VENEZUELA

Trump rechaza diálogar con Maduro hasta que restablezca democracia

Pidió conversar; la Casa Blanca exige respeto a los derechos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Trump denuncia la situación que existe en Venezuela y considera opciones para actuar. Foto: Reuters

Donald Trump, amenazó el viernes con una intervención militar en Venezuela como respuesta a la crisis política en ese país, y el anuncio fue calificado como "un acto de locura" por el Gobierno que preside Nicolás Maduro. Asimismo, Trump rechazó dialogar por teléfono con el mandatario venezolano, mientras no se restablezca la democracia en ese país.

"La gente está sufriendo y está muriendo. Tenemos muchas opciones en Venezuela, incluyendo una posible opción militar en caso de ser necesario", dijo Trump a periodistas.

Las autoridades venezolanas han afirmado por largo tiempo que funcionarios estadounidenses están planeando una invasión. Un general en retiro dijo a Reuters anteriormente este año que se han desplegado algunos misiles antiaéreos a lo largo de la costa del país para esa eventualidad.

"Es un acto de locura, es un acto ya de supremo extremismo", dijo el ministro de Defensa venezolano, Vladimir Padrino, sobre la amenaza de Trump. "Hay una élite extremista que gobierna los Estados Unidos y realmente (...) no sé qué va a pasar en el mundo", agregó en un discurso televisado.

En Washington, el Pentágono indicó que el Ejército está listo para apoyar los esfuerzos por proteger a sus ciudadanos y resguardar los intereses de Estados Unidos, pero que las insinuaciones del Gobierno del presidente Maduro, sobre planes de una invasión son "infundadas".

El portavoz del Pentágono Eric Pahon aseguró también que el organismo no ha recibido ninguna orden sobre Venezuela tras los comentarios de Trump.

Venezuela atraviesa una severa crisis política y económica, con protestas antigubernamentales en las calles que llevan más de cuatro meses y en medio de las cuales han muerto 125 personas.

La oposición acusa a Maduro de ser un "dictador" que pone tras las rejas a sus rivales políticos y de querer mantenerse como sea en el poder. El presidente dice que los opositores de derecha están detrás de una "guerra económica" que busca desbancarlo.

Promovidas por Maduro, las autoridades venezolanas instalaron hace unos días una Asamblea Nacional Constituyente, que tiene autoridad sobre los otros poderes del Estado, para reescribir la Constitución, en medio del rechazo de la oposición y de los cuestionamientos internacionales.

Las Fuerzas Armadas de Venezuela controlaron el domingo pasado una rebelión militar, liderada por un capitán retirado, acción que el Gobierno calificó de acto "terrorista".

Inédito.

La sorpresiva referencia de Trump a una posible acción militar, que representó una fuerte escalada en su respuesta a la situación en Venezuela, ocurre en una semana en la que advirtió de una respuesta armada a Corea del Norte, que amenaza a Estados Unidos y sus aliados.

Cuando se le preguntó si fuerzas estadounidenses liderarían una operación en Venezuela, Trump se rehusó a entregar detalles. "Nosotros no hablamos sobre eso, pero una operación militar —una opción militar— es ciertamente algo que podríamos buscar", afirmó.

El Ejército estadounidense no ha intervenido directamente en la región desde una operación en 1994-1995 para derrocar a un Gobierno militar instalado en Haití tras un golpe de Estado en 1991.

Rechazo.

La Casa Blanca informó que el presidente Maduro solicitó una conversación telefónica con Trump, pero que el mandatario estadounidense sólo hablará con él cuando se restablezca la democracia en ese país.

"Nicolás Maduro solicitó una llamada telefónica al presidente Trump", indicó la Casa Blanca en un comunicado. "Trump ha pedido a Maduro respeto por la Constitución, elecciones libres y justas, la liberación de los presos políticos y el cese de las violaciones a los Derechos Humanos (...) Al contrario, Maduro ha elegido el camino dictatorial", agregó.

La Casa Blanca aseguró que Estados Unidos "está con el pueblo de Venezuela frente a la continúa opresión del régimen de Maduro" y aseguró que "Trump hablará con mucho gusto con el líder de Venezuela tan pronto como se restablezca la democracia en el país".

El comunicado fue difundido poco después de que Trump señaló que tiene la opción de una acción militar en Venezuela entre las posibilidades que están a consideración.

Reacción.

Ante la postura asumida por el presidente Trump, el canciller Jorge Arreaza, quien fue la segunda figura del Gobierno venezolano que habló sobre el tema, sostuvo, en un mensaje por televisión ayer sábado, que el gobierno de Estados Unidos busca "arrastrar a América Latina a un conflicto" con "declaraciones belicistas que representan una amenaza directa contra la paz, la estabilidad, la independencia, la unidad territorial, la soberanía y el derecho a la autodeterminación".

Asimismo, alertó a la comunidad internacional "sobre las grandes amenazas que se ciernen cada vez con mayor intensidad sobre ella", pues considera que Trump "pretende arrastrar a América Latina y el Caribe a un conflicto que alteraría permanentemente la estabilidad, la paz y la seguridad de nuestra región".

En este sentido, llamó a los Gobierno y a "los pueblos libres del mundo a que expresen su más clara e inequívoca condena a este peligroso atentado contra la paz y la estabilidad del continente americano".

"Pongan freno a la más agresiva acción del imperio estadounidense contra el pueblo venezolano en más de 100 años", subrayó el canciller, para luego llamar a sus compatriotas a unirse sin ningún distingo "en la defensa de nuestro suelo sagrado".

Ayer sábado, Arreaza se reunió con el encargado de Negocios de Estados Unidos en Caracas, Lee McClenny, como parte de una convocatoria hecha por el Ministerio de Exteriores de Venezuela al cuerpo diplomático acreditado en el país. El gobierno reunió a 62 representantes de gobiernos y organismos internacionales para denunciar las amenazas de Trump, según informó el canal estatal VTV.

"Conversamos con el encargado de Negocios de Estados Unidos. Por supuesto, nos dijo no compartimos parte de lo que usted ha dicho, pero yo le dije: ¿qué vía quieren ustedes? ¿La del diálogo? Aquí está nuestra mano. ¿Quieren otra vía? Bueno, estaremos aquí también para defender la patria y para enfrentarlos en cualquier terreno", contó Arreaza a periodistas.

Sin embargo, hizo votos para que el Gobierno de Maduro pueda "recomponer las relaciones de respeto" no solo con Estados Unidos, sino con todos los países que en los últimos meses han criticado sus decisiones, especialmente la instalación de la Asamblea Nacional Constituyente que desplaza al Parlamento con mayoría de la oposición.

En la reunión con diplomáticos, Arreaza explicó las acciones de Estados Unidos contra Venezuela desde 2015 cuando declaró a este país una amenaza "inusual y extraordinaria" y, aseguró, "recibimos con beneplácito la solidaridad de prácticamente todos los representantes diplomáticos y de organismos internacionales que nos acompañaron".

Varios países de América Latina reaccionaron ante la posición de Estados Unidos, entre ellos México, Perú, Colombia y Chile, señalando su oposición al uso de la fuerza.

Adelantan.

Mientras se procesa el enfrentamiento con Estados Unidos, en el orden político interno, la Asamblea Nacional Constituyente aprobó adelantar para octubre las elecciones regionales, que estaban fijadas para el 10 de diciembre. La propuesta fue realizada por el constituyente Earle Herrera y acogida por los más de 500 representantes de la asamblea, integrada solo por oficialistas.

El Consejo Nacional Electoral se apresta a ofrecer información sobre los comicios.

La coalición opsitora Mesa de la Unidad Democrática (MUD) no se pronunció de inmediato sobre la decisión de la ANC y analizará la estrategia a seguir ante el cambio de fecha.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)