LA ERA TRUMP: EL NUEVO ESTADOS UNIDOS

Trump mueve rápido y pone en marcha política proteccionista

La OMC y el FMI alertan sobre las consecuencias de una “guerra comercial”.

El eterno femenino de una imaginativa pintora
Tras asumir, Trump firmó en la antesala del Senado sus primeras resoluciones. Foto: AFP

Donald Trump no pierde tiempo. A poco de jurar como el 45° presidente de Estados Unidos y cuando los actos oficiales todavía no habían terminado en Washington, la Casa Blanca, ya bajo la nueva administración, ratificó la estrategia comercial proteccionista del republicano. Es más, anunció que lo primero que hará será retirar a Estados Unidos del Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP, por sus siglas en inglés) que integran 12 países.

A través de un comunicado, la Casa Blanca anunció también que Trump "enfrentará a aquellas naciones que violen acuerdos comerciales y dañen en el proceso a trabajadores estadounidenses".

Trump está comprometido a renegociar otro acuerdo comercial, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN), firmado en 1994 por Estados Unidos, Canadá y México.

"Por mucho tiempo, los estadounidenses han sido forzados a aceptar acuerdos comerciales que ponen los intereses de operadores internos y de la élite de Washington por sobre los hombres y mujeres trabajadores de este país", dijo la Casa Blanca. "Como resultado de eso, ciudades y poblados de la clase trabajadora han visto el cierre de sus fábricas y el desplazamiento de empleos bien pagados al extranjero, mientras que los estadounidenses enfrentan un creciente déficit comercial y una base manufacturera arrasada", agregó.

"Esta estrategia comienza con el retiro del TPP y asegurar que cualquier nuevo acuerdo comercial sea del interés de los trabajadores estadounidenses", añadió la Casa Blanca

El TPP, que Estados Unidos firmó pero aún no ha ratificado, ha sido el principal pilar económico del gobierno de Obama en la región Asia-Pacífico ante el rápido ascenso de China. Los partidarios del pacto han manifestado preocupaciones respecto a que un abandono del proyecto, cuya negociación tomó años, podría fortalecer aún más el dominio económico de China en la región a costas de Estados Unidos.

El gobierno chino afirmó ayer viernes que Pekín y Estados Unidos podrían resolver cualquier disputa comercial a través de conversaciones, aunque un diario local advirtió que empresas estadounidenses podrían ser blanco de represalias en una guerra comercial propiciada por Trump.

Los primeros movimientos del nuevo gobierno de Estados Unidos eran esperados con gran expectativa. Ayer el director general de la Organización Mundial de Comercio (OMC), Roberto Azevedo, alertó que el mundo debe tener cuidado de tropezar con guerras comerciales que destruirán empleos. Azevedo formuló las declaraciones en el Foro Económico Mundial que se desarrolla en Davos, Suiza. "He oído hablar mucho de guerras comerciales en Davos. Eso destruiría empleos y no crearía empleos", dijo el funcionario brasileño.

Azevedo propuso a la nueva administración de Trump hablar de sus preocupaciones sobre el comercio mundial.

Las políticas proteccionistas de Trump probablemente tendrán un impacto negativo en la economía, eclipsando cualquier avance originado por las medidas de estímulo, dijo por su parte la directora general del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde. "En general, (el proteccionismo) probablemente no será completamente positivo", dijo Lagarde en Davos.

Lagarde sostuvo que uno de los mayores riesgos para la economía mundial en 2017 era "una carrera cuesta abajo" en materia de impuestos, regulaciones y comercio, en una referencia indirecta a los planes del nuevo gobierno de Estados Unidos.

"Si los trastornos que esperamos para 2017 como resultado de lo que ha sucedido en 2016 resultan ser todos negativos y terminamos en una carrera cuesta abajo en el sector de los impuestos, en el sector comercial, en el sector de la regulación financiera, entonces sería para mí realmente una situación incierta y sorprendente que podría tener efectos devastadores", sostuvo Lagarde.

Por su parte, el presidente francés, François Hollande, denunció ayer viernes en Gérardmer (noreste de Francia) el proteccionismo económico preconizado por "el que presta juramento" en Washington, en referencia, sin nombrar, a Trump. Cerrar las fronteras como lo recomiendan algunos, "entre los cuales el que presta juramento" en Washington, quien quisiera imponer "tasas o derechos" para "impedir a cierto número de productos acceder a Estados Unidos", equivaldría a "poner en tela de juicio el trabajo", advirtió Hollande durante una visita a una empresa textil.

Mencionando también a "uno de sus posibles colegas (...) que presta juramento hoy (por ayer viernes)", Hollande recordó que las negociaciones sobre un tratado de libre comercio entre Estados Unidos y la Unión Europea (UE) "por ahora están suspendidas o, en todo caso, postergadas".

"Para Francia, no es posible tener intercambios comerciales si no hay un reconocimiento" del origen de los productos, ya sean agrícolas, industriales o culturales, subrayó. "Estamos en una economía mundial abierta, y no es posible y deseable querer aislarse de la economía mundial", advirtió el presidente socialista francés. REUTERS, AFP, EFE

Benjamin Netanyahu felicita a su "amigo".

El primer ministro israelí Benjamin Netanyahu afirmó ayer viernes que espera que la alianza de su país con Estados Unidos sea "más fuerte que nunca" con Donald Trump. "Felicitaciones a mi amigo, el presidente Trump. Me regocija la idea de trabajar estrechamente con usted para hacer la alianza Israel-Estados Unidos más fuerte que nunca", afirmó el primer ministro en su cuenta en la red Twitter. Según el diario israelí Haaretz, los servicios de seguridad israelíes presentaron a Netanyahu une serie de escenarios posibles sobre la violencia que podrían desatar los palestinos si Trump anuncia el traslado de la embajada de Estados Unidos de Tel-Aviv a Jerusalén, como prometió durante su campaña.

México se prepara para negociar con Trump.

En los próximos días, el presidente de México, Enrique Peña Nieto, podría tener comunicación directa, posiblemente a través de una llamada telefónica, con su contraparte de Estados Unidos, Donald Trump, dijo ayer viernes el secretario de Relaciones Exteriores mexicano, Luis Videgaray. El canciller dijo en entrevista con la cadena local Enfoque Noticias, que espera que la comunicación entre ambos mandatarios ocurra luego de reuniones que sostendrán él y el secretario de Economía con miembros del gabinete de Trump la próxima semana.

"No tengo la menor duda que uno de los resultados debe ser que en los siguientes días o semanas haya una comunicación directa entre nuestros presidentes", afirmó.

Las reuniones que se llevarán a cabo en Washington unos días después de que Trump asuma este viernes la presidencia estadounidense, incluirán temas de comercio, migración y seguridad. Ayer la Casa Blanca ratificó a través de un comunicado que la administración Trump construirá un muro en la frontera con México.

"No nos intimidará un matón".

El exsecretario de Trabajo y candidato a dirigir el Comité Nacional Demócrata, Tom Pérez, advirtió a Donald Trump que su partido no será intimidado por sus acciones y que no le permitirán tomar acciones que reviertan el progreso logrado por el país. "Durante los próximos cuatro años, no seremos intimidados por un matón vestido de presidente", sostuvo Pérez.

Sistema de defensa de misiles.

Donald Trump planea desarrollar un sistema de defensa de misiles de última generación para proteger a Estados Unidos de posibles ataques de países como Irán y Corea del Norte, dijo la Casa Blanca en su sitio web. El comunicado, que fue publicado pocos minutos después de que Trump asumiera el cargo, no dio detalles sobre si el sistema es distinto a los actuales.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados