio en el ataque con gas sarín sobre el pueblo rebelde de Jan Sheijún, Trump ordenó un ataque contra la base aérea de Shayrat (Homs).

Aquel ataque, que supuso la primera acción militar directa contra Al Asad en los seis años de guerra civil, se ejecutó des-de los destructores USS Ross y USS Porter, ambos de la clase Arleigh Burke, la misma que la del buque que surca en estos momentos el Mediterráneo.

El martes la Agencia Europea de Seguridad Aérea emitió un mensaje advirtiendo "posibles ataques aéreos en Siria (...) dentro de las próximas 72 horas". Y el ejército sirio evacuó este miércoles aeropuertos y bases militares, así como los edificios del Ministerio de Defensa y del Estado Mayor en Damasco.

"Una farsa".

El Consejo de Seguridad de la ONU fracasó el martes en dar una respuesta a los presuntos ataques químicos en Siria, luego que Estados Unidos y Rusia se opusieran mutuamente a sus respectivas mociones para realizar una investigación internacional.

La embajadora de Washington ante la ONU, Nikki Haley, dejó claro que un fracaso en el Consejo de Seguridad no impediría la acción de Estados Unidos y sus aliados. "Cualquier cosa significativa que propongamos sobre Siria, Rusia la veta. Es una farsa." Y consideró que la propuesta rusa solo buscaba "proteger a Asad".

El embajador ruso en la ONU, Vassily Nebenzia, dijo que el veto obedecía a la voluntad de Moscú de "no permitir que el Consejo de Seguridad sea conducido a aventuras".

Estados Unidos, con el respaldo del Reino Unido y de Francia, dijo estar listo para actuar con o sin apoyo de la ONU.

Por tensiones bélicas: baja en Wall Street y alza del petróleo

Las tensiones por la situación en Siria se dejaron sentir ayer miércoles en la bolsa de Nueva York, que retornó a las pérdidas cuando crece la preocupación por una posible acción militar estadounidense en ese país.

Los inversores de Wall Street evidenciaron su intranquilidad por el escenario geopolítico que ha devuelto el precio del barril de petróleo WTI a niveles de diciembre de 2014, en una jornada de nuevos datos sobre la marcha de la economía estadounidense.

El Dow Jones de Industriales cerró así con una baja del 0,90%, el S&P 500 se deshizo de un 0,55% y el índice compuesto del Nasdaq restó un 0,36 %.

El mensaje del presidente Donald Trump en Twitter, en el que advirtió a Rusia que se prepare para una actuación con misiles contra Siria en represalia por el supuesto ataque químico perpetrado el sábado pasado por el régimen sirio en la ciudad de Duma, marcó desde el principio el ánimo de los operadores.

Las palabras de Trump, quien admitió que la relación con Rusia "es ahora peor de lo que ha sido nunca, y eso incluye la Guerra Fría", desinfló la recuperación del martes.

Para Quincy Krosby, estratega jefe de mercado de la firma Prudential Financial, si bien se esperaba una respuesta de Trump, el mercado "fue tomado por sorpresa por el tono".

La frágil situación en Siria ya ha disparado a 66,82 dólares el precio del petróleo intermedio de Texas (WTI), de referencia para Estados Unidos.

Antiguos vínculos.

Siria ya era una aliada privilegiada en la época soviética. Tras un período de alejamiento tras la caída de la URSS, los presidentes Vladimir Putin y Bashar Al Asad se acercaron en los años 2000. Tras la revuelta popular en Siria de 2011, Moscú apoyó al régimen de Asad, y envió en enero de 2012 navíos de guerra a la base rusa de Tartús. El 30 de septiembre de 2015, Rusia lanzó una campaña de bombardeos aéreos en Siria de apoyo al régimen, que empezaron a cambiar el rumbo de la guerra.

¿Cuántos militares?.

La cifra oficial más reciente es la del personal militar que votó en Siria en la elección del 18 de marzo (2.954). Todos votaron por Putin. Parte de los soldados rusos en Siria son "consejeros" militares. A ellos se añade la policía militar, constituida mayoritariamente de las repúblicas musulmanas del Cáucaso ruso. Putin reveló en diciembre pasado que 48.000 militares rusos habían participado en la intervención en Siria, desde su lanzamiento el 30 de septiembre de 2015.

Cazabombarderos.

La aviación es el brazo armado de la intervención militar rusa, que incluye helicópteros de combate. Rusia también hizo despegar bombarderos estratégicos Tu-22 y Tu-160. Asimismo ha utilizado misiles de crucero de un alcance de 4.500 km.

Baterías antiaéreas.

Para asegurar la defensa de su base de Hmeimim, Rusia instaló en noviembre de 2015 sus modernas baterías de defensa antiaérea S-400, una de sus joyas militares. En Tartús, donde el ejército ruso dispone de instalaciones portuarias, también se han instalado baterías de defensa antiaérea S-300. Y ello pese a que ni los rebeldes ni los yihadistas tienen aviación, pero eso le permite a Moscú imponer una "zona de exclusión aérea" en Siria.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)