Las relaciones entre EE.UU. y Rusia

Trump y Putin se verán el 16 de julio en Helsinki

Discutirán “temas de seguridad nacional” dijo la Casa Blanca.

Putin ayer durante una exhibición con futbolistas retirados. Foto: AFP
Putin ayer durante una exhibición con futbolistas retirados. Foto: AFP

Al otro día de la final de la Copa del Mundo en Moscú, Vladimir Putin y Donald Trump tendrán su primera e histórica cumbre en Helsinki, una ciudad famosa por los encuentros diplomáticos durante la Guerra Fría. Ayer jueves el Kremlin y la Casa Blanca anunciaron simultáneamente que la cumbre será en la capital de Finlandia el lunes 16 de julio.

Trump se reunirá con Putin después de asistir a la cumbre del 11 y 12 de julio de la OTAN y de visitar Reino Unido, tiempo suficiente para que Putin asista al cierre del Mundial de Fútbol.

Los dos líderes ya se han reunido dos veces en el marco de cumbres internacionales en 2017 y han hablado al menos en ocho oportunidades por teléfono.

"Ambos líderes debatirán las relaciones entre Estados Unidos y Rusia y una serie de temas de seguridad nacional", indicó la Casa Blanca en un comunicado similar a otro divulgado por el Kremlin.

Desde su llegada a la Casa Blanca, Trump defendió la urgencia de mejorar la convivencia con Moscú, ya que las relaciones entre los dos viejos adversarios se encuentran en su peor nivel en décadas.

Según el Kremlin la cumbre incluirá una reunión cara a cara, una comida de trabajo, una conferencia de prensa conjunta y la publicación de una declaración acordada.

Este encuentro permitirá a Trump y Putin discutir sobre las evidentes tensiones que deterioraron dramáticamente la relación bilateral, aunque para el mandatario estadounidense tiene un impacto directo en el plano interno.

Putin y Trump se encontraron en el G20 de Alemania hace un año. Foto: EFE
Putin y Trump se encontraron en el G20 de Alemania hace un año. Foto: EFE

El deterioro se tornó más profundo con la anexión de Crimea por parte de Rusia, en 2014, y se agravó peligrosamente a raíz del conflicto en Siria, donde Moscú pasó a actuar militarmente para sostener al régimen sirio de Bashar al Asad.

Pero además Trump no ha ahorrado su artillería verbal contra bloques tradicional-mente aliados de Washington, como el G7 y la OTAN, y que mantienen por su parte ten- sas relaciones con Rusia. En la última cumbre del G7 en Ca-nadá, Trump llegó al punto de decir que la OTAN "es tan mala" como el Tratado de Libre Comercio de América del Nor- te (Tlcan). Además, propuso que Rusia regrese al G7, de donde fue expulsada en 2014 por la anexión de Grimea.

Esta reunión entre Trump y Putin ocurrirá después de una cumbre de la OTAN en Bruselas, donde no se descarta que el estadounidense reitere la presión para que los europeos aumenten su cuota y actualicen sus pagos a la organización.

Trump afirmó el miércoles por la noche que tenía intención de tratar la guerra en Siria y la crisis en Ucrania con Putin, y se mostró prudente pero optimista. "Creo que hablaremos de muchos otros temas. Y ya veremos qué pasa (...) Pero creo que de las reuniones con personas pueden salir muchas cosas buenas", dijo.

Donald Trump. Foto: EFE
Donald Trump. Foto: EFE

El acuerdo para organizar esta cumbre se cerró el miércoles en una visita a Moscú del asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, John Bolton.

Putin, que recibió a Bolton en el Kremlin, afirmó que espera al menos "unos primeros pasos para restablecer relaciones completas", asegurando que nunca buscó "una confrontación". "Hay que reconocer desgraciadamente que las relaciones ruso-estadounidenses no están en su mejor momento", agregó, estimando que se trataba del "resultado de una dura lucha política interna en Estados Unidos".

Un fiscal especial estadounidense investiga si en las elecciones presidenciales de 2016 el comité de campaña de Trump se asoció a funcionarios rusos para incidir en el resultado.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)