LA REGIÓN ANTE EL MAGNATE

Trump ofrece a Macri "la más cercana relación de la historia"

Hablaron por teléfono; Argentina busca una “asociación estratégica” con Estados Unidos.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
El presidente Vladimir Putin y Donald Trump, también hablaron por teléfono ayer. Foto: AFP

En la región esperaban un triunfo de Hillary Clinton. Hubiera sido caminar sobre terreno conocido. Ahora con Donald Trump todo será nuevo. De ahí la importancia de un temprano contacto con la futura administración de Estados Unidos para saber por dónde irá la política de Trump hacia América latina, más allá de las deportaciones de ilegales o el muro sobre la frontera con México.

Y eso era lo que quería saber el presidente argentino, Mauricio Macri, que ayer vio concretado su ansiado contacto telefónico con Trump.

"La charla se prolongó durante 15 minutos. Ambos recordaron su histórica relación personal y se comprometieron a trabajar en una agenda común para el crecimiento de los dos países", dijo la Presidencia argentina en un comunicado.

La prensa en Buenos Aires había resaltado durante el fin de semana que Macri estaba ansioso por hablar con Trump con quien en el pasado jugó al golf y realizó negocios.

Macri le dijo a Trump que espera verlo en Buenos Aires durante la cumbre del G-20, que se realizará en esa ciudad en 2018, a lo que Trump contestó que le gustaría recibirlo en la Casa Blanca antes de ese año.

"Argentina es un gran país y tendremos la más cercana relación entre nuestros países de la historia", dijo Trump según citó el comunicado argentino.

La inclusión de esta frase no es gratis, en un contexto en que el gobierno de Macri, antes de las elecciones que ganó Trump, anunció que busca una "asociación estratégica" comercial con Estados Unidos. Léase: tratado de libre comercio.

Fuentes cercanas a Macri dijeron al diario Clarín que el argentino estaba conforme con la charla, que duró 15 minutos.

En estos días la prensa argentina rescató una entrevista a Macri durante su campaña electoral del año pasado que ganó el 22 de noviembre. "Yo tuve que firmar un contrato por 600 millones de dólares. Tenía 24 años y tuve que negociar con ese tipo que ahora es candidato a presidente, totalmente chiflado", comentó Macri en el canal de noticias TN, entrevistado en su casa junto a su esposa Juliana Awada.

Macri y Trump se conocieron cuando el presidente argentino tenía 24 años y el norteamericano 40 e iniciaron una negociación para construir una torre en Nueva York, sobre una propiedad que Franco Macri había comprado en el lado oeste de Manhattan. El Proyecto Lincoln West no prosperó.

"Lo más saliente de la conversación es que se reconfirmó y se restableció el vínculo personal que tenían desde hace muchos años. Se confirmó que esa química está ahí. El presidente fue muy conceptuoso recordando viejos tiempos", destacó la canciller argentina, Susana Malcorra.

En declaraciones a radio Continental, de Buenos Aires, Malcorra afirmó que "Argentina ha hecho un planteo de apertura al mundo y que Estados Unidos es un socio importante en esa apertura".

En el diálogo, según Malcorra, Macri y Trump acordaron hacer lo antes posible un encuentro "de equipos" de los dos países.

De este lado del Río de la Plata, el presidente Tabaré Vázquez no ha conversado todavía con Trump, aunque sí comentó la victoria del republicano. "Voz del pueblo, voz de Dios", dijo al otro día de la elección en Estados Unidos.

El mismo día de este pronunciamiento de Vázquez, la Cancillería uruguaya dio a conocer un comunicado saludando la elección de Trump. "Uruguay ha seguido con particular interés el proceso electoral, y felicita al pueblo estadounidense por su compromiso y apego a los principios y valores democráticos, los cuales son compartidos por ambos Estados", decía el comunicado de la Cancillería. Además, expresaba la intención del gobierno uruguayo de "continuar consolidando la relación de amistad con los Estados Unidos de América tanto en el ámbito bilateral como multilateral, lazos que históricamente han sido de gran beneficio para las dos Naciones".

Por su parte, el gobierno de Michel Temer en Brasil también está buscando un acercamiento con la futura administración Trump.

Es que la estrategia de recuperación económica diseñada por Temer está al borde del naufragio, según los índices del mercado y algunos analistas.

El proteccionismo de Trump puede tener consecuencias negativas en el plano económico y también político para Temer, que asumió el 31 de agosto, en medio de la crisis que derivó en la salida de su antecesora, Dilma Rousseff.

Temer y su canciller, José Serra, sabían del "riesgo Trump", razón por la cual hicieron saber su preferencia por la demócrata Hillary Clinton, dijo ayer ANSA.

El presidente brasileño dejó trascender de forma discreta su opción por Clinton. En cambio Serra lo hizo casi abiertamente, en agosto pasado, cuando al recibir al secretario de Estado, el demócrata John Kerry, dijo ante la prensa que todos podrían imaginar a quién votaría si fuera elector norteamericano.

"Hola, ¿Putin?"

El presidente ruso Vladimir Putin y Donald Trump también hablaron por teléfono ayer. Acordaron un trabajo "conjunto" para la "normalización" de las relaciones entre los dos países, según el Kremlin.

En esa conversación, decidida de "común acuerdo", según el Kremlin, Putin felicitó nuevamente a Trump por su victoria.

Hombre del KKK en la Casa Blanca

Donald Trump recibió duras críticas de demócratas y de republicanos por la designación de Stephen Bannon como su asesor principal. La designación el domingo de Reince Priebus, presidente del Comité Nacional Republicano y amigo del presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, podría ayudar a mejorar las tensas relaciones de Trump con su partido. Pero Bannon es un fiero crítico de Ryan, y se lo conoce como director del sitio de internet Breitbart News, un foro de alt-right, que reúne a neonazis, supremacistas blancos y antisemitas. Los demócratas mostraron su irritación por la elección de Bannon, al que calificaron como un promotor del racismo y la misoginia apoyado por el grupo como el Ku Klux Klan. "Es fácil ver por qué el KKK considera a Trump como su paladín cuando nombra como su asesor principal a uno de los principales defensores de los temas y la retórica supremacista blanca", señaló Adam Jentleson, portavoz del líder demócrata en el Senado, Harry Reid.

Banquero de Goldman Sachs en los años 1980, Bannon fundó un pequeño banco de inversiones, Bannon & Co, que vendió en 1998, antes de convertirse en productor de Hollywood. En los años 2000, comenzó a producir películas políticas, sobre Ronald Reagan y el Tea Party.

"Vengo de una familia demócrata de clase trabajadora, católica irlandesa, pro Kennedy, pro sindicatos", dijo Bannon en 2015 a Bloomberg. "No era político antes de volver al ejército y descubrir hasta qué punto Jimmy Carter embarró las cosas. Me convertí en un gran admirador de Reagan. Aún lo soy. Pero lo que me volvió en contra de todo el establishment fue regresar de dirigir compañías en Asia en 2008 y ver que Bush la embarró tanto como Carter. Todo el país era un desastre", agregó.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados