estados unidos

Trump insiste en el muro y contradice a su propio jefe de gabinete

El presidente de Estados Unidos contradijo a importante asesor y afirmó que su posición sobre el muro "no ha cambiado"

Donald Trump en la Casa Blanca. Foto: Reuters
Donald Trump en la Casa Blanca. Foto: Reuters

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió el jueves la construcción de un muro en la frontera sur del país y dijo que su posición sobre ese tema "nunca ha cambiado o evolucionado", lo que contradice comentarios formulados por su jefe de gabinete.

El jefe de gabinete de la Casa Blanca, John Kelly, dijo a legisladores hispanos durante una reunión el miércoles que algunos de los puntos de vista sobre inmigración expresados por Trump durante la campaña estaban "desinformados", según informaciones publicadas por los diarios The Washington Post y The New York Times.

Kelly detalló más tarde sus palabras en una entrevista con Fox News, diciendo que los puntos de vista del presidente han "evolucionado".
En una aparente reprimenda a Kelly, Trump escribió en Twitter el jueves: "El muro es el muro, nunca ha cambiado o evolucionado desde el primer día que lo proyecté".

El muro fronterizo se encuentra en el corazón de una lucha en el Congreso para reformar la ley de inmigración antes del vencimiento en marzo de un programa que protege a los llamados "Dreamers", inmigrantes que fueron traídos ilegalmente a Estados Unidos cuando eran niños.

Trump quiere que cualquier acuerdo incluya fondos para el muro, cuya construcción es rechazada por los demócratas. Se espera que el proyecto cueste más de 20.000 millones de dólares.

Durante la campaña, los partidarios de Trump celebraban la promesa de construir un muro de 3.000 kilómetros a lo largo de la frontera entre Estados Unidos y México, buscando mantener a raya a los traficantes de drogas e inmigrantes indocumentados.

Desde que asumió el cargo, Trump ha reconocido que en la extensión de la frontera existen barreras geográficas, como montañas y ríos, donde no sería necesario el muro.

"El muro será pagado, directa o indirectamente, o mediante un reembolso a más largo plazo, por México, que tiene un ridículo superávit comercial de 71.000 millones de dólares con Estados Unidos", dijo Trump en Twitter el jueves.

Kelly dijo a Fox News en una entrevista el miércoles que el Gobierno estadounidense estaba considerando tasas de visados y una renegociación del TLCAN como formas de obtener ingresos de México. 

Injerencia rusa.

Donald Trump está "impaciente" por hablar con el fiscal especial Robert Mueller, encargado de la investigación sobre una posible colusión entre su equipo de campaña y Rusia, declaró el abogado del presidente estadounidense.

El abogado Ty Cobb dijo que Trump estaba "muy impaciente por sentarse, explicar y aportar todas las respuestas posibles a las preguntas que el fiscal especial" pueda hacerle, según extractos de una entrevista de la cadena CBS difundida este jueves.

Trump había dicho la semana pasada que no pensaba reunirse con Mueller.
"Veré qué pasa. Pero cuando no tienen ninguna colusión, y nadie ha encontrado ninguna colusión en ningún nivel, parece improbable que uno incluso tenga que tener una entrevista", dijo Trump en una rueda de prensa la semana pasada.

Estos comentarios diferían de los efectuados en junio del año pasado por el presidente, cuando afirmó estar "100 por cien" deseoso de testificar bajo juramento sobre las conversaciones que tuvo con el exdirector del FBI James Comey.

El equipo de Mueller también está investigando el abrupto despido de Comey por parte de Trump en mayo pasado, y si estaba intentando interrumpir la investigación sobre Rusia, lo que podría equivaler a obstrucción de la justicia.

Objeciones religiosas.

El gobierno de Estados Unidos anunció el jueves la creación de una entidad dedicada a las libertades de conciencia y religiosa, que apoyará a los médicos, enfermeras y personal sanitario que se rehúsen a realizar tratamientos contrarios a sus convicciones.

Esta división ofrecerá apoyo a los profesionales de la salud que no quieran participar en abortos ni tratar a personas transgénero.

La nueva entidad administrativa fue creada en el Departamento de Salud y Servicios Sociales, cuyos funcionarios responsables y legisladores republicanos hablaron durante una ceremonia.

"El presidente Trump prometió a los estadounidenses que su gobierno defendería enérgicamente los derechos de objeción de conciencia y libertad religiosa. Esta promesa se hace realidad hoy", se congratuló Eric Hargan, secretario de Salud.

La iniciativa preocupó a asociaciones que temen que haya discriminación en el acceso a tratamientos médicos, que podría afectar a ciertos sectores de la población.

"A nadie se le debería negar el cuidado a la salud, incluido el aborto seguro y legal", afirmó la organización dedicada a temas de planificación familiar Planned Parenthood.

La nueva división en el Departamento de Salud fue anunciada en la víspera de la "Marcha por la vida" en Washington, una gran concentración anual de personas que se oponen al aborto. Trump se dirigirá por medio de un video a los participantes de la manifestación.

Desde que llegó a la Casa Blanca, Trump ha tomado diferentes medidas que han afectado el derecho al aborto y la anticoncepción, así como los derechos de las personas transgénero.

Reportar error
Enviado
Error
Reportar error
Temas relacionados
Te recomendamos
Max caracteres: 600 (pendientes: 600)