INMIGRACIÓN EN DEBATE

Trump ordena cortar con la ayuda a Centroamérica

Migración: sancionan a Honduras, Guatemala y El Salvador.

La llegada masiva de familias centroamericanas ha desbordado la capacidad de la patrulla fronteriza de EE.UU. Foto: AFP.
La llegada masiva de familias centroamericanas ha desbordado la capacidad de la patrulla fronteriza de EE.UU. Foto: AFP.

Estados Unidos inició el proceso para cortar la ayuda financiera a Guatemala, Honduras y El Salvador, como represalia por lo que el presidente Donald Trump considera falta de interés de esos países por controlar la salida de migrantes hacia el norte. Trump cargó contra ellos y contra México y el Departamento de Estado inició los trámites para cumplir sus deseos. Mientras, miles de personas que huyen de Centroamérica están desbordando la capacidad de la policía fronteriza.

“A pedido del secretario de Estado (Mike Pompeo) estamos implementando la directiva del presidente de poner fin a los programas de asistencia extranjera para el Triángulo del Norte para los ejercicios presupuestarios 2017 y 2018”, señaló un portavoz del Departamento de Estado.

El “Triángulo del Norte” incluye a El Salvador, Guatemala y Honduras, de los que provienen decenas de miles de migrantes que han intentado llegar a Estados Unidos huyendo de la pobreza y la violencia en sus países.

Trump denunció el jueves la inacción de sus gobiernos frente a estas “caravanas”. “Honduras, Guatemala y El Salvador han tomado nuestro dinero durante años y no están haciendo nada”, escribió en Twitter.

En los últimos dos años, Estados Unidos asignó 1.300 millones de dólares a América Central como parte de la asistencia oficial para el desarrollo, la mayor parte a estos tres países.

Trump también acusó a México de no hacer lo suficiente para frenar la ola de migrantes que ingresan ilegalmente a Estados Unidos, y amenazó con cerrar la frontera entre ambos países “la próxima semana”.

En diciembre, Washington y México se comprometieron a realizar importantes inversiones en el “Triángulo del Norte” y en el sur de México en un esfuerzo por frenar el flujo de migrantes. Pero ahora, Trump da marcha atrás.

Respuesta

El Gobierno de Estados Unidos considera que quiere “trabajar con el Congreso” en este asunto, lo cual indica que al menos parte de sus planes dependen del Legislativo, donde encontrará oposición de los demócratas.

La decisión de Trump parece estar destinada a una nueva batalla en el Congreso, cuya Cámara de Representantes tiene mayoría demócrata. El senador Bob Menendez, que es el demócrata de mayor rango en la Comisión de Exteriores del Senado, dijo que se trata de una decisión “temeraria”. “La ayuda exterior de Estados Unidos no es caridad; impulsa nuestros intereses estratégicos y financia iniciativas que protegen a ciudadanos americanos”, dijo Menendez en un comunicado.

Un grupo de legisladores demócratas se encuentra de visita en El Salvador y reaccionó con un comunicado diciendo que la decisión es “totalmente contraproducente” y “hará que más niños y familias se vean obligados a emprender el peligroso viaje al norte”.

La llegada de inmigrantes centroamericanos está desbordando la capacidad del sistema de inmigración de Estados Unidos. En su mayoría, se trata de familias con niños que necesitan asistencia. La policía de fronteras recordó que sus recursos están desbordados porque fueron construidos para detener a hombres solos mexicanos en los años 80 y 90, no a familias con niños de países a los que no se les puede deportar instantáneamente. El jefe de la Patrulla Fronteriza, Kevin McAleenan, dijo en una rueda de prensa improvisada en El Paso que “todos los puestos fronterizos están desbordados”.

La cifra de personas detenida ha superado las 13.000, un 65% de ellos familias con niños. La policía de fronteras afirma que tiene recursos para lidiar con 6.000 a la vez como mucho.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)