FRENTE DIPLOMÁTICO

Trump se ofendió y canceló viaje a Dinamarca

El presidente consideró “repugnante” la negativa de la primera ministra de vender Groenlandia a Estados Unidos.

Mette Frederiksen, primera ministra de Dinamarca. Foto: Reuters
Mette Frederiksen, primera ministra de Dinamarca. Foto: Reuters

Donald Trump canceló su viaje a Dinamarca programado la primera semana de septiembre. ¿El motivo? El tono de la respuesta de la primera ministra danesa, Mette Frederiksen, a su idea de comprar Groenlandia.

“Me pareció repugnante el comentario de la primera ministra, de que (vender Groenlandia) era una idea absurda”, afirmó Trump ayer antes de emprender viaje a Kentucky. “Ella podría haber dicho: ‘no, preferimos no hacerlo’ (…) No fue una forma elegante. (…) Ella no se dirige a mí, está hablando a Estados Unidos. No se habla de esa manera a Estados Unidos”, advirtió.

Trump apeló así al orgullo nacional que funciona bien entre sus seguidores. Nadie “puede tratar a Estados Unidos como lo trataban bajo el expresidente (Barack) Obama”, afirmó.

La primera ministra danesa calificó como “absurda” la propuesta de Trump de comprar Groenlandia, que cuenta con un alto grado de autonomía.

“Evidentemente estoy contrariada y sorprendida por la cancelación de la visita” -prevista para el 2 y 3 de septiembre-, pero “Dinamarca y Estados Unidos no están en crisis”, declaró Fredriksen buscando ponerle paños fríos a la situación.

Groenlandia. Foto: AFP
Groenlandia. Foto: AFP

En Copenhague, la reina Margarita II, cuya casa real había cursado la invitación a Trump, expresó su “sorpresa” en un mensaje difundido por la televisión pública danesa DR.

El fin de semana pasado, Trump había calificado la potencial compra como una “gran transacción inmobiliaria”, que además sería “estratégicamente interesante”.

Según The Washington Post, la Casa Blanca barajaba ofrecer a Dinamarca un acuerdo por el cual Estados Unidos asumiría perpetuamente el subsidio anual de 600 millones de dólares que Copenhague paga a la isla, además de un pago único de una gran cantidad.

Groenlandia es una gigantesca isla ártica rica en recursos naturales (petróleo, gas, oro, diamantes, uranio, zinc y plomo), que ha despertado el interés particularmente de Estados Unidos, China y Rusia.

“Tierra Verde” en danés, sólo tiene de vegetal el nombre, puesto que el 85% de la superficie de la isla de dos millones de km2 (equivalente a la de México) está cubierta de hielo.

Fue una colonia danesa hasta 1953, año en que se unió al Reino de Dinamarca, que consta de tres comunidades (Dinamarca, Islas Feroe y Groenlandia).

En 1979, Groenlandia accedió al estatuto de “territorio autónomo”.

Los 55.000 habitantes, de los cuales 17.000 viven en Nuuk, la capital, son en su mayoría inuits (esquimales), provenientes de Asia central.

“El objetivo último de Trump no es comprar Groenlandia, sino al menos nuevos territorios, o parcelas de territorio” en el Ártico, opinó Mikaa Mered, profesor de geopolítica de los polos en el Instituto libre de relaciones internacionales (ILERI) de París.

Trump no es el primer presidente estadounidense en pretender comprar Groenlandia. Harry Truman (1945-1953) ofreció 100 millones de dólares por la isla una vez finalizada la Segunda Guerra Mundial.

En cambio, Estados Unidos sí logró instalar su base aérea de Thulé en el extremo noroeste de Groenlandia. Esta base de la OTAN dispone de sistemas de detección de misiles balísticos y vigilancia satelital.

Dinamarca le vendió a Estados Unidos en 1916 por 25 millones de dólares las Indias Occidentales, en las Antillas, ahora Islas Vírgenes.

Algunos analistas creen que el motivos de Trump para cancelar su viaje a Dinamarca es otro. “Mi apuesta: accedió a la visita bajo el gobierno (danés) anterior, de centroderecha y que estuvo en el poder hasta junio de 2019, pero ahora que Dinamarca tiene a una líder joven, mujer y de centroizquierda, ya no quiere ir”, escribió en Twitter Tom Wright, analista del centro de estudios Brookings.

El comentarista conservador David Frum y el columnista del diario The Washington Post Greg Sargent plantearon otra teoría: que Trump quiere evitar el contraste entre su visita a Dinamarca y la que planea hacer el mismo mes de septiembre Obama, mucho más popular en el país europeo.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)